Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

-Dos páginas.

Abusos sexuales del clero católico español

"307,367 abusos sexuales cometidos por el clero católico español sobre niños y adolescentes" de la generación viva en España en el año 2002.

 
Cadiz, España. www.microsoft.com  Office, Images, Religion.
Dominante la catedral católica romana. Pero, ¿cuántos pecados sexuales cometidos a través de largos siglos por los oficiales religiosos que ministran en ella?

Del libro “Pederastia en la Iglesia Católica. Delitos sexuales del clero contra menores, un drama silenciado y encubierto por los obispos”. Pepe Rodríguez. 2002. Ediciones B.S.A . Colección “Punto de lectura”. www.puntodelectura.com   Madrid, España. Pepe Rodríguez es licenciado en Ciencias de la Información. Ha publicado veintiún libros. Su Web www.pepe-rodriguez.com contiene mucho material. 

Orientación para el lector.
Dos razones principales nos mueven a presentar la información recopilada del libro del Sr. Pepe Rodríguez:

1.  Contribuir, aunque sea con un granito, al movimiento de proteger a los inocentes contra los abusos perpetrados por religiosos.

2.  Intentar hacer comprender al público en general, y a los feligreses y simpatizantes de la Iglesia Católica Romana en particular, que el celibato, causa primordial de los abusos y delitos sexuales cometidos por el clero, no es, en definitiva, de Dios o de su iglesia verdadera. Aún más, el estado de “célibe” descalifica para el obispado, según los dictámenes del Espíritu Santo. “Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. Pero es NECESARIO que el obispo sea irreprensible, MARIDO de UNA SOLA MUJER… que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?)” (1 Timoteo 3:1-7; Tito 1:5-9). El mismo Espíritu clasifica prohibir casarse entre las “doctrinas de demonios” (1 Timoteo 4:1-4). La jerarquía católica romana, comenzando con el “Papa” y los “Cardenales”, debe hacerle caso al Espíritu de Dios, paso que pondría coto a los terribles e inexcusables pecados sexuales en las que suelen incurrir los seres humanos, tanto varones como mujeres, forzados a practicar el celibato, estado en contra de la naturaleza misma.
 

La actividad sexual del clero católico español según el libro Pederastia en la Iglesia Católica.

1.  De los aproximadamente 35,000 sacerdotes católicos españoles, “un 60 % mantiene relaciones sexuales de modo habitual o esporádico y, entre ellos, un 26 % soba a menores, un 20 % realiza prácticas de carácter homosexual, un 12 % es exclusivamente homosexual, y un 7 % comete abusos sexuales graves contra menores. … Según expertos dentro del propio clero católico, un 95 % se masturba o ha masturbado.” (Las páginas 42 y 43 del libro)

2.  El 20 % de los sacerdotes ordenados “se han secularizado y casado, o viven en pareja”.

3.  En el Tercer Mundo, “notable número… mantienen relaciones de hecho con sus parejas sin causar el menor escándalo en sus respectivas comunidades”.  

4.  “Cabe subrayar que un 20 % del clero sexualmente activo comete tocamientos a menores con finalidad sexual y que un 7 % abusa sexualmente de menores de forma grave.”

5.  En España, investigaciones por el Ministerio de Asuntos Sociales revelaron que, del total de la población actual (cuarenta millones para el año 2002), aproximadamente 2,917,000 varones y 4,478,000 mujeres sufrieron algún tipo de abuso sexual mientras eran menores de edad. “De ese total, serían atribuibles a la acción de religiosos católicos 262,587 abusos sexuales cometidos sobre menores varones y 44,780 abusos sexuales sobre mujeres igualmente menores. Es decir, que la actual población española ha soportado nada menos que 307,367 abusos sexuales cometidos por el clero católico español sobre niños y adolescentes.” (Las páginas 45 y 46 del libro)

6.  “El especialista norteamericano Richard Sipe, autor de un estudio sobre el celibato, estima que a lo sumo un 10 % de los sacerdotes se mantiene célibe durante toda su vida.” (Las páginas 48 y 49 del libro).

  /////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

 

            Inteligente lector, usted que ama a Dios, los niños, la inocencia, la rectitud, la justicia, la verdad y la salvación, ¿qué pasos tomará usted mismo para combatir males tan escalofriantes? Ojalá se una usted a nosotros en la campaña de denunciarlos, y de proclamar la verdad de Cristo acerca del celibato. Si milita en una congregación guiada por algún religioso alegadamente “célibe”, si pertenece a una donde se inculca el celibato como requisito para “obispo” o “sacerdote”, ¿seguirá apoyando una doctrina patentemente contraria a la de Cristo? ¿Seguirá respaldando a quienes la imponen? De tomar tal decisión, se hace usted partícipe “en sus malas obras” (2 Juan 9-11), acarreando la condenación que corresponde a ellas.

            A través del mundo, ya se encuentran miles de congregaciones donde se enseña y se practica la sana “doctrina de Cristo” (Hebreos 6:1). La meta de ellas es ser gobernadas por una pluralidad de obispos casados, con hijos creyentes, conforme al paradigma establecido por el Espíritu Santo. Pablo y Bernabé “constituyeron ancianos en cada iglesia” (Hechos 14:23). Que conste: una pluralidad. “Anciano” es sinónimo de “obispo”, según Hechos 20:17 y 28, texto que relata el encuentro del apóstol Pablo con los “ancianos” de la iglesia en Éfeso, identificándolos el apóstol como “obispos”. Respetuosamente, le animamos a contactar a una de estas congregaciones bíblicas, hacerse miembro y brindarle su respaldo. Estamos en las mejores disposiciones de orientarle.

Homero S. de Álamo

 

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.

>