Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

Muchos documentos, reportajes e intercambios en esta Web relacionados con el catolicismo romano

Virgen del Rosario del Pozo, de Puerto Rico. Mensaje 1.

Virgen del Rosario del Pozo, de Puerto Rico. Mensaje 2.

Salid de ella, pueblo mío, exhorta Dios. Salid de Babilonia la Grande.

Enlaces entre la Virgen de Rosario del Pozo, diosas madres de distintas religiones y la gran ramera-gran ciudad de Apocalipsis 17

Me dice usted: Soy católico. Respondo: ¿Por qué es usted católico romano?

 

Católicos romanos hacen defensa

Esta fotografía de un cura católico romano que sostiene entre sus dos manos la mano de una dama ilustra el tema Católicos romanos hacen defensa, en editoriallapaz.org.

Un sacerdote católico romano sostiene entre sus dos manos la mano de una dama.

 

El católico romano Juan M. apunta que todas las iglesias reciben el evangelio a través de la Iglesia Católica Romana. Quiere que no miremos los pecados de su iglesia.

“Estimado Sr. Homero Shappley: Como bien dice soy católico y me alegro de serlo. Referente a los pecados que usted dice que tiene mi Iglesia católica (universal), fundada por el mismísimo Cristo, tengo que decirle que gracias a ella su iglesia y todas las demás iglesias fundadas por otras personas habéis conocido y recibido el Evangelio. Y esta Iglesia que usted llama, y digo literalmente: ‘que no tenía Papa, ni cardenales, ni un montón de obispos y sacerdotes acusados de pederastia, homosexualidad, adulterio y otros pecados muy graves’, es la que se ha encargado de que llegue el Evangelio hasta nuestros días, le moleste o no.

No pertenecería a una Iglesia que no tuviera pecadores entre sus Santos. Lo siento yo soy pecador. No sé si usted es consciente de que también lo es. Pero gracias a mis pecados he conocido la bondad de Jesucristo, el AMOR que Dios nos tiene aun cuando soy malvado y pecador.

Le tengo que decir también que si nos dedicáramos a estar más en comunión todos los que nos llamamos ‘seguidores de Cristo’ y mirar nuestros pecados y no los de los demás, seguramente habríamos podido aliviar más a las almas, que están hoy día atormentadas con muchos sufrimientos. Rezaré por usted. Le pido que haga por mí lo mismo. Muchas gracias.”

Respuesta

Estimado Sr. Juan M., interesantes comentarios de su parte. Dios ha concedido a este indigno servidor tiempo y recursos para leer muchísima historia cristiana, comenzando con el mismo Nuevo Testamento, luego escritos de los “Padres de la iglesia” y muchísimos materiales adicionales ampliamente documentados. Querido varón católico, ningún estudioso objetivo de tantos recursos excelentes puede encontrar rastro alguno de su Iglesia Católica Romana hasta muchos años después del tiempo apostólico. No es mencionada en los documentos más importantes y más antiguos. Me refiero al Nuevo Testamento. Sus dogmas y prácticas sencillamente no se encuentran en el Nuevo Testamento.

Lo de ser su Iglesia Católica el instrumento para dar el evangelio a la humanidad es puro mito. Otra es la gran realidad innegable, a saber: que el Espíritu Santo reveló, en el Siglo I, “toda la verdad” divina a los apóstoles de Jesucristo en perfecto cumplimiento de la promesa hecha por Jesucristo (Juan 16:13), siendo la iglesia establecida por el Señor recipiente de “toda la verdad”, y no la fuente original de ella. RECIPIENTE, reitero de “toda la verdad”, y no, en definitivo, fuente original de la revelación divina. ¿No ha leído usted los escritos del historiador católico romano Hans Küng? En los siguientes documentos este mismo erudito católico sostiene admirablemente lo que estoy afirmando.

www.editoriallapaz.org/catolicismo_Kung_iglesia_Cristo_catolico.htm

www.editoriallapaz.org/catolicismo_Kung_jeraquia.htm

www.editoriallapaz.org/catolicismo_Kung_supremacia.htm

Lo de “pecadores entre los santos”, bueno, pues, claro que yo era pecador, ni tampoco he llegado aún a la perfección absoluta, pues el pecado todavía me asedia. Aun así, esta condición de todos nosotros que profesamos seguir a Cristo me parece muy lejos de la condición pecaminosa escandalosa endémica en el clero de su iglesia, condición atribuible directamente al celibato obligatorio, una de las “doctrinas de demonios” señaladas en 1 Timoteo 4:1-5. Veo que usted no aborda este asunto, como tampoco el de ser requisito divino que el obispo sea “marido de una sola mujer”. Aquí tenemos ejemplo clásico de cómo su iglesia, mejor dicho, los maestros de su iglesia, rehúsan obstinadamente confrontar honestamente verdades sencillas y claras del Nuevo Testamento. Se arrogan la autoridad de obviar o cambiar mandamientos específicos del Nuevo Testamento, como, además, la de añadir sus propias ordenanzas, pero jamás ni nunca les ha dado la Deidad semejante autoridad. Todo lo contrario: tanto el Padre, como el Hijo, también el Espíritu Santo, fulminan contra cualquier atrevido o contumaz que tenga la audacia de alterar el contenido de las revelaciones originales dadas a la iglesia.

Desde luego, a la jerarquía católica romana le convendría en grado sumo que el mundo entero se olvidara completamente del enorme escándalo sexual, de los tantos crímenes sexuales, del clero católico, y que cada persona se fijara solo en sus propios pecados. Ilusión que, personalmente, no apoyaré de forma alguna. Porque estos tantos pecados horrendos del clero católico realmente “atormentan con muchos sufrimientos” a incontables millones, citando palabras suyas. Sufrimientos indecibles causados por una verdadera doctrina de demonio, un dogma concebido en el infierno. Me refiero al celibato obligatorio. Hasta no eliminar ustedes el celibato obligatorio, no habrá tregua de mi parte en lo concerniente a publicar y denunciar las actuaciones aberrantes del clero católico romano, aunque pocos me presten atención o me hagan caso.

Su servidor, Homero Shappley de Álamo

 


 

Juanma asegura que la Iglesia Católica “es la única fundada por Cristo”. Nos inculpa de buscar “dinero y poder”.

"La Iglesia Católica es la única fundada por Cristo. La vuestra, por el hombre. Aprended de la Iglesia Católica que da de comer al hambriento y cuida a la viuda y al huérfano. Ustedes nada más que buscáis dinero y poder, justo lo contrario de Cristo."

Respuesta

Estimado Sr. Juanma, saludos en el Señor. La iglesia de Cristo, iglesia a la cual pertenece este servidor por la gracia de Dios, no busca dineroNo pedimos diezmos. No vendemos artículos religiosos. No hacemos maratones de colectar fondos. Así que, parece que usted nos confunda con pentecostales o algunas iglesias evangélicas. No somos de ellos. Confiamos ser la continuación legítima de la iglesia fundada por Jesucristo en el Siglo I. Iglesia aquella que no tenía Papa, ni cardenales, ni un ejército de de obispos y sacerdotes acusados de pederastia, homosexualidad, adulterio y otros pecados muy graves. Disculpe mi franqueza, usada no para ofender sino para poner de relieve la enorme diferencia entre la Iglesia Católica Romana y aquella iglesia sujeta al Nuevo Testamento, y no a decisiones de concilios ecuménicos u ordenanzas de Papas y Cardenales. El Espíritu Santo manda al candidato para obispo que sea marido de una sola mujer” (1 Timoteo 3:1-7). Identifica al celibato obligatorio, causa principal de los tremendísimos escándalos sexuales de su Iglesia Católica, como una de las “doctrinas de demonios” y evidencia inconfundible de apostasía. Le ruego lea Me dice usted: Soy católico. Respondo: ¿Por qué es usted católico romano? Para que nos conozca, y para que conozca a su propia religión. Somos “cristianos”. No tenemos otro nombre.

Su servidor, Homero Shappley de Álamo

PD A propósito, hacemos muchísimas obras benévolas a favor de viudas, huérfanos y otros necesitados, en muchos, muchos países, y predicamos el evangelio no adulterado gratuitamente, todo a base de ofrendas voluntarias dadas solo el primer día de cada semana, según 1 Corintios 16:1-3.

 

Me dice usted: Soy católico. Respondo: ¿Por qué es usted católico romano?

Muchos documentos, reportajes e intercambios en esta Web relacionados con el catolicismo romano

Virgen del Rosario del Pozo, de Puerto Rico. Mensaje 1.

Virgen del Rosario del Pozo, de Puerto Rico. Mensaje 2.

Salid de ella, pueblo mío, exhorta Dios. Salid de Babilonia la Grande.

Enlaces entre la Virgen de Rosario del Pozo, diosas madres de distintas religiones y la gran ramera-gran ciudad de Apocalipsis 17

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.