Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

Intercambios sobre muchos temas bíblicos, textos bíblicos y materias relevantes. Diecinueve archivos electrónicos en esta Web llenos de intercambios.

Ateísmo, evolución darwiniana, escepticismo y humanismo. Muchos estudios e intercambios en esta Web.

Atea chilena nos hace una gran injusticia, clasificándonos con los pentecostales y demás evangélicos

 

¿Ha nacido usted de la simiente espiritual PURA? ¿O acaso de la CORRUPTA? Mensaje en el formato de FOLLETO

Profesional chileno nos recrimina duramente.

Eleva a "las personas" por encima de cualquier otra consideración.

Dice no ser ateo, pero su mensaje destila puro humanismo.

Cataloga de “basura” el contenido de editoriallapaz.

Esta gráfica de un varón profesional sentado, como yogui, sobre un globo estéril, con una laptop, un teléfono inteligente, plumas de tinta y gráficos de negocios flotando alrededor de él, todo contra un trasfondo de vapores celestiales y estrellas, ilustra el Intercambio Profesional chileno nos recrimina duramente, en editoriallapaz.

 

INTERCAMBIO

 

Estimado Señor Profesional Chileno:

Esperamos que disfrute usted de muchas bendiciones, entre ellas, la salud.

Este servidor tiene a bien responder a algunos de sus planteamientos, intercalando, para mayor brevedad y claridad, mis comentarios en su carta.

Escribe usted…

“Soy un profesional ligado a las ciencias naturales (Y NO SOY ATEO). Vivo en Chile. Cada día existe más intolerancia política, social y, sobre todo, RELIGIOSA.”

Comentario nuestro. ¿Cómo definiría usted, Sr. Profesional, “intolerancia religiosa”?

Personalmente, reconozco el derecho legal de existir y funcionar toda iglesia o entidad religiosa, siempre y cuando no quebrante las leyes relevantes de su país.

Investigar a las iglesias o religiones, compararlas, identificar en qué discrepe su teología o práctica de la Biblia, -dicho sea de paso, el único libro espiritual-religioso que merece ser tenido por autoritario, conforme a mis estudios- son acciones que no deberían catalogarse como evidencias de “intolerancia”. Más bien, tomar estas acciones me parece del todo inteligente y necesario para la salud del alma. ¿Cree usted mismo ser alma con atributos y necesidades espirituales?

Tampoco concibo que sea justo tildar de “intolerante” a todo aquel que divulgue evaluaciones objetivas de temas religiosos o que traiga a colación datos históricos relevantes a la religión. Más bien, lo que hace el tal es: informar, orientar, educar, proveer herramientas para decisiones o conclusiones sabias. Propósitos que tiene este servidor.

Advertir errores peligrosos para el alma, apoyando advertencias en hechos indisputables, o censurar conductas patentemente malas, por ejemplo, pecados sexuales de pastores, ¿con qué lógica clasificar tales acciones como evidencias de “intolerancia religiosa”?

Usted sigue escribiendo…

“Mi pregunta es si muchos de ustedes se hacen llamar cristianos (es decir seguidores de las doctrinas de Cristo, ¿verdad?), ¿cómo es que en cada palabra para referirse a otro tipo de DOGMA (llámese otro tipo de religión, porque eso es en lo que consiste su doctrina, "LA VERDAD ABSOLUTA", ¿o no?) sobresalen una gran cantidad de ironías, ofensas y cualquier otro tipo de artimaña para desprestigiar al prójimo? (saben qué significa "PROJIMO", ¿verdad?, si no está descrito en la parábola del buen samaritano)”.

Comentarios nuestros al respecto. Sr. Profesional, respetuosamente, le sugerimos leer su propia carta una y otra vez. ¿No está repleta la misma del mismo lenguaje que usted censura en los que “se hacen llamar cristianos”? Indirectas, como si no supiéramos o no entendiéramos nosotros nada de Biblia, pero usted sí. Denuncias, censuras, evaluaciones negativas expresadas con desdén, recriminaciones.

En editoriallaapaz.org, ¿“…gran cantidad de ironías, ofensas y cualquier otro tipo de artimaña para desprestigiar al prójimo”?

Le reclamamos citar muchos ejemplos, o siquiera pocos.

Si mi vecino es un borracho y ladrón, ¿qué prestigio tendría?

Suponiendo que mi vecino fuera un pastor que estafe a su rebaño mediante la imposición de leyes espirituales abolidas –me refiero al antiguo testamento abolido por Cristo en la cruz (2 Corintios 3:6-17)- o imposiciones de supuestas revelaciones recibidas, según alega, directamente de Dios, o que, predicando santidad, fornica con mujeres de su propia iglesia, o fuera de ella, ¿qué prestigio tendría?

Para su bien social, aun para su salvación espiritual, lo que necesitarían tales vecinos no sería que los tratáramos como buenas personas, pasándoles el paño tibio de una tolerancia ciega que no vea nada malo en nadie, sino que procuráramos brindarles orientaciones que les llevara a cambiar su conducta y el rumbo de su vida. Desde luego, sin recurrir yo a groserías, rebajándome al nivel de ellos. Siempre con la reverencia (respeto) que el Señor nos enseña a tener para toda persona, aun para los que se burlan de él, su doctrina y su pueblo (1 Pedro 3:15).

¿Artimañas para desprestigiarlos? ¿Por qué inventarlas? ¡Ya se desprestigiaron a sí mismos! Más bien, debiéramos procurar, con astucia y madurez espiritual, hacerles reflexionar sobriamente en torno al derrotero hacia abajo de su existencia y motivarlos a alterar su estilo de vida. Esto no lo podremos hacer si nosotros mismos somos como “…niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error” (Efesios 4:14).

Amigo profesional chileno, no utilizo ningún “tipo de artimaña para desprestigiar al vecino” sino la verdad para descubrir al engañoso, o a la engañosa, que venga con “todo viento de doctrina”, con “estratagema de hombres”, que empleen “con astucia las artimañas del error” para salir exitoso y airoso en sus patrañas. Por cierto, no me hace falta inventar artimañas para descubrir y confrontar  “las artimañas del error” que afloran doquier como la hierba mala sino solo la verdad divina impartida con amor sincero. De manera que mi propósito ante el Dios de amor es seguir “la verdad en amor” (Efesios 4:15), por “amor de la verdad” (2 Tesalonicenses 2:10) y por las personas que necesitan oír y obedecer la verdad a fin de que sea purificada su alma (1 Pedro 1:22).

Ahora bien, cae de la mata el que la verdad divina ha de ser, por naturaleza, ABSOLUTA, pues “el único Dios verdadero” (Juan 17:3) no es Dios de ambivalencias, verdades relativas, verdades a medias, verdades contradictorias, confusión, ofuscaciones, etcétera (1 Corintios 14:33; Juan 8:32). Deduzco que usted no crea en la verdad absoluta, ya que escribe: “...porque eso es en lo que consiste su doctrina, "LA VERDAD ABSOLUTA", ¿o no?” Pues, sí, mi convicción fuerte es que la verdad revelada por el Padre Dios, a través de su Hijo Unigénito, es, recalco, ¡absoluta! Que entienda yo perfectamente esa verdad es otro medio peso, pero estoy igualmente convencido de que es posible entenderla cabalmente, razonando que, de no ser así, entonces, ¿por qué impartirme Dios su verdad, instándome a obedecerla para salvación?

Sigue apuntando usted…

“LA verdad que como explicaba antes no soy ateo pero detesto todo tipo de "IGLESIAS" que han llevado a este mundo a pelear grandes guerras en nombre de dios. ¿No existe acaso en el país enemigo personas igual que el resto? ¿No son las o tras religiones agrupaciones de PERSONAS (conocen el término, ¿verdad?) que buscan lo mismo que ustedes. Sean testigos de Jehová, adventistas, católicos. ¿No son todos ellos personas antes que nada? (Eso sí gobernados por un grupo de personajes que solo buscan su bienestar MATERIAL, que tienen las mismas esperanzas que ustedes con su supuesta verdad? Les haría muy bien leer algunas enseñanzas de Cristo, porque para ser seguidor de alguien primero hay que conocerlo VERDAD.”

Comentarios nuestros. Estimado Sr. Profesional, la iglesia fundada por Jesucristo nunca, jamás en la vida, ha instigado conflictos o guerras carnales en lugar alguno del mundo durante los casi dos mil años de su existencia. Su forma de expresarse da a entender que usted no conoce a esta iglesia que “no es de este mundo…”, a la que “…no es de aquí”, como explicara Jesucristo a Poncio Pilato (Juan 18:36). A la que no milita “según la carne”. A la cuyas “armas… de milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,  y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta” (2 Corintios 10:3-6). De conocerla y entenderla, comprendería que ella sí está en “guerra”, hecho que realza el apóstol Pablo en el trozo que acabamos de citar, pero no en guerra carnal-material sino netamente espiritual. “Guerra” constante contra “argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios”. Guerra contra pensamientos malos. Contra “filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo” (Gálatas 2:8). Guerra contra entidades que pretenden seguir a Dios pero que tienen rasgos fuertes de pertenecer a este mundo. Pero, ¡nunca!, repito, ¡nunca levanta ni un dedo para lastimar físicamente a ningún ser humano!

Por otro lado, existen iglesias apóstatas que sí, definitivamente, “han llevado a este mundo a pelear grandes guerras en nombre de dios”. Censura que hace usted con toda razón. Aunque escribe usted “dios”, con letra minúscula, como si se tratara de cualquier “dios” creado por la humanidad. Quizás meramente un error mecanográfico de su parte. Las guerras carnales, largas y muy sangrientas, entre arrianos y trinitarios sobre la naturaleza de Jesucristo. Las cruzadas “cristianas” contra los musulmanes que ocuparon a Jerusalén y la “tierra santa”. La guerra durante largos siglos de católicos romanos contra los que identificaban como “herejes”, utilizando aquellos los abominables instrumentos satánicos de la Inquisición. La Guerra de los treinta años entre católicos romanos y protestantes. La guerra entre irlandeses católicos y protestantes. Etcétera, etcétera.

La historia de la Era Cristiana enseña mediante infinidad de evidencias que la jerarquía de la Iglesia Católica Romana ha instigado, o participado en guerras carnales entre no pocos países, teniendo, en ciertas épocas, aun su propio ejército carnal. Sobreabundan datos verídicos al respecto en el comentario Apocalipsis: una exposición detallada de las profecías.

¿Acaso le sea ofensivo que mencione este servidor a la Iglesia Católica Romana en este contexto? Nombrarla en este contexto ¿es evidenciar “intolerancia religiosa”, o “desprestigiarla”? Los hechos históricos son hechos innegables, y debemos los seres humanos tener el valor moral de enfrentarlos para que no seamos engañados, ni engañemos, con una melosa “tolerancia” que encubra graves males, ya pasados ya presentes.

“¿Todos los religiosos… son personas antes que nada?” Don Profesional, aunque usted no lo crea, reverenciamos a toda persona como creación de Dios, como ser espiritual engendrado por Dios (Hebreos 12:9), incluyendo a usted. Pero, su “persona” no es más importante para mí que la verdad de Dios. La verdad que nos ha revelado Dios por el Espíritu Santo está por encima de toda “persona”, pues la “verdad”, y no el error o el engaño, santifica (Juan 17:17), nos hace nacer de nuevo (Santiago 1:18), nos libra de la esclavitud a filosofías o religiones falsas (Juan 8:32), purificándonos a través del sacrificio de Cristo (1 Pedro 1:22-25). Toda “persona” creada a imagen de Dios debe ser portavoz y practicante de la verdad de Dios. Le suplicamos lea Amor a las personas, amor a Dios, amor a la verdad, amor y obedecer, amor y desobedecer, amor y buenas obras. ¿Confusión sobre distintos amores y prioridades espirituales?, estudio que amplía esta enseñanza vital.

Sigue señalando usted…

“¿Por qué mejor en vez de estar vendiendo su basura por la Internet …

Comentario nuestro. ¡Alto! ¿Acaso se equivocara usted de destinatario al enviarnos su correo? Pregunto, pues, ¡nosotros no vendemos nada por Internet! No hacemos mercadería del evangelio del Señor. Un buen día, tendrá oportunidad para justificar ante el Juez Supremo su evaluación denigrante de “basura” como aplicada a los estudios espirituales que ofrecemos, a menos que cambie de actitud y derrotero.

A propósito, miles de temas se tratan de distintas formas en editoriallapaz. ¿Cuántos escudriñó usted con detenimiento antes de emitir sus juicios? ¿Uno solo? ¿Dos o tres que no le cayeran bien? Luego, sin una investigación exhaustiva, se desquita catalogando todo como “basura”.

Continúa usted con sus evaluaciones y sugerencias.

“¿Por qué mejor… invierten sus recursos (por supuesto donados por todos esos feligreses que piensan que con eso se ganan el cielo) en ayudar a la población que no tiene acceso a Internet, que vive en la calle, que está inmersa en la droga y el alcohol? ¿Por qué en vez de ver la paja en el ojo ajeno invierten esas energías en ayudar a los que realmente lo necesitan sea de la religión que sea?

Comentarios nuestros. ¿Invierte usted sus propios recursos y energías en las personas que menciona? ¿Qué conocimiento tiene usted de las obras caritativas que realizamos a favor de enfermos, hambrientos, desnudos, viciados, etcétera? Por favor, infórmese antes de recriminar. Quizás se lleve una sorpresa grande y grata.

¿Entiende usted el consejo de Cristo según el cual no debemos dar lo santo a perros ni perlas a los cerdos (Mateo 7:6)? ¿Cómo aplicaría usted el consejo de Cristo?

Usted afirma no ser ateo. Entonces, ¿qué? ¿Acaso humanista que eleve a la “persona” por encima de la verdad revelada por Dios? ¿En qué “dios” cree usted? Para usted, ¿son igual de válidos y buenos todos los credos y criterios?

A propósito, los otros evangelios diferentes que señala el apóstol Pablo no son mera “paja en el ojo ajeno” como implica o dice usted, sino tergiversaciones del evangelio original y puro que resultan en “anatemas” para quienes los proclaman. ¿Ha leído usted Gálatas 1:6-9? Nuestro concepto de la guerra espiritual es que se trata no solo del conflicto entre lo moral y lo inmoral sino también de la pugna que siempre hay entre la verdad doctrinal y el error doctrinal. Al leer usted el Nuevo Testamento con entendimiento, seguramente encontrar amplio apoyo para este concepto.

    “Esperando una respuesta, se despide.”

Agradecemos su atención a esta breve respuesta. Aguardamos su réplica.

Atentamente,

Homero Shappley de Álamo

 

Intercambios sobre muchos temas bíblicos, textos bíblicos y materias relevantes. Diecinueve archivos electrónicos en esta Web llenos de intercambios.

Ateísmo, evolución darwiniana, escepticismo y humanismo. Muchos estudios e intercambios en esta Web.

Atea chilena nos hace una gran injusticia, clasificándonos con los pentecostales y demás evangélicos

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.