Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

La religión en Puerto Rico

El Gigante Pentecostal. Católicos, protestantes y mundanos indefensos ante el Gigante Pentecostal.

Falso profetas. Falsas enseñanzas. Estudio excelente, en cuatro partes, por Wuiston Medina.

El diezmo: una verdad irrefutable. Análisis sobresaliente por Daniel Neveu, una vez defensor de diezmar.

 

"Análisis Funcionalista del Culto Pentecostal en Puerto Rico"

Trabajo sometido a la Revista Alternativa. Colegio Universitario de Cayey. Ave. Antonio R. Barceló, Cayey, Puerto Rico

Fotografía de una multitud de pentecostales en Puerto Rico.

Por Ángel Rodríguez Álvarez

Extractos del artículo

-Los Pastores pentecostales

-El pentecostalismo: ¿"la única fe verdadera y la única iglesia de Cristo"? 

-Escatología pentecostal

-Los pentecostales contra Lucifer

-¿Manipulan los pastores a la feligresía?

-Los pentecostales puertorriqueños danzan

-El culto pentecostal

-¿Elementos del espiritismo y la santería incorporados al pentecostalismo?

-¿Hablan "otras lenguas " los pentecostales?

-El pentecostalismo ¿"opio" del pueblo?

-Profesionales y pudientes abrazan al pentecostalismo: "Culto a la prosperidad"

-"El fenómeno del pentecostalismo puertorriqueño: ¿solo se trata de llenar vacíos sociales, culturales o económicas?"

Nota aclaratoria: El administrador de editoriallapaz.org no se solidariza necesariamente con todas las evaluaciones y conclusiones vertidas en "Análisis Funcionalista del Culto Pentecostal en Puerto Rico".

A continuación, extractos del artículo escrito por el Sr. Ángel Rodríguez Álvarez.

"Análisis Funcionalista del Culto Pentecostal en Puerto Rico"

"El pentecostalismo tuvo desde sus principios al llegar a Puerto Rico una función social y psicológica porque le ofrece a sus miembros un marco de referencia (solidaridad grupal, apoyo moral, patrones de conducta) ante la inestabilidad social existente (alta incidencia criminal, alto índice de desempleo, frustración nacional, desunión familiar, antagonismo entre grupos sociales).

Debido a la emigración masiva a los Estados Unidos, se formo una comunidad puertorriqueña en Hawai. Para esa época Hawai había sido alcanzado por el avivamiento pentecostal ocurrido en la Calle Azusa en Los Ángeles del 1903-1906. Hawai era la parada del trafico marino entre la costa este de Estados Unidos con Japón y China. Misioneros pentecostales hacían escalas periódicas y proselitismo entre los residentes. De esta forma la comunidad puertorriqueña en Hawai tuvo contacto con el pentecostalismo. Como resultado, se formaron misioneros pentecostales puertorriqueños que trajeron la nueva fe a Puerto Rico desde Hawai y California para el año 1916 (Perez, 1997:133-135). Este movimiento tuvo una aceptación favorable durante sus primeras dos décadas en la isla, en las cuales se establecieron 25 templos (Reyes, 1997:170-171). Para el 1998, se calcula que en Puerto Rico hay aproximadamente 900,000 pentecostales agrupados en 2300 templos o iglesias (Rodríguez, 1998: 4-A).

El trabajo evangélico es de suma importancia. Todas las instituciones penales del país tienen un capellán pentecostal el cual es supervisado por un pastor. En casi todos los sectores pobres, hay un templo o iglesia pentecostal. En el ambiente internacional también están activos por su programa de misiones internacionales en países como Guatemala, Honduras, El Salvador y la Republica Dominicana. Al igual que los judíos creen que son el pueblo elegido por Jehová, los pentecostales en Puerto Rico dicen ser también el pueblo elegido para difundir su palabra fuera de Puerto Rico. Esta creencia se basa en el hecho de que la ciudadanía estadounidense le fue otorgada por el Congreso de dicho país en el 1917. En esto, los pentecostales con la ciudadanía norteamericana se comparan con el Apóstol Pablo el cual era ciudadano Romano y esto le facilitó viajar a través del Imperio Romano sin dificultad para difundir la doctrina del cristianismo (Hechos 22: 25). Como resultado, los pentecostales en Puerto Rico consideran a la ciudadanía americana como una bendición de Dios porque esta le facilita la entrada a los países latinoamericanos sin interferencia para hacer trabajo misionero.

Los Pastores pentecostales

Los pentecostales se refieren al pastor de su congregación como un escogido por Dios. Este es el que realmente tiene el control de la iglesia. Como regla general, se plantea que este fue escogido por Dios para llevar su palabra. El Pastor puede provenir de cualquier estamento social, pero generalmente proviene de la clase media baja. Por lo general estos se deciden al pastorado después de tener una experiencia dolorosa o traumática en sus vidas. Después de estudiar tres años en el instituto bíblico de un concilio que por lo general es de su preferencia, se le confiere el titulo de Pastor. Empiezan con una iglesia modesta en alguna comunidad pobre o establecen una en su casa, para empezar su obra misionera. Como regla general, se dedican a esta actividad solamente. No es de extrañar que en Puerto Rico donde las necesidades básicas están cubiertas por la beneficencia publica, siempre haya un remanente económico en cada familia para darlo como diezmo y ofrenda con lo cual contribuir al crecimiento de su iglesia.

Muchos de los lideres pentecostales en su forma de hablar dan la impresión de creerse la reencarnación del propio Mesías. El egocentrismo queda manifestado durante la predicación en la forma agresiva y tajante de dirigirse al auditorio. Parece que durante su desarrollo fueron personas carentes de atención. Muchos de estos pueden catalogarse como lideres carismáticos. Los lideres carismáticos perciben claramente las necesidades de sus seguidores y las deficiencias en la situación existente, señalando las oportunidades que se les cierra a estos. Como resultado, estos lideres crean una visión ideal de como debe ser las cosas en el futuro. Se caracterizan por inspirar confianza, fe y liderazgo. Usan ejemplos personales (modelaje por rol) para demostrar como las metas se pueden lograr. Tienen gran habilidad para transmitir ideas complejas en simples mensajes por medio de símbolos, analogías, metáforas, e historias. Son altamente optimistas y luchan contra los convencionalismos (Charismatic Leadership, 1998: 1-2). Además pueden sufrir de delirio o delusiones de grandeza que es producto de la baja autoestima. Para compensar esta, se crean falsas creencias sobre poder, riqueza y gloria en forma exagerada. El contenido de las falsas percepciones grandiosas a menudo sugiere la naturaleza de las frustraciones y las inseguridades previas. Ejemplo: el individuo que se cree Dios, porque la realidad constituía una amenaza muy grande para él (Rivera y Colon, 1986:102). Todo este cuadro muestra un perfil psicológico de una persona que tiene el complejo de redentor o mesiánico. De esta forma en el pentecostalismo, la figura del Pastor, el cual es como la personificación del Mesías, es la guía para la salvación.

El pentecostalismo: ¿"la única fe verdadera y la única iglesia de Cristo"?
¿Participa del espiritismo y la santería?

El pentecostalismo puertorriqueño plantea que es la única fe verdadera y la única iglesia de Cristo. Se critica duramente al espiritismo, santería, catolicismo, etc. A pesar de esto, el pentecostalismo exhibe manifestaciones de estos dos primeros. Sobre el primero han tomado el énfasis en los espíritus o demonios, no el espíritu de los muertos por que niegan la comunicación con el mundo de los espíritus. Estos espíritus o demonios como le llaman solo pueden ser alejados con ayuno y oración. Según esta denominación, existe toda una serie infinita de demonios que puede adueñarse de una persona como demonios de drogadicción, alcoholismo, homosexualismo, holgazanería, etc. Además muchos miembros dicen tener el don de actuar de "medium" entre Dios y los humanos. Estos afirman tener "visión de Dios" y es común escuchar expresiones como esta "Dios me revelo que te anunciara". Además tienen la creencia de poder ser -"transportados por el espíritu"- ser llevados por el Espíritu Santo en presencia de una persona o situación para revelar el poder de Dios a su pueblo (pentecostales).

Escatología pentecostal

Esta denominación enfatiza la escatología o el fin del Mundo por medio de la segunda venida de Cristo y el "Rapto de la Iglesia". Se predica que Dios volverá pronto y será visto por la presente generación. Como resultado, los sufrimientos terrenales cesarán. La señal de los últimos tiempos son la alta incidencia criminal, corrupción política y desintegración familiar en la sociedad puertorriqueña. Solo la venida del Mesías hará cesar el actual estado de cosas para dar paso al milenio (Reino de Dios en la Tierra). Este tipo de grupo se presenta en culturas que han sufrido grandes presiones como guerras, hambrunas y epidemias. En el caso de Puerto Rico fue el rápido cambio socioeconómico de una sociedad agrícola a una de manufactura en la década del cincuenta y el choque cultural por la influencia de los valores y costumbres norteamericanos. De esta forma, el culto de esta denominación se convierte en un rito de cargo (Cargo Cult). Además, esta denominación se puede llamar milenaria, nacionalista o mesiánica debido a su creencia de que el estado actual de cosas cesara y dará paso a una vida mejor por medio de un líder (Cristo o Mesías).

Para mostrar que el final de los tiempos se a cerca,. a veces los lideres de esta denominación muestran al auditorio noticias sensacionalistas de los periódicos locales sobre matanzas y otra clase de crímenes. También por medio de noticias internacionales muestran las guerras, hambrunas, desastres naturales y epidemias que ocurren en el mundo. Además, pueden llegar a usar artículos de periódicos (tabloides) sensacionalistas como The Enquirer en donde aparecen noticias seudo-religiosas como la aparición del rostro de Cristo en las nubes o la fotografía de la Jerusalén Celestial navegando por el espacio. Con esto piensan convencer a su auditorio que estos son las señales de los últimos tiempos como aparece en el Apocalipsis.

Los pentecostales contra Lucifer

Además, enfatizan la función del demonio como el propagador del mal. Este es Lucifer, el líder con sus seguidores que son contados en legiones. Es común que cualquier fracaso, accidente o enfermedad le sea atribuida a este ser. En los cultos pentecostales en Puerto Rico, cuando los asistentes dan testimonio sobre su pasado presentan situaciones en que la persona tuvo alguna experiencia personal con este ser. Hay narraciones en que el testificante dice haber visto a Lucifer en persona y siempre lo describen de la misma forma: piel obscura, velludo, rabo, pies con pezuñas, colmillos y con dos protuberancias en la frente. En esta descripción se refleja la imaginación popular sobre el demonio la cual ha sido aceptada por esta denominación. Se nota que usan la existencia de este ser como una justificación de los eventos negativos que pasan en sus vidas y es usado como un factor de miedo para mantener a los miembros de esta denominación dentro de ella. Según esta denominación, los demonios tienen cada uno una especialización o tarea en especifico la cual se encarga de propagar. Hay demonios de homosexualismo, suicidio, adulterio, alcoholismo, drogadicción, en fin de todas las flaquezas humanas.

¿Manipulan los pastores a la feligresía?

Dios es de naturaleza colérica y usado para manipular a la feligresía.. Se le infunde miedo a esta por medio de visiones o revelaciones que dice haber tenido el Pastor. Estas como regla general anuncian masacres, desastres y la llegada del tiempo de arrepentimiento. El anuncio es hecho de forma dramática y amenazante, llegando a decir que lloverá fuego del cielo si el pueblo de Dios (denominación pentecostal) no se arrepiente. Estos pastores y predicadores plantean que son usados por Dios para llevar estos mensajes.

Los pentecostales puertorriqueños danzan.

Los pentecostales en Puerto Rico creen que el danzar durante el culto es producto del Espíritu Santo el cual esta actuando sobre la persona y tratando de romper las ataduras de la carne. Estos no pueden creer que la persona corra, salte, brinque o se contornee durante el culto por alguna reacción física o psicológica. Muchos participantes durante el culto sienten euforia, estupor y escalofríos lo cual indica la presencia del Espíritu Santo y no una reacción nerviosa. Debido a esto se nota un comportamiento que es acondicionado en la forma de gesticular, movimientos corporales. Estos son uniformes para todo los participantes. Es común observar a una persona pasar de un estado estático a uno de frenesí constante, brincando y moviendo la cabeza constantemente.

El culto pentecostal

El culto dentro de esta secta se puede dividir en tres partes principales: 1) la primera parte es la cual se ora en silencio, se lee la Biblia en voz alta, cantan coros de alabanza a Dios y se testifica sobre el cambio dado por Dios a la vida del creyente. En esta parte se recoge la ofrenda que no debe de confundirse con el diezmo; 2) La segunda parte es la principal por ser en la cual se lleva el mensaje o sermón. Esta comienza con la lectura de un pasaje de la Biblia que expone el mensaje. Dicho mensaje se irá desarrollando a través del culto con la lectura de otros versículos en diferentes libros de la Biblia. El mensaje tiene una enseñanza de índole moral y el predicador ofrecerá ejemplos de su propia vida o de casos que le son familiares. La lucha entre las fuerzas del bien y del mal juegan una función esencial en el mensaje. Se trata de manipular a la audiencia infundiendo miedo por medio de la creencia en Satán o Lucifer y los espíritus del mal. Al terminar el mensaje, se le pide al publico que se levante de las sillas y el predicador dirá unas palabras de reflexión. En este punto empezara la fase tres o la última. Aunque no se le considera la principal, es la de mayor excitación física y psicológica para los asistentes.

Esta comienza cuando el predicador invita a los asistentes a pasar al frente para orar por ellos por medio de la imposición de manos para recibir la bendición del Espíritu Santo. Con esto tratan de repetir el ritual del cristianismo primitivo. Primero se llama aquellos que quieren aceptar a Cristo como su Salvador y luego aquellos que son apartados (fueron pentecostales, pero ahora no son parte de esta denominación). Como mecanismo de presión psicológica para que los asistentes pasen al frente del auditorio, se enfatiza que esta puede ser su ultima oportunidad de salvarse. Este llamado se repite varias veces y se señalan a personas especificas de la audiencia para que pasen al frente. Luego se repite el llamado para el resto de los asistentes que no caen dentro de estas categorías. En este punto, los asistentes gritan, gesticulan, cantan. Bajo estas condiciones, la persona que se le está imponiendo las manos no puede concentrarse con su entorno físico; sufre desvanecimientos, pierde el control y el balance lo cual hace que en la mayoría de los casos se desplome al piso. Este estado no necesariamente causa la perdida del contacto con la realidad, pero si un ligero desvanecimiento lo cual le permite levantarse nuevamente.

Esta parte del ritual se caracteriza por el ruido constante y la exaltación física y psicológica. En muchos casos se observa histeria colectiva y neurosis en los asistentes. La histeria se muestra principalmente en las partes del publico mas cercanas al estrado cuando empiezan a brincar y temblar fuera de control. Muchos caen en trance bajo estas condiciones. Trance se define como un estado parecido al sueño con marcada disminución en las respuestas a los estímulos del medioambiente (Campbell,1989:770). Se observa que la persona en trance sufre disturbios en la conducta motora como automatismo, ecopraxia, estupor y éxtasis. Automatismo son conductas repetitivas, mecánicas que ocurren en estado de furga (histéricos o epilépticos). La conducta exhibida no tiene ningún propósito. Ejemplo: salir corriendo. Ecopraxia es la imitación de los movimientos de otra persona (Colon y Rivera, 1986:99). Estupor es un estado consciente en donde no hay respuesta, inmovilidad y mutismo, a menudo se mantienen los ojos abiertos y estos pueden seguir el movimiento de los objetos exteriores. Éxtasis es un estado de trance en el que la persona entrega todos sus sentidos a la dinámica del ritual (Campbell,1989: 233, 699).

Los participantes pueden experimentar cualquiera de tres tipos de reacciones durante el trance. Todos estos conllevan la frotación continua de la frente mientras el participante mantiene los ojos cerrados. La continua frotación hace que este observe destellos de luz. En el primer tipo, el participante obtiene una leve relajación por la continua frotación de la frente, pero esta se mantiene consciente y no rompe el contacto con la realidad. En el segundo tipo, el participante obtiene una profunda relajación. Simultáneamente, la continua frotación de la frente, alto volumen de la música y la algarabía de los asistentes, bloquean momentáneamente su contacto con la realidad y causan un leve desvanecimiento lo cual hace que se desplome al piso, pero se levanta nuevamente. El tercer tipo es parecido al segundo, pero en este el participante alcanza un estado de trance total y se desconecta completamente de la realidad. Al caer al piso se convulsiona como si sufriera de un ataque epiléptico, gime y articula palabras sin sentido. Bajo estas condiciones, el participante se retuerce y da vueltas en el piso mientras el predicador grita palabras contra el supuesto demonio que tiene dentro. El participante ha roto todo contacto con la realidad, pero sin embargo percibe la gritería que lo circunda. Este estado es el de mayor exaltación a la que puede llegar el participante. Su subconsciente aflora y lo que no recordaba en el estado consciente o no se atrevía a expresar lo dice. Por ejemplo, si es del sexo masculino, pero tiene inclinaciones al homosexualismo y el mismo había elegido un nombre de mujer para ese sexo que quiere ser pero no puede; entonces saldrá a relucir ese nombre y esa personalidad ficticia que ha creado. El predicador en casos como este de trance profundo ha inducido un trance hipnótico de la misma forma que lo hace un ilusionista, mago o presdegitador. Después de este punto, el participante cae en un estado de estupor que le puede durar desde un par de minutos hasta media hora para poder levantarse. Este estado se parece a la Fiebre Ártica o el Windigo.

Durante la ultima parte del culto, dependiendo de la habilidad del predicador y el carisma que tenga, este podrá lograr el tipo tres entre los participantes varias veces. Todas las manifestaciones psicológicas y fisiológicas serán atribuidas a demonios y espíritus malignos. El efecto psicológico de la imposición de manos varia respecto a la persona que lo lleva a cabo. En toda congregación hay ciertos lideres, sean pastores, evangelistas, misioneros que tienen más carisma que otros. Por consiguiente, el participante le es más fácil experimentar un estado de concentración profundo cuando el que le impone las manos goza de gran carisma. Además, a mayor tiempo participando de este ritual, le es más fácil al individuo entrar en trance. Las manifestaciones tanto psicológicas como fisiológicas de brincar, gesticular, entrar en trance, etcétera, parecen ser un mecanismo para eliminar tensiones.

¿Elementos del espiritismo y la santería incorporados al pentecostalismo?

Muchas de las personas que asisten al culto pentecostal en Puerto Rico por primera vez han tenido experiencia previa con el espiritismo o con la santería. Pollak-Eltz (1991:122-123) expone que a diferencia del pentecostalismo en la América del Norte en donde sus adherentes provienen de otras iglesias protestantes, en la América Latina sus miembros tienen un trasfondo católico, pero muchos de sus creyentes a menudo practicaban el espiritismo, brujería, y el curanderismo carismático afro-americano. En la nueva fe, las divinidades africanas se convierten en los demonios que deben ser exorcizados. Para estos nuevos creyentes, exorcismo y trance lingüístico (glosalía) no es nuevo porque son practicados en las religiones afro-americanas. Las mismas experiencias y trasfondo cultural se dan en Puerto Rico, pero no tan marcadas debido a que en Puerto Rico el rápido proceso de transformación social llevado a cabo de una sociedad agraria a una industrial fue un factor de destrucción de las tradiciones populares. No obstante, en Puerto Rico, la santería por medio del culto a los santos ha hecho una gran contribución al pentecostalismo local. En el culto a los santos, los participantes cantan estrepitosamente, se contorsionan y llegan al mismo estado emocional que en el culto pentecostal. Es importante recalcar, que el segmento de la población que profesa la santería y el espiritismo en Puerto Rico son las clases populares de la cual ha salido la mayoría de la feligresía pentecostal puertorriqueña. Por esto al nuevo miembro de esta denominación le es relativamente fácil sufrir las reacciones emocionales como los demás miembros del grupo.

¿Hablan "otras lenguas" los pentecostales?

Bajo los de estado de éxtasis o trance, el participante en el culto empieza a "hablar en lenguas" o glosalía. Los pentecostales creen que a veces el participante habla griego, latín o hasta alguna lengua de origen semítico. También atribuyen lenguas modernas como alemán, francés o ruso. Hay personas dentro de estas iglesias o congregaciones que dicen tener el don del poder de Dios de interpretar estas palabras. Es común observar una persona bajo las manifestaciones de la glosalía y otra interpretando lo que dice. Al escucharse detenidamente a diferentes participantes se nota que lo que pronuncian son monosílabos o palabras incompletas. Si la persona es bilingüe, mezclará una lengua con la otra. Además se notan vocablos que son asociados con lenguas africanas los cuales son usados en los rituales de santería y Palo Mayombe. En un grupo de discusión académica titulado The Linguist List (1995) que trataba sobre el fenómeno de la glosalía, algunos de los mensajes exponían que los sonidos que se repiten son sumamente similares y la lengua vernácula juega un papel importante en los sonidos producidos y en el acento "al hablar en lengua". Por ejemplo, en inglés norteamericano al hablar en lengua lo que ocurre es que se interpone el nombre de "Jesus" entre los sonidos, dando la impresión de hablar una lengua extranjera. Además las palabras pronunciadas dentro de una congregación son similares entre ellas, pero diferentes a las de otras congregaciones (Speaking in Tongues. 1998: 1-2).

El pentecostalismo ¿"opio" del pueblo?

Marx postuló que la religión era el "Opio de los Pueblos", opio porque en su tiempo este era usado como medicina para mitigar el dolor. Según Marx, al igual que el opio mitiga el dolor y sufrimiento, así la religión mitiga el sufrimiento de la vida terrenal (Bottomore,1983: 413-414). Los pentecostales en Puerto Rico son un buen ejemplo de esto. Estos al llegar a la isla empezaron a hacer prosélitos en las áreas socialmente marginadas entre las masas populares. En estas debido a la miseria reinante a principios de siglo (veinte) en Puerto Rico, no se opusieron ideológicamente y contestaron el llamado pentecostal. Dentro de este contexto, el pentecostalismo se convirtió en la ideología dominante de un por ciento de la clase pobre, proletaria y analfabeta puertorriqueña.

Profesionales y pudientes abrazan al pentecostalismo: "Culto a la prosperidad"

El pentecostalismo en Puerto Rico tuvo sus raíces entre las clases populares de la isla, las cuales eran casi completamente analfabetas. Estas estaban casi mayormente compuestas del proletario urbano y del campesinado en donde los niveles educativos eran muy bajos. Después de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea, se dio en Puerto Rico un acelerado cambio social, aumento del consumismo desmedido, migración masiva hacia los Estados Unidos, reducción del analfabetismo y aumento en los niveles educativos. Como resultado entre las décadas del 80 y 90 se observó el fenómeno de un segmento de la población de mayores niveles educativos como médicos, abogados y otros profesionales asistiendo a las iglesias pentecostales. En estas últimas también se practica el "culto a la prosperidad'', parecido a lo expuesto por From (1971:121-123). Esta creencia se basa en que si el individuo sigue las enseñanzas de Dios será recompensado primero en la tierra y luego en la vida eterna. El pentecostalismo en Puerto Rico tiene la función entre las clases menos educadas de proveer un racional y marco de referencia para su situación económica, social y para las más educadas un racional para su prosperidad.

En general, el surgimiento y desarrollo del pentecostalismo en Puerto Rico es un fenómeno producto del choque cultural, pérdida de identidad nacional, rápido desarrollo económico y migración masiva hacia Estados Unidos. Bajo estas condiciones, los individuos carecen de un marco claro de referencia social y cultural que los guíe y puedan identificarse. Como resultado, surgen estos movimientos que tratan de llenar el vacío el cual no puede llenar la sociedad."

Ángel Rodríguez Álvarez, Guaynabo, Puerto Rico
 

Para una evaluación breve de esta conclusión que formula el Sr. Ángel Rodríguez Álvarez, leer "El fenómeno del pentecostalismo puertorriqueño: ¿solo se trata de llenar vacíos sociales, culturales y económicas?"

Bibliografia

Bottomore. Tom.(Ed). (1983). A Dictionary of Marxist Thought. Cambridge,
Massachuttes:
Harvard University Press.

Bourgoignon, Erika. (1974). Cross Cultural Perspectives on the Religious Uses of Altered
States of Counciousness. In. Leone, M.P y Zaretsky I..,eds. Religious Movement in
Contemporary America. Princeton, New Jersey: Princeton University Press.

Campbell, Robert, Jean. (1989). Psychiatric Dictionary. New York, Oxford: Oxford
University Press.

Charismatic Leadership. (1998). Charismatic Leaders. [En Linea] Accesible: http:
//www.cba.uga.edu/~ledvinka/old/595/class_notes/nov4a.html

Definitions of Terms. (1998). Meaning of the Word Denomination.[En Linea]. Accesible:
http// WW W.religioustolerance.org/cults.htm

Elliot, Mabel. A., Francis. B. Merril. (1961). Social Disorganization. New York, London:
Harper and Row, Publishers.

Eltz-Pollak, Angelina.. El Pentecostalismo en Venenzuela. Revista de Teologia
1991(2):116-136.

From, Erich. (1971). El Miedo a la Libertad. Buenos Aires, Argentina: Editorial Paidos.

Harrison, F, Everet. (1993). Diccionario de Teologia. Grand Rapids, Michigan: Baker
Book House.

Hayford, Jack, W. (1994). Biblia Plenitud. Miami, Florida: Editorial Caribe.

Hitchcock, Graham., David, Hughes. (1992). Research and the Teacher. Londres y New
York: Routledge Publishers.

Leach, Edmund. (1965). The Myth of the Book of Genesis. In Lessa W. y Vogt E..,
eds.,Readers in Comparative Religion. New York: Harper and Row Publishers.

Leighton, Alexander, H. (1955). Psychiatric Disorder and Social Enviroment. Psychiatric
(18):367- 383.

Lewis, Oscar. (1969). La Vida. Mexico: Editorial Joaquin Mortiz, S.A.

Rodriguez, Burn, F. (1998). Lio de los Pastores Por un Temblor. San Juan, Puerto Rico:
Primera Hora (25 de noviembre): 4A.

Speaking in Tongues. (1998). Linguist List (1995).[En Linea]. Accesible:
http:/religioustolerance.org /chr_pent.htm

Williams, Peter, W. (1980). Popular Religion in America. Englewoods Cliffs, New Jersey: Prentice-Hall Inc.

"El fenómeno del pentecostalismo puertorriqueño: ¿Solo se trata de llenar vacíos sociales, culturales o económicas?"

En Sr. Ángel Rodríguez Álvarez concluye su artículo con las siguientes observaciones: " En general, el surgimiento y desarrollo del pentecostalismo en Puerto Rico es un fenómeno producto del choque cultural, pérdida de identidad nacional, rápido desarrollo económico y migración masiva hacia Estados Unidos. Bajo estas condiciones, los individuos carecen de un marco claro de referencia social y cultural que los guíe y puedan identificarse. Como resultado, surgen estos movimientos que tratan de llenar el vacío el cual no puede llenar la sociedad."

Pregunto: ¿No faltaría un parámetro de vital importancia, a saber, el "vacío espiritual" del pueblo puertorriqueño bajo el dominio no solo de la santería y el espiritismo sino también del catolicismo romano? ¿Cuánta Biblia sabía el puertorriqueño medio cuando fue introducido el pentecostalismo al país en el 1916? ¿Cuántos leían la Biblia? ¿Cuántos sabían siquiera de letra? Bien observa el Sr. Rodríguez Álvarez que la mayoría era analfabeta. Pero, lastimosamente, su "analfabetismo" se extendía también a lo espiritual, y ¿quién tenía la culpa si no los líderes religiosos del país?  No sabían la "sana doctrina" de  Cristo y los apóstoles tal como enseñada en el Nuevo Testamento. Por consiguiente, cuando arribaron a la isla los misioneros pentecostales con su "evangelio avivado"  el puertorriqueñó medio simplemente no estaba equipado para evaluar bíblicamente el "mensaje pentecostal". Pronto miles y decenas de miles fueron apresados por el "Gigante Pentecostal", siguiéndolo gozoso y aun eufóricamente, llenando su "vacío espiritual" con el "sabroso avivamiento". Para un análisis mucho más profundo de esta situación, no solo en Puerto Rico sino también en los demás países latino americanos, quisiéramos recomendar la lectura de Católicos, protestantes y mundanos indefensos ante el Gigante Pentecostalismo

Homero Shappley de Álamo

La religión en Puerto Rico

El Gigante Pentecostal. Católicos, protestantes y mundanos indefensos ante el Gigante Pentecostal.

Falso profetas. Falsas enseñanzas. Estudio excelente, en cuatro partes, por Wuiston Medina.

El diezmo: una verdad irrefutable. Análisis sobresaliente por Daniel Neveu, una vez defensor de diezmar.

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.