Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

Guías para clases bíblicas. Lista de muchas en esta Web.

Temas ilustrados en esta Web. Sermones, estudios, comentarios bíblicos e himnos. PDF, carruseles de imágenes, Presentaciones completas.

Cursos de capacitación ministerial en esta Web

Cómo planificar, preparar y presentar sermones y clases bíblicas. Curso de capacitación ministerial.

Buenos ministros de Jesucristo. Contenido completo del curso.

 

Buenos ministros de Jesucristo

Curso de capacitación espiritual para distintos ministerios

 
Todo lo habitado del planeta Tierra lo visualiza el verdadero evangelista como campo donde se debería predicar el verdadero evangelio del Reino de Dios.

 

TEMA

¿Evangelista, anciano (sinónimo de obispo-pastor) o el ministro de una iglesia local?

PDF para este estudio

    

I.  Introducción:

A.  Salutación.

B.  Tema: "¿Evangelista, anciano (sinónimo de obispo-pastor) o el ministro de una iglesia local?"

C.  Los vocablos principales definidos:

1.  "Evangelista"  es un término bíblico. Dios mismo capacitó a algunos hombres de la iglesia primitiva para que desempeñaran el papel de evangelista. "Y él mismo constituyó... a otros evangelistas(Efesios 4:11). "Haz obra de evangelista(2 Timoteo 4:5), exhorta Pablo a Timoteo.

a)  “Evangelista” se deriva de "ángel". De hecho, el nombre "ángel" está encerrado en la palabra ev(angel)ista. "Ángel" significa "mensajero".

b)  Según nuestras observaciones, el uso del distintivo "evangelista" no es muy común en el lenguaje de los miembros de la iglesia de Cristo. ¿Por qué será?

(1)  Quizás porque haya comparativamente pocos verdaderos "evangelistas" entre nosotros.

(2)  O tal vez por temer que nos identifiquen con los falsos "evangelistas" sectarios de renombre tales como Luis Palau, Yiye Ávila y Jimmy Swaggart.

2. "Anciano" es el segundo término principal. Vocablo sinónimo de "obispo" o "pastor" de una iglesia local. Pablo y Bernabé "constituyeron ancianos en cada iglesia" (Hechos 14:23). Este patrón de una pluralidad de "ancianos" en cada congregación es ampliamente comprobado por otros textos bíblicos tales como Hechos 11:30; 15:2; 20:17-28; Filipenses 1:1 y Tito 1:5.

3. "Ministro" es un término bíblicamente aplicable a todo aquel, tanto a mujeres como a hombres, que administra cualquier gracia de "la multiforme gracia de Dios" (1 Pedro 4:10-11). El uso inspirado del distintivo se puede apreciar en los siguientes versículos: "Ministros competentes de un nuevo pacto" (2 Corintios 3:6). Y "…serás buen ministro de Jesucristo" (1 Timoteo 4:6).

a)  La identificación “ministro” es muy común entre los miembros de la iglesia de Cristo.

b)  Con todo, nuestra apreciación personal es que muchos cristianos no lo utilizan bíblicamente sino más bien como "título religioso" que identifica un puesto eclesiástico equivalente al del "pastor" en las iglesias fundadas por hombres.

(1)  Pensamos no fallar al observar que para la mayoría de los miembros de la iglesia de Cristo "ministro" no es sinónimo de "evangelista".

(2)  Podemos discernir su uso particular entre nosotros en la frase popular: "El ministro de la iglesia". "El hermano Estéfanas es el ministro de la Iglesia en tal lugar".

(a)  Al decir que el hermano Estéfanas es "el ministro" de la iglesia, se implica, pese a que no haya la intención de hacerlo, que él es el "único" que ministra en la congregación, o que es el principal ministro.

(b)  En realidad, para muchos de la iglesia del tiempo presente, si bien no para casi todos, "el ministro de la iglesia" es, efectivamente, la persona que administra la iglesia, que está frente a la iglesia, el "pastor", "la máxima autoridad"; que es el "jefe", el "presidente" de la iglesia, el "director", la persona "responsable" y prácticamente la "cabeza" de la iglesia local, el que hace y deshace. No faltan miembros que emplean algunos de estos distintivos para identificarlo.

(3)  Surge la interrogante: ¿en qué difiere tal “ministro” de un "pastor" pentecostal, adventista o bautista?

(a)  Su puesto, sus funciones y sus poderes son más o menos los mismos.

(b)  Su mentalidad en lo que concierne a la congregación es la misma.

(c)  El concepto que la feligresía tiene de él es el mismo.

(4) ¿Cuántos de los presentes para esta conferencia se identifican a sí mismos como "el ministro" de una iglesia particular local? “Yo soy el ministro de la iglesia en tal lugar.”

D. Ya nos metimos en "El Bosquecito de Asuntos Controversiales", ¿cierto?   Este servidor no duda de que algunos puntos de esta conferencia resulten inquietantes y conflictivos para algunos oyentes. Rogamos que tengan presente durante toda la presentación nuestro propósito primordial y muy sincero, el que se resume en una sola palabra, a saber, EDIFICAR. No quisiéramos herir jamás en su espíritu a ninguno de ustedes, mis amados consiervos muy respetados en el Señor. Solo deseamos EDIFICAR. Opinamos que nos conviene explorar estos temas con el ánimo de entender y poner por obra los verdaderos ministerios de Dios. Seguramente, ninguno de nosotros quisiera cambiar los ministerios establecidos por Dios en su iglesia. Al contrario, la meta y el empeño de todo buen ministro de Jesucristo es ser completamente competente, funcionando de acuerdo con las directrices autorizadas por Cristo, el mejor de los "buenos ministros". Solo así podremos efectuar ministerios eficaces y fructíferos para mayor beneficio de la iglesia y la humanidad que necesita tan urgentemente de Dios.

E. Tanto para el progreso de la iglesia como para la evangelización de las masas perdidas, es importantísimo que usted, estimado oyente (lector) defina su posición espiritual exacta en el Reino del Señor. ¿Qué quiere ser? ¿Qué función principal pretende desempeñar?

1.  ¿Quiere ser "evangelista"?

2.  ¿Quiere ser "anciano", o sea, "pastor" u "obispo" de una iglesia local?

3.  ¿Se proyecta a sí mismo en su propio corazón como "el ministro" de una iglesia local? ¿Pretende desempeñar en una iglesia local el mismo papel que desempeña un "pastor" denominacional en su congregación?

4. En cuanto a este servidor, desde mi juventud he querido ser evangelista. Y, ¿qué significa esto para mí? Muy sencillo: predicar y enseñar en campos donde no se hubiese anunciado la "sana doctrina", poner el buen fundamento donde ningún otro lo hubiese puesto y establecer congregaciones nuevas, organizándolas bíblicamente.

a) En Aruba, Antillas Holandesas y en Puerto Rico he tenido la enorme satisfacción de ver mi sueño cumplido en parte.

b) ¿Qué papel desempeño en el Reino de Dios? Principalmente, el de "evangelista".

c) ¿Desempeño el papel de "ministro"? Desde luego que sí ya que predico y enseño la Palabra, pero ¡nunca me presento como "el ministro" de alguna iglesia local particular.

(1) Muchos hermanos que tienen algún conocimiento de nuestra obra me asocian con la congregación en Bayamón, Puerto Rico. Deseo aclarar que nunca he sido ni soy "el ministro" de referida iglesia.

(2) Soy "el evangelista" que la estableció y sigo trabajando para organizarla bíblicamente con ancianos y diáconos.

(3) En la actualidad, soy uno de seis administradores de la congregación, conforme a las normas asentadas en 1 Corintios 16:15-19.

(4) El Padre celestial me ha concedido el honor y la dicha de trabajar en el establecimiento de veinticinco congregaciones en Puerto Rico, siendo la de Bayamón una de ellas.

d)  Referente a los distintos ministerios, sin lugar a dudas el siervo del Señor puede desempeñar más de un papel espiritual a la vez.

(1) Pedro era apóstol, y también "anciano" de una congregación local (1 Pedro 5:1-4).

(2) Pablo era apóstol, profeta y maestro (Hechos 13:1).

(3) Guiado por estos ejemplos, este siervo tiene el derecho de desempeñar simultáneamente más de un papel en la obra de Dios, como también usted. ¿Qué me impide? De reunir los atributos necesarios y disponer del tiempo, bien puede el siervo de Cristo servir a una iglesia local en la capacidad de "anciano", y, a la vez, hacer la "obra de evangelista". ¿Por qué no?

(4) Lo importante es definir los distintos roles para los cristianos con quienes y para quienes trabajo, entendiendo perfectamente los deberes y la autoridad que atañen a cada rol. 

II. Evangelista. El primer rol que estudiamos detenidamente es el de "evangelista".

A. ¡Quisiera poder examinar la cabeza de un verdadero evangelista, mirarla y tocarla! ¿Está presente algún verdadero evangelista?

1. El "cráneo" del verdadero evangelista no presenta anomalías. No hay protuberancias extrañas ni chichones que sean síntomas de serias enfermedades espirituales por dentro.

2. No me interesan el tamaño ni la forma de los oídos (que si tan grandes como los de un elefante o tan pequeños como los de un gato), ni cómo sea el cabello (que si lacio o rizado), ni qué tipo de nariz (que si perfilada o no).

3. En cambio, me interesan sí los "ojos" porque los ojos son, como dicen, "las ventanas del alma". En los ojos del verdadero evangelista se ven destellos de seriedad, de preocupación por las almas, de sabiduría espiritual, de determinación, al igual que de serenidad.

4. También prestamos cierta atención a la "boca", ya que en no pocas personas la boca descubre o dilata el tipo de espíritu que opera en el cerebro.

a)  Por ejemplo, los labios que dibujan la letra "U" invertida suelen indicar un espíritu quizás muy negativo, deprimido, pisoteado, derrotado.

b)  Los labios descomunalmente delgados o comprimidos evidencian en algunas personas un estado mental-emocional-espiritual quizás anormalmente amargo, tenso o frío, con la salvedad de que tales rasgos físicos son puramente genéticos en algunos, mientras en los mayores indiquen acaso nada más que los estragos del paso de los años en el cuerpo material.

c)  En cambio, los labios que a menudo enseñan una sonrisa sana suelen ser indicativos de un espíritu básicamente positivo y gozoso.

B. Para conocer íntimamente la mente del verdadero evangelista, sería preciso meternos dentro de su cabeza. Pues, ¡hagámoslo! Vamos a achicarnos como por acto de magia. Nos transformamos en unos seres humanos diminutos, introduciéndonos en las distintas recámaras de la mente del hermano "Tito Competente Evangelista". Visualicemos la mente del hermano Tito como un grupo de "recámaras" interconectadas. Estas recámaras no son limitadas en su tamaño por el cráneo físico. Al contrario, pueden ser grandes, medianas o chiquitas, determinadas sus dimensiones por la cantidad de conocimiento, entendimiento, sabiduría, experiencia, visión, etcétera, de cada hermano. Pueden ser tan estrechas e incómodas como un pequeño armario o ¡tan amplias como la verdad de Dios en sus múltiples y extensas facetas, como el Reino (la iglesia) en todas sus proyecciones y misiones! Veremos. Entremos de una vez en las recámaras de la mente del hermano Tito Competente Evangelista. ¿Cuán amplias serán? ¿Qué cosas encontraremos que comprueben la identidad espiritual del hermano Tito?

1. Primera recámara. ¡La encontramos atestada, llena hasta las paredes, de almas! ¡De multitudes de almas perdidas y sin esperanza! La palabra "¡Salvar!" aparece repetidas veces en las paredes, el techo y el piso de esta recámara, flotando entre las almas y encima de ellas.

a) Entendemos que este es el cuadro que el hermano Tito, como verdadero evangelista, está viendo constantemente en su mente.

b) En su cerebro y espíritu, estas masas de almas sin pastor y sin esperanza figuran en primer plano.

c) Son el foco de la concentración mental y espiritual, de los pensamientos y de las preocupaciones, de este auténtico evangelista de Dios.

d) ¡Jamás puede obviarlas u olvidarse de ellas! Siempre están delante de sus ojos y conmueven su conciencia sensible.

e) "¡Salvarlas! ¡Salvarlas! ¡Salvarlas!" Este es su deseo ferviente, su misión prioritaria y su meta principal en la vida.

f) Amado siervo del Señor, ¿qué hay en la primera recámara de su mente?

2. Segunda recámara. Al entrar en la segunda recámara, vemos un globo del planeta Tierra y gráficas que indican congregaciones en distintos países.

a) El verdadero evangelista tiene un concepto bastante claro de cuán grande es la tierra y cuántos miles de millones de seres la habitan. Su visión no se limita a un solo pueblo ni a un solo país sino abarca todas las naciones del mundo. Inspira su visión la gran comisión: "Id y predicad el evangelio a toda criatura" (Marcos 16:15).

b) Visualiza congregaciones de santos en todas las ciudades, pueblos y aldeas del mundo entero.

c) Desea fervientemente que las fronteras del Reino de Dios se extiendan por toda la tierra, proyectándose el hermano Tito Competente Evangelista a sí mismo entre los evangelistas que están abriendo paso, ensanchando el Reino. Es decir, en su mente ¡él está al frente, en la vanguardia! Y, ¡no solo en su mente sino en realidad, él está en el frente de batalla porque es evangelista práctico y trabajador, no mero soñador! ¡No es mero observador! Él no es evangelista de nombre, nada más, sino de hecho y en verdad.

3. Tercera recámara. Esta es la "Recámara de las prioridades espirituales y materiales". Al entrar, nos llena la vista la representación del Reino de Dios crecido y poderoso que ocupa casi todo el espacio de esta recámara.

a) De inmediato, comprendemos que el crecimiento del Reino de Dios es de suprema importancia para este evangelista. No cabe duda, el hermano Tito pone la iglesia y su misión primordial de evangelizar muy por encima de todas las demás cosas (Mateo 6:33).

b) Salario, casa, automóvil, plan de salud, vacaciones, pensión, etcétera, simplemente no figuran entre sus prioridades más importantes. Todas estas cosas están en un segundo plano.

c) ¡Ni siquiera su propia familia es primero! La ama y cuida de ella como buen esposo y padre, pero para él ¡Dios y el Reino son primeros! ¿No concuerda esto con lo que enseña Cristo en Mateo 10:34-37, no solo para evangelistas sino para todo discípulo verdadero? "El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí." Y, en Lucas 18:29-30 se registran la siguiente declaración de Jesucristo: "No hay nadie que haya dejado casa, o padres, o hermanos, o mujer, o hijos, por el reino de Dios, que no haya de recibir mucho más en este tiempo, y en el siglo venidero la vida eterna".

4. Cuarta recámara. Esta es designada como la de la "Responsabilidad hacia las almas convertidas". En un pendón con letras bien grandes el hermano Tito declara su META, a saber: recoger las almas convertidas en congregaciones, nombrando ancianos y diáconos en cada congregación conforme al patrón establecido en Hechos 14:23.

a)  Siendo un obrero bien sistemático y cumplidor, el hermano Tito Competente Evangelista no estará completamente satisfecho con su obra hasta no lograr su meta.

b)  Sabe que hasta no lograrla, a su "Certificado de Verdadero Evangelista" le faltará un SELLO importante, a saber, el de oro que lee: "Estableció ancianos y diáconos en las iglesias".

c)  Estimado hermano evangelista, ¿trae su "Certificado" este "Sello de Oro" con las palabras: "Estableció ancianos y diáconos en las iglesias"? Si no lo tiene, cabe preguntar por qué. ¿Está usted seguro de estar cumpliendo debidamente con todos los deberes de "verdadero evangelista"?

5. Quinta recámara. Al entrar, vemos una escena interesantísima y muy significativa: el hermano Tito se visualiza como evangelista que enciende las ANTORCHAS de hermanos idóneos, los que a su vez se transformarán en evangelistas competentes.

a) Él los escoge y comparte con ellos el aceite de su propia antorcha, es decir, todo el conocimiento que ha adquirido y todas las experiencias aleccionadoras que ha vivido. Al hacerlo, ¡milagrosamente no se disminuye el suministro de aceite en su propia antorcha!

b) Escuchamos en esta recámara una GRABACIÓN que dice: "La obra del Reino ha de continuarse y expandirse. Para ello, es mi deber seleccionar y adiestrar a otros hermanos que sean idóneos para el ministerio del evangelismo". Se trata de un mensaje que el mismo hermano Tito ha grabado en su mente, escuchándolo él con frecuencia. Obviamente, para él este mensaje repetido sirve como medio de recordatorio constante. Es evidente que el hermano Tito, como todo buen evangelista, está siguiendo el consejo de Pablo en 2 Timoteo 2:2 donde el apóstol exhorta a Timoteo: "Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros".

6. Sexta recámara. Adentrándonos en la sexta recámara, respiramos un ambiente de serenidad, seguridad y sosiego. Todo indica que aquí el hermano Tito se refugia de las presiones de la vida para darle descanso a su espíritu, comulgar con Dios y renovar fuerzas.

a)  Aquí lo vemos en actitud de oración.

b)  También lo vemos en actitud de meditación. En esta posición, él está rodeado de hermosos cuadros que le recuerdan de cómo debe ser el "Yo" del verdadero evangelista. Las palabras que aparecen en los cuadros son:

(1) "Positivo"

(2) "Competente"

(3) "Diligente"

(4) "Estudioso"

(5) "Confiado"

(6) "Cumplidor"

(7) "Tranquilo"

(8) "Templado"

c)  Querido hermano evangelista, ¿existe una recámara semejante en su propia mente donde su espíritu pueda descansar y reponerse?

7. Séptima recámara. Contrastando marcadamente con la anterior, la séptima recámara es escena de mucha acción. Al adentrarnos, sentimos como la presencia de un espíritu fuerte, dinámico, invencible, impuesto al trabajo y al sacrificio.

a)  El hermano Tito Competente Evangelista se proyecta a sí mismo como "Hombre de acción". Predica, enseña, bautiza, adoctrina, organiza, promueve, enlista, y lo hace "a tiempo y fuera de tiempo" (2 Timoteo 4:1-2).

b) Se visualiza pasando largas horas en los ministerios. Se visualiza como impuesto a los desvelos, las inconveniencias y el sacrificio de su tiempo, cuerpo y bienes.

c) También aquí escuchamos una voz firme que expresa el mismo pensamiento una y otra vez. Dice: "Si me hago partícipe de los sufrimientos de Cristo y soy fiel, participaré también en la resurrección para vida eterna. Si él sufrió tanto por mí, me armaré del mismo espíritu, estando dispuesto a sudar y sufrir el Reino" (Filipenses 3:8-11; 1 Pedro 4:1-2).

d) Estimado hermano evangelista, ¿se visualiza usted como "hombre de acción", dispuesto a sudar y sufrir el Reino?

8. Octava recámara. En esta recámara, captamos la imagen de un soldado de Cristo vestido con toda la armadura de Dios (Efesios 6:10-18) desplazándose entre varios estandartes. El "soldado de Cristo" es el hermano Tito Competente Evangelista y los “estandartes” desplegados dicen:

a) "Resistid en el día malo y estad firme" (Efesios 6:12-14)

b) "Callad a los falsos hermanos y a los falsos maestros"

c) "Soportad las calumnias y las difamaciones maliciosas"

d) "Sobrellevad a los débiles"

e) "Rescatad a los hermanos que pecan" (Judas 23)

f)  "Sufrid penalidades... como  buen soldado de Jesucristo" (2 Timoteo 2:3)

g) "Tened mucha paciencia y verá el fruto de vuestras labores arduas".

9.  Amado hermano evangelista, ¿tiene usted tal visión de su propia persona como verdadero soldado de Cristo que sabe lidiar "la buena batalla"? (2 Timoteo 4:7).

C. Observamos que todas estas recámaras están interconectadas. Significa que todos los propósitos, metas, aspiraciones, pensamientos y emociones del verdadero evangelista están enlazados los unos con los otros y se fortalecen los unos a los otros, propulsando todos hacia el cumplimiento exitoso de la misión primordial: ¡salvar almas!

D. El recorrido por estas recámaras nos revela la mentalidad sumamente espiritual del verdadero evangelista.

E. Este tipo de mentalidad queda claramente manifestada en la obra y los escritos del apóstol Pablo, el más admirado de todos los evangelistas de todos los tiempos. En sus cartas, Pablo abre su corazón para nosotros y podemos ver el contenido precioso de las recámaras de su mente.

1. "Porque no osaría hablar sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras, con potencia de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios; de manera que desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo. Y de esta manera me esforcé a predicar el evangelio, no donde Cristo ya hubiese sido nombrado, para no edificar sobre fundamento ajeno, sino, como está escrito: Aquellos a quienes nunca les fue anunciado acerca de él, verán; Y los que nunca han oído de él, entenderán. Por esta causa me he visto impedido muchas veces de ir a vosotros. Pero ahora, no teniendo más campo en estas regiones, y deseando desde hace muchos años ir a vosotros, cuando vaya a España, iré a vosotros" (Romanos 15:18-24). Observamos que Pablo...

a) Quería predicar donde Cristo no se hubiese predicado…

b) Se proponía predicar "a quienes nunca les fue anunciado" el Cristo…

c) No quería edificar sobre fundamento ajeno, es decir, no deseaba predicar donde otros ya hubiesen puesto el fundamento…

d) Se esforzaba a predicar en nuevos lugares…

e) Se esforzaba tanto que llenó grandes extensiones del Imperio Romano del evangelio de Cristo…

f)  Se esforzaba al extremo de poder afirmar: no tengo "más campo en estas regiones".

(1) Queridos hermanos y hermanas, ¿cuánto campo más hay en El Salvador? ¿En Puerto Rico? ¿En México? ¿En Guatemala? ¿En toda la América Latina?

(2) ¿Por qué hay tanto campo sin evangelizar?

(3) ¿Será porque haya pocos, en realidad casi ninguno, con la mentalidad evangelística de Pablo?

III. Anciano (sinónimo de obispo, pastor o presbítero). Pastor, anciano y obispo son sinónimos -Estudio detallado al respecto Ahora nos toca estudiar el rol de "anciano".

A. ¡Quisiera poder examinar la cabeza de un verdadero anciano (obispo) de la iglesia!

1. Entre los presentes, ¿hay algún verdadero anciano de la iglesia?

2. ¿No hay ninguno? ¡Qué extraño y desconcertante! ¿Se quiere decir que en congregaciones de 100, 200 ó 300 miembros no hay ni siquiera dos hermanos cualificados para el obispado?

3. Bueno, me siento un tanto frustrado, pues no podré examinar en esta ocasión la cabeza de un verdadero anciano-pastor-obispo.

4.  Pero, de todos modos sabemos cómo es su mente. En ella también hay varias recámaras.

B. De nuevo, nos convertirnos en seres humanos diminutos, para entrar en esta ocasión en las recámaras de la mente y del espíritu del hermano anciano que se llama "Presbítero Ovejas Santo". Al visitarlas, estemos pendientes a las diferencias notables que haya entre su contenido y el contenido de las recámaras de la mente del hermano Tito Competente Evangelista.

1. Primera recámara. Al mirar dentro de la primera recámara de la mente del hermano Presbítero Ovejas Santo, vemos a todos los miembros que componen la iglesia local a la que sirve él de anciano.

a) Él se proyecta, con los demás ancianos de la congregación, como unido permanentemente a esta grey.

(1) En su mente no hay visiones de largos viajes evangelísticos que le aparten por años de esta iglesia.

(2) Él está puesto por obispo en esta iglesia y ¡aquí se queda! (Hechos 20:28).

b) Con un amor aún más fuerte que el de padre a hijo, el hermano Presbítero contempla fijamente los cristianos a su cuidado.

c) Casi toda su atención, como además casi todos sus esfuerzos espirituales, están concentrados en esta iglesia local. En sus pensamientos, la tiene presente día y noche. ¡Hasta sueña con ella! Se regocija, sufre y llora con ella.

d) La primera recámara en la mente del hermano Tito Competente Evangelista está llena hasta las paredes de almas no convertidas al Señor. En cambio, la primera recámara en la mente de este buen anciano Presbítero está llena de almas ya convertidas. Tomamos nota de los dos enfoques diferentes y comprendemos que se deben a dos ministerios diferentes.

(1)  Presbítero desea el obispado y lo ejerce bien. En cambio, Tito desea obrar como evangelista y es competente.

(2)  Hermano, ¿qué papel principal desea usted desempeñar en el Reino de Dios? Para el bien suyo y el de la iglesia, es importante que se defina, concentrando sus poderes en el ministerio escogido.

2. Segunda recámara.  Al entrar en la segunda recámara, la vemos ¡como un gran almacén de alimentos! El hermano Presbítero se visualiza como hábil supervisor, juntamente con los demás ancianos, de este “gran almacén”. Ellos dispensan el alimento espiritual de acuerdo con las necesidades de la grey. Apacientan la iglesia en cumplimiento de la encomienda de Hechos 20:28: "…el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor".

a) En este almacén, ¡hay leche en cantidad! Se trata de la "leche espiritual no adulterada" que desean los "recién nacidos" en Cristo, la leche que les hace crecer "para salvación" (1 Pedro 2:2).

(1) Esta leche no es adulterada con el agua de las falsas enseñanzas.

(2) Esta rica leche no es "de dieta", ¡sin la crema y sin sabor! O sea, ¡la leche que sirven estos ancianos trae todos sus elementos esenciales! No alteran su contenido, su esencia. ¡Ellos ofrecen todas las enseñanzas fundamentales de Cristo con todo su buen sabor y todos sus elementos esenciales! ¡Un mensaje completo para el crecimiento de los nuevos miembros!

b) En este “almacén espiritual”, también encontramos alimentos sólidos en cantidad, y de gran variedad. Este "alimento sólido es para los que han alcanzado madurez" (Hebreos 5:11-14).

(1) Aquí encontramos ediciones de la Biblia (por ejemplo, la Biblia "Thompson") que traen con ayudas para ensanchar el entendimiento, concordancias, diccionarios bíblicos, comentarios bíblicos, casetes grabados y materiales tales como dibujos y gráficas para ilustrar y adornar.

(2) Haciendo uso de todo lo que tienen a su alcance, los diestros ancianos confeccionan muchos platos suculentos de alimentos sólidos:

(a) Infinidad de mensajes y estudios para los creyentes maduros;

(b) Clases y conferencias para los líderes;

(c) Clases y conferencias para adiestrar a los maestros y las maestras.

3. Tercera recámara. Aquí, Presbítero se visualiza como fornido luchador que vela por su grey, dispuesto a dar su vida por las ovejas. Se proyecta como en guerra con los "lobos rapaces". Lleva desenvainada "la espada del Espíritu". Pelea contra los "falsos maestros" y los divisionistas. Protege y defiende a la iglesia local.

4. Cuarta recámara. En la cuarta recámara, el buen Presbítero se proyecta como organizador, juntamente con los demás ancianos, de cultos, escuelas bíblicas, campañas, conferencias y muchas otras actividades cuyo propósito primordial es la edificación de todos los miembros de la iglesia local.

5. En la mente del hermano Presbítero Ovejas Santo, hay otras recámaras, pero el tiempo no nos permite recorrerlas todas en esta ocasión. Lo que hemos visto ya es suficiente para convencernos que este varón cristiano está bien preparado mental, psicológica y espiritualmente para hacer una obra grandiosa a favor de la iglesia local donde el funciona eficazmente como "anciano".

IV. El ministro de la iglesia local. El tercer rol que nos toca estudiar es "ministro de la iglesia local".

A. Una vez más, nos convertirnos en seres diminutos para recorrer las recámaras de la mente de un obrero espiritual. En este caso, se trata del hermano llamado "Don Pedro Pastor Dueño", un siervo que tiene más o menos veinticinco años de edad. ¿Qué diferencias habrá entre la mente de Pedro y la de Tito o Presbítero? Estemos pendientes.

B. Con solo mirar su cabeza por fuera, ¡ya nos sentimos preocupados!, pues observamos unas deformaciones, a semejanza de protuberancias y chichones, anomalías que indican graves enfermedades, quizás “tumores de la mente o del espíritu”.

C. Nos acercamos con ciertas reservas y no poco temor a las recámaras de la mente y del espíritu del hermano Pedro Pastor Dueño.

1. Primera recámara. ¡Cuán grande es esta recámara! Por todo lado aparecen imágenes de dinero, cheques, automóviles, aviones, casas, comidas ricas y ropa fina. Escuchamos voces.

a) Una voz dice: "Quiero prepararme bien en materias bíblicas para que me consideren digno de sostenimiento económico. Así, podré echarle mano a todas estas cosas que mi corazón anhela". ¡Es la misma voz del hermano Pedro Pastor! Sentimos el fuerte impulso de responder: "Querido hermano Pedro,...

(1) “Las cosas materiales que ocupan su mente no son malas de por sí”.

(2) “¡Lo malo es que usted piense aprovecharse del noble ministerio espiritual de la Palabra para obtenerlas!"

 b) Dentro de esta recámara escuchamos otra voz que dice: "Tengo que pensar en mi familia y en nuestro futuro. Nos hace falta un plan de salud, vacaciones pagadas, un fondo de retiro. Si me preparo bien y logro impresionar a los ancianos de una iglesia rica de esas, quizás todo esto lo consigamos". De nuevo, nos damos cuenta de que ¡es la misma voz del hermano Pedro Pastor! Y queremos argumentar con él. "Pero, hermano Pedro, ¡bendito!,...

(1) “No es pecado planificar, en términos materiales, para el futuro. Más bien, es sabio hacerlo, siempre confiando también en el cuidado oportuno que provee Dios.”

(2) “¡Hombre!, lo sorprendente y lo malo es que usted esté fríamente maquinando aprovecharse de la iglesia para asegurar su bienestar material presente y futuro. ¡Eso sí, es malo! ¡Es pecado! ¡Cuidado con su alma!”

c) Con tristeza observamos que en la mente del hermano Pedro Pastor Dueño no figuran en primera plana las multitudes de almas perdidas, ni tampoco las almas de los miembros de la Iglesia, sino ¡su propia vida carnal y las cosas materiales! Lo primero para él no es el Reino de Dios sino el reino material.

d) Claramente, la mentalidad ministerial que encontramos aquí es la de "asalariado". A Pedro le convendría estudiar Juan 10:12-13 donde Cristo señala a los asalariados, enseñando que:

(1) ¡Al "asalariado" no le importan las ovejas sino la lana! Al no haber lana, "el asalariado" abandona a las ovejas sin pensarlo dos veces.

(2) De presentarse algún peligro o de volverse difícil el "ministerio", "el asalariado" se huye, abandonando a las ovejas.

(a) Bien se sabe que asimismo actúa el "ministro" que piensa solo "en lo terrenal" (Filipenses 3:18-19).

(b) De no prosperar sus maquinaciones en cuanto al "ministerio" y la iglesia, se da de baja como "ministro de la iglesia", y, aún más: en no pocos casos, ¡se va para el mundo!

e) ¡Qué contraste marcado entre la mente carnal de Don Pedro Pastor Dueño y la mente espiritual de los hermanos Tito Competente Evangelista y Presbítero Ovejas.

2. Segunda recámara. Al acercarnos a la segunda recámara, nuestro corazón se encoge, latiendo más rápido, pues esta es identificada como "Recámara de estratagemas para asegurar mi seguridad material". Tenemos la fuerte sensación de estar en un mundo extraño lejos de Cristo y su iglesia. Un mundo lleno de maquinaciones, puro egoísmo e hipocresía. En el mismo centro de esta recámara está sentada una figura, como la de un dios, sobre una pieza sólida de mármol, en el borde de la que están cinceladas las palabras: "Seguridad Material". En derredor de la figura, vemos unas cartulinas, y con temor en el alma, comenzamos a leerlas. Dicen:

a) "Plan A."

(1) Matricularme en algún instituto bíblico.

(2) Prepararme bien y graduarme.

(3) Durante el tiempo en el instituto, ganarme el cariño de los profesores para que me tengan en cuenta al buscar sostenimiento para los graduados.

(4) Acercarme agresivamente a cualquier anciano-obispo o evangelista extranjero que visite el instituto presentándole mis "planes de evangelizar en determinados lugares", mostrándome muy dispuesto, dedicado y lleno de fervor.

b) "Plan B." De no lograr que me acepten en algún instituto bíblico, me acercaré a cuántos ancianos y evangelistas extranjeros visiten mi país, presentándoles la necesidad apremiante de trabajar en equis lugar, detallándoles un plan de acción y ofreciéndome como candidato digno y dispuesto.

c) "Plan C." De fallarme los planes "A" y "B", me arrimaré a una iglesia ya establecida con la idea de ganar su confianza para que me nombre "el ministro" con salario, o al menos con algunos beneficios materiales. Al ponerse algunos a mi favor, pero otros no, manipularé los sentimientos de tal manera que suceda una división entre ellos, nombrándome “ministro” el grupo que se solidariza conmigo, aunque se aparten los demás.

d) "Plan D." Como último recurso, yo mismo estableceré una congregación, enseñándola a sostenerme. Pero sé que establecer una iglesia puede costarme mucho trabajo y hacerla crecer lo suficiente como para sostenerme, ¡me puede costar muchísimo más trabajo! Me pregunto si vale la pena este último plan.

e) Al leer estos "Planes" del hermano Pedro Pastor, nos sentimos acongojados y abrumados de presentimientos tenebrosos. ¿Qué pretende este varón? Su mente y espíritu están enfermos del maldito "materialismo". Con paso pesado salimos de esta recámara y nos acercamos temblando a la tercera.

3.  "Tercera recámara." En la puerta de esta recámara, hay un rótulo que identifica el contenido: "Beneficios adicionales". Pero, amados, ¡no abriré esta puerta! No tengo ganas de seguir adelante examinando las recámaras de esta mente. Quizás haya algunas cosas buenas en las demás, pero las malas ya encontradas son como un cáncer maligno que tarde o temprano devorará las buenas. Nos sentimos temerosos y deprimidos. ¡Tanta carnalidad, materialismo, engaño y egoísmo en esta mente! ¡Salgamos enseguida de aquí! No queremos contaminarnos.

     En definitivo, Pedro Pastor Dueño no tiene "la mente de Cristo" (1 Corintios 2:16). No está "acomodando lo espiritual a lo espiritual"(1 Corintios 2:13) sino lo material a lo espiritual. Su castigo será conforme al sacrilegio que está cometiendo, profanando lo sagrado.

(De haber entrado en la tercera recámara, la habríamos encontrado  llena de cartulinas en las que se destacan los supuestos beneficios de ser "el ministro de una iglesia local". Las cartulinas leen:

a) Ser "ministro" con sostenimiento, o al menos con algunos beneficios materiales, es tener una profesión bastante respetable, casi lo mismo como ser "doctor" o "abogado".

b) Ser "ministro" significa estar al frente de una organización de personas. Por lo tanto, se trata de una posición de importancia y de autoridad.

c) Ser "ministro" es tener una profesión suave y poder vestir bien.

d) Ser "ministro" significa tener la admiración de muchas personas.

e) Ser "ministro" es una profesión noble, ya que el ministro se dedica a socorrer a la humanidad). 

V. Conclusión. En esta presentación, los hermanos Tito Competente Evangelista y Presbítero Ovejas Santo tienen mentes limpias, espirituales y bien organizadas. Los dos están preparados para desempeñar papeles bíblicos en la obra del Señor. En cambio, Pedro Pastor Dueño padece de una mente carnal, estando enfermo de espíritu. El rol que este pretende desempeñar representa peligros serios para la iglesia de Jesucristo. 

VI. Algunas exhortaciones y advertencias basadas en los tres roles examinados:

A. Amados, les animo a recorrer y examinar muy objetivamente las recámaras de su propia mente. ¿Están limpias y bien ordenadas? ¿Llenas de tesoros espirituales?

B. Respetuosamente, quisiera motivarles a ser verdaderos evangelistas, ancianos, diáconos, maestros o maestras. Urge que cristianos sinceros y capacitados procuren estos ministerios bíblicos, y, teniéndolos, que los desempeñen con todo honor y honestidad.

C. A la vez, se les advierte el peligro de inventar puestos humanos en la iglesia, de aspirarlos, de ocuparlos.

1. El puesto de "el ministro", de "ministro único", de "ministro permanente", en una iglesia local lo vemos como puesto inventado por hombres.

a) ¿No se trata de un puesto que se presta para muchos abusos económicos?

b) ¿No es este un puesto que refrena efectivamente el crecimiento y desarrollo de la iglesia en muchos niveles?

2. Al decir “el ministro”, que quede claro: no se refiere al evangelista cualificado y competente que trabaja con una iglesia local, con o sin salario, teniendo los propósitos bíblicos de ayudarla a crecer y a organizarse con ancianos y diáconos.

3. Tampoco se trata del anciano que recibe salario porque trabaja "en predicar y enseñar" (1 Timoteo 5:17-18).

4. Más bien, la lupa está sobre el llamado "ministro" que se hace "pastor" y "dueño" de una iglesia local, estableciéndose como "el ministro" permanente de la iglesia donde "ministra".

a) ¿Cómo suele proceder tal "ministro"?

(1) Se establece en una ciudad o en algún campo.

(2) Consigue sostenimiento. (En la América Latina, usualmente el sostenimiento proviene del extranjero, pocas veces de una iglesia local o mediante la cooperación de dos o más iglesias locales.)

(3) Teniendo salario, compra casa.

(4) De no tener esposa, busca una. Vienen los hijos. La familia echa raíces en la comunidad y ¡nadie quiere mudarse a otro lugar!

(5) Allí mismo continua por cinco, diez, veinte, treinta años, ¡aun hasta la muerte!

(6) Se mantiene en su posición año tras año, recibiendo salario, aun cuando no prospere la obra. Hasta ha habido casos de congregaciones ya crecidas en número de feligresía que, al emplear a este tipo de “ministro”, han sufrido los estragos de su mentalidad materialista o egoísta, yéndose los miembros que no lo soportan.

(7) Tal "ministro" se mantiene como "jefe", "pastor", "cabeza" de la congregación aunque la mayoría de los miembros, quizás todos, no lo quieren.

(8) Para mantenerse en su posición, disimula y miente en los informes preparados para los que le proveen sostenimiento.

(a) Reporta que se congregan sesenta personas, siendo treinta el número correcto.

(b) Se atreve a informar conversiones en las que no tuvo que ver en absoluto.

(c) Aún es capaz de "comprar" miembros con dinero sacado de su propio salario. 

b) En casi todo caso, su permanencia es muy perjudicial a la obra del Señor.

(1) Se sienta como un rey sobre la congregación, explotándola y aplastándola.

(2) Fomenta en los miembros la "mentalidad de la dependencia infantil": que tengan que recostarse de él, que él sea indispensable, que la iglesia no pueda hacer su trabajo sin él.

(3) Impide el desarrollo y el uso de los talentos de los miembros locales, ya que no quiere que ellos compitan con él en los ministerios. Todo, o casi todo, lo hace él.

(4) No procura nombrar a ancianos y diáconos. No anima a los hermanos a anhelar referidos oficios. Reprime el desarrollo de un gobierno bíblico para la congregación.

(5) La iglesia local es macilla en las manos de tal  "pastor". Él impone en ella su voluntad, amoldándola de acuerdo con sus propósitos egoístas.

(6) Para tal "ministro", la iglesia local es un montón de piezas (los miembros) que él manipula a su antojo.

(a) Quizás rompa y deseche muchas piezas que no encajan con el “plan” que él mismo ha inventado.

(b) Quizás añada otras piezas de su propia hechura, acomodándolas para sus propósitos personales.

(c) Como quiera que sea, ¡su meta es levantar una estructura (la iglesia local) donde él pueda cobijarse en el tiempo presente, el futuro y ¡hasta partir de este mundo!

c) Llámese "ministro" o llámese "evangelista", o comoquiera que se identifique, el siervo que se hace "el único líder permanente" de una congregación asume una posición no bíblica que es equivalente al puesto de "pastor", típico de muchas iglesias protestantes, evangélicas o pentecostales, o al de "obispo" en la Iglesia Católica Romana.

5. Algunas evidencias indican que ciertos "institutos bíblicos" adiestran más para el "pastorado profesional" que para el evangelismo bíblico.

a) Producen "ministros profesionales" quienes en realidad no son nada más que "pastores" al estilo denominacional.

b) Producen "ministros" quienes salen con el empeño principal de conseguir un "pastorado", es decir, entrar con sostenimiento en una obra ya hecha, en una congregación ya establecida. Los tales no son verdaderos evangelistas, no funcionando como tal. Pero, tampoco son ancianos. Entonces, ¿qué son? ¿Puros neófitos, sin supervisión espiritual adecuada (madura, experimentada), capaces, acaso, de hacer mucho daño a la obra de Cristo? Si bien "el hábito no hace al monje"¡tampoco el diploma de algún instituto bíblico hace al evangelista, al anciano o a cualquier ministro bíblico!

c) El escenario en muchos lugares se torna aún más inquietante debido a que algunos institutos bíblicos en la América Latina son, efectivamente, la creación, o proyección, de líderes religiosos o iglesias en otros países, principalmente Estados Unidos de América.

(1) Como es de esperarse, o suponerse, esta clase de “instituto” es controlado mediante los salarios para los profesores, fondos para facilidades, becas para alumnos, etcétera.

(2) Los hermanos extranjeros que proveen los fondos suelen hacer prevalecer su voluntad, sus ideales y creencias en los institutos que sostienen. Es razonable que lo hagan ya que se trata de su dinero. Pero, ¿qué es el resultado al imponer estos hermanos extranjeros doctrinas extrañas o prácticas contraproducentes? ¿Tan poderoso es el dinero, su dinero, sus fondos, su respaldo económico, que se callan los beneficiados ante cualquier error o atropello, con tal de no perder los "fondos", "salarios", “becas”, “panes y peces”?

(3) Por incómodo que sea planteársela, la siguiente interrogante hay que hacerla: ¿Cuándo se independizarán las iglesias en la América Latina del "dinero", las "influencias", los controles y el dominio de los hermanos de otros países del mundo? ¿Cuándo llegarán a tal grado de madurez los evangelistas, los líderes locales y las congregaciones locales? ¡Ya es hora!, ¿no creen? ¿Permitiremos que los movimientos apóstatas en Estados Unidos de América también nos lleven a la perdición por no encontrar cómo deshacernos del todopoderoso "dólar americano"?

d) Este servidor no es partidario de los institutos bíblicos (universidades, colegios, escuelas) cuya meta es formar "ministros  profesionales". Apoyo el cien por ciento la preparación académica, y también el prepararnos al máximo en toda materia bíblica, pulir nuestros talentos y perfeccionar nuestra competencia, etcétera, pero no respaldo el concepto de “el ministerio de una iglesia” como profesión para ganarse la vida.

(1) "Ministro de púlpito”, “Ministro de jóvenes”, “Ministro de solteros”, “Ministro de divorciados”, “Ministro de obras benévolas”, “Ministro de alabanzas." Y ¡todos con sueldos pagados por la iglesia!

(2) Estos "ministros profesionales" tienden a desplazar a los demás miembros, robándoles la oportunidad de servir.

(3) Además, se gastan fortunas en sueldos y beneficios para los tales, todo desembolsado de las ofrendas de la iglesia. Esto tiene como consecuencia la drástica reducción de fondos disponibles para el evangelismo, la misión primordial de la iglesia.

(4) No es menos cierto que, hoy por hoy, estos mismos "ministros profesionales" figuran prominentemente entre los innovadores que están llevando a muchas congregaciones hacia la apostasía. Un número alarmante de ellos son meros neófitos en la vida y en los ministerios del Señor, pero ya que se guardaron de algún instituto o universidad, recibiendo un diploma en "Teología", "Psicología", “Comunicaciones”, “Sociología”, o lo que sea, se tienen por “expertos” enteramente preparados para los oficios del Reino de Dios. ¡Tamaño presunción! Doy por axiomático que el “diploma” no es sinónimo de “sabiduría, madurez o inteligencia espiritual”.

(5) Este sistema de "ministros profesionales", importado de Estados Unidos de América e implantado en la iglesia de la América Latina, producirá aquí todos los malos frutos que se están cosechando allá.

(a) Antes de hacerse partidario del "sistema" y promoverlo, humildemente le recomendamos analizarlo detenida y objetivamente.

(b) Para la preparación de líderes de alto calibre espiritual, hay otros métodos y otros enfoques superiores y más bíblicos. 

VII. El GRAN RETO para la iglesia de habla hispana en todo el mundo es el siguiente: producir verdaderos evangelistas, verdaderos ancianos y auténticos líderes para todos los ministerios bíblicos.

A. Según Hechos 19:1-10, Pablo se quedó en Éfeso "por espacio de dos años". Pero, ¡ciertamente él no era un vago o "arrimado", ni mucho menos un "asalariado" o "el ministro de la iglesia en Éfeso", sino que trabajó incansablemente como evangelista "de manera que todos los que habitaban en Asia, judíos y griegos, oyeron la palabra del Señor Jesús".

B. Hoy día, con la intervención de siquiera unos pocos como Pablo, ¡todos los que habitan en El Salvador, México, Centro y Sur América y el Caribe oirán la palabra del Señor!

C. Y las congregaciones, al contar con ancianos tales como el hermano Presbítero Ovejas Santo, se afirmarán en la sana doctrina, permanecerán como ciudades de luz en medio de la oscuridad y harán muchas obras gloriosas en beneficio de la humanidad y para la alabanza de Dios.

D. Desde este momento en adelante, unamos esfuerzos, más que nunca, en oración ferviente y trabajemos día y noche para conseguir estos dos propósitos nobles y necesarios:

1. ¡Qué haya más evangelistas como el hermano Tito Competente Evangelista!

2. ¡Qué pueda haber en muchas congregaciones ancianos tales como el hermano Presbítero Ovejas Santo!

 

Buenos ministros de Jesucristo. Contenido completo del curso.

Temas ilustrados en esta Web. Sermones, estudios, comentarios bíblicos e himnos. PDF, carruseles de imágenes, Presentaciones completas.

Cursos de capacitación ministerial en esta Web

Cómo planificar, preparar y presentar sermones y clases bíblicas. Curso de capacitación ministerial.

Guías para clases bíblicas. Lista de muchas en esta Web.

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.