VIAJES del ALMA-ESPÍRITU después de la MUERTE del cuerpo físico

Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

JUICIOS en el Nuevo Testamento. Después de la muerte. De las naciones. Del gran trono blanco. El juicio que comienza con la iglesia.

Alma, espíritu, mente, conciencia y memoria. Muchos estudios en esta Web.

VERSIÓN más amplia del siguiente tema.

 

 

Viajes del Alma-Espíritu

después de la muerte

del cuerpo físico

 

El tema condensado para un folleto corto

 

n esta fotografía, el cuerpo físico muerto de una joven yace sobre una mesa en el quirofano, levántándose encima de él una imagen del cuerpo que representa su alma, ilustración para el tema Viajes del Alma-Espíritu después de la muerte del cuerpo físico, en editoriallapaz.

 

“Viajes.” El Alma-Espíritu hace viajes por las dimensiones espirituales después de salir del cuerpo físico que ha perdido su vida animal. Con su mente-memoria intactas, se traslada desde entornos materiales a entornos espirituales.

Siglos antes de Jesucristo, el salmista escribió: “Los días de nuestra edad son setenta años… Con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, porque pronto pasan, y volamos(Salmo 90:10).

“…volamos.” ¡Viajamos en vuelo! ¡Después de la muerte del cuerpo!

El primer viaje se inicia el año, día, hora, y segundo en que muera el cuerpo físico.

“…sabiendo que en breve debo abandonar el cuerpo, escribe el apóstol Pedro, también usando la frase sinónima: “después de mi partida”(2 Pedro 1:14-15). Partir, pues, en viaje espiritual, abandonando la casa terrenal que ya no sirve como morada, para destinos más allá de las fronteras materiales. Eso mismo lo hace toda Alma-Espíritu al fallecer su cuerpo de carne y huesos.

El apóstol Pablo dice que tenía “deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejorque quedarse en la tierra (Filipenses 1.23). Partir, pues, y viajar para destinos “muchísimo” mejores que este planeta Tierra. Específicamente, para el lugar dichoso donde se puede “estar con Cristo”. ¡Qué maravilla!

Así que, ambos apóstoles tenían muy claro que el Alma-Espíritu sobrevive la muerte del cuerpo físico. Parte de él en viaje, en vuelo, a la esfera espiritual. ¿Lo tenemos tan claro tú y yo?

 

En esta imagen, yace muerto el cuerpo físico de un adulto joven, saliendo de él una figura que se transforma en espíritu sin cuerpo, ilustración para el tema Viajes del Alma-Espíritu después de la muerte del cuerpo físico, en editoriallapaz.

 

El PESO del Alma-Espíritu

El Alma-Espíritu no tiene peso material.

Su peso neto ESPIRITUAL, en cualquier instante de su travesía por la dimensión material, lo determinan sus ejecutorias y atributos positivos o negativos.

“Gravitas” dota al Alma-Espíritu de peso espiritual. Esta palabra denota “alta seriedad”. “Entre los romanos, gravitas se tenía como esencial para el carácter y las funciones de un adulto que ejerciera autoridad.” (El Diccionario Miriam-Webster)

¿Qué tal las Almas-Espíritus de actualidad? ¿Cuánta gravitas suelen tener? ¿Cuánta desean tener? Querido lector, querida lectora, ¿cuánto PESO tiene tu Alma-Espíritu?

El Alma livianita, por falta de valores morales, conocimiento de verdades eternas y buenos atributos espirituales, ¡se lo lleva cualquier viento de maldad, engaño o error filosófico-religioso! Y aun la que algo de peso tenga, pero no mucho, se la llevan ráfagas fuertes de pasiones desordenadas o presiones de grupo.

Gravedad, responsabilidad moral, madurez mental, dominio propio, equilibrio emotivo, nobleza de conducta y respeto, más otros atributos y normas de la misma categoría, añaden gran peso al Alma-Espíritu.

El Alma-Espíritu adquiere “un cada vez más excelente y eterno PESO de gloria” (2 Corintios 4:17) al acumular tesoros, o depósitos, en el cielo mediante la ejecución de obras buenas en la tierra.

“No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos TESOROS en el cielo…  Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.” (Mateo 6:19-21)

Pablo afirma: “…yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi DEPÓSITO para aquel día.” (2 Timoteo 1:12)

 

SONIDOS emitidos por Almas-Espíritus

al partir de cuerpos mortales

El Alma-Espíritu SANO se despega silenciosamente del cuerpo físico. Aunque su cuerpo físico llore y grite de dolor durante el tiempo de su agonía mortal.

¿Por qué habría de gritar angustiosa y desesperadamente el Alma-Espíritu puro? ¡Cristo le ha librado del “temor de la muerte”, destruyendo al que tenía “el imperio de la muerte, esto es, al diablo” (Hebreos 2:14-15). Y está próximo a partir para un estado “muchísimo mejor” que el corporal-terrenal, y lo sabe. Entonces, se sentiría, más bien, muy aliviado y gozoso al poder abandonar el cuerpo físico, con sus incesantes luchas de preservación animal y el estrés diario de la vida material, para volar a un lugar realmente maravilloso libre de semejantes condiciones.

¿Temes tú a la Muerte? ¿Has estado en la presencia de ella cuando se acerca resueltamente a personas malas, inmorales, incrédulas, burladoras, fríamente irreligiosas? Mientras el terror se adueñe de no pocos, otros la maldicen y todavía otros sucumben a ella, como animales irracionales, voluntariamente ignorantes de lo que les espere en el más allá. ¿Cuál será tu reacción?

 

Las CARGAS de Almas-Espíritus

al partir de cuerpos físicos fallecidos

Para el viaje del Alma purificada, la carga sería de cero, pues, su valiosísimo cargamento espiritual adquirido en la tierra mediante abundantes obras y ejecutorias hechas en el nombre de Jesús de Nazaret (Colosenses 3:17), siempre con motivaciones sanas, ¡fue enviado con antelación a su almacén de seguridad en el cielo! De manera que tal Alma viaja livianita, despreocupada, feliz.

No así el Alma impura. Esta viaja con pesadas cajas feas de malas obras y pecados no perdonados, más un saco grande de culpa y remordimientos que llevaría con vergüenza, sollozos y presentimientos escalofriantes.

Y tú, ¿acaso estés cargando tu espíritu de mucho bagaje mundano de ningún valor verdadero? Te deshaces de él, librándote del temor de la muerte, al arrepentirte, confesar fe en Cristo como el Hijo de Dios y bautizarte “para perdón de los pecados” (Hechos 2:36-47).

“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados… y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.” Mateo 11:28-30

 


 

VERSIÓN más amplia del tema de esta Página

JUICIOS en el Nuevo Testamento. Después de la muerte. De las naciones. Del gran trono blanco. El juicio que comienza con la iglesia.

Alma, espíritu, mente, conciencia y memoria. Muchos estudios en esta Web.

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.