Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

Matrimonio y hogar. Muchos estudios, conferencias, sermons y material en PowerPoint en esta Web.

Conducta moral. Numerosos estudios, artículos e intercambios en esta Web.

ENGLISH VERSION of Disforia de género en niños: Gender Dysphoria in Children.

VERSIÓN en INGLÉS de este tema Disforia de género en niños: Gender Dysphoria in Chrildren.

DOCUMENTO COMPLETO de: Disforia de género en niños.

 

 

Colegio Americano de Pediatras

American College of Pediatricians logo.

 

Disforia de género en niños

Resumen de puntos principales

Ejemplo: el punto 3. "Al ocurrir la Disforia de género en niños antes de llegar ellos a la pubertad, en el 80% al 95% de los pacientes la condición se resuelve ya para tardía en la adolescencia, después de pasar ellos normalmente por la pubertad."

 

los dos símbolos para varón y hembra son tirados en direcciones contrarios por dos figuras que representan a los dos sexos.

 

Autora primaria: Michelle Cretella, MD
Agosto 2016
Última edición: Junio 2017

El Colegio Americano de Pediatras urge a profesionales de la salud, educadores y legisladores a rechazar posturas que condicionen a niños a aceptar como normal y saludable una vida que imite, mediante químicas y cirugías, la del sexo opuesto. Hechos determinan realidades, y no alguna ideología.

1. La disforia de género (DG) de niños describe una condición psicológica en la que algunos niños experimentan una incongruencia marcada entre el género que sienten tener y el género real de su sexo biológico. Dicen, a menudo, que son del sexo opuesto. Se calculan en menos del 1% los niños que caen en esta categoría.

2. Es falso que las diferencias observadas en algunos estudios de los cerebros de adultos transgéneros y adultos no transgéneros prueben que la DG sea innata. Suponiendo que existan diferencias en las estructuras cerebrales de adultos transgéneros, más probable sería que tales diferencias fueran el resultado de identificación y comportamiento transgéneros, y no la causa de identificación y comportamiento transgéneros. Esto se debe a que se sabe que pensar y comportarse moldean la microestructura del cerebro mediante un proceso llamado neuro-plasticidad.

3. Al ocurrir la DG en niños antes de llegar ellos a la pubertad, en el 80% al 95% de los pacientes la condición se resuelve ya para tardía en la adolescencia, después de pasar ellos normalmente por la pubertad. Esto concuerda con estudios sobre gemelos idénticos, probando estos estudios que ningún ser humano está ya programado para desarrollar DG.

4. Todos los comportamientos complejos se deben a una combinación de la naturaleza (biología), crianza (elementos de entorno) y opciones de libre albedrío. Los estudios hechos sobre gemelos idénticos prueban que la DG es influenciada predominantemente por eventos posnatales no compartidos. El estudio más extenso sobre gemelos adultos transexuales arrojó que solo el 20% de gemelos idénticos se identificaron ambos como transexuales. Dado que gemelos idénticos tienen desde la concepción el 100% del mismo DNA y se desarrollan en exactamente el mismo entorno prenatal, si los genes y/o las hormonas prenatales contribuyeran significantemente a la transexualidad, la tasa de concordancia sería cerca del 100%. Pero, el 80% de los pares de gemelos idénticos no son transexuales. Esto significa que el 80% de lo que contribuye a la transexualidad de uno de los adultos de cada par de gemelos se compone de una experiencia, o más de una, no compartidas desde el momento de nacer.

5. No se ha encontrada ninguna dinámica, en particular, de familia, situación social, evento adverso, o combinación de estos, que destinara a niño alguno a desarrollar DG. Este hecho, unido a los estudios sobre gemelos, indica que muchos derroteros puedan conducir a la DG en ciertos niños vulnerables. Ciertos estudios de casos clínicos indican que el refuerzo social, psicopatología familiar, dinámicas familiares, y el contagio social facilitado por los medios principales de comunicación, como también por los medios sociales, contribuyen todos al desarrollo y/o la persistencia de DG en algunos niños vulnerables. Puede que haya, además, todavía otros factores aún no recoocidos.

6. Hay un debate callado entre médicos, terapistas y académicos en lo concerniente a la tendencia reciente de afirmar prontamente que los jóvenes afectados de disforia de género sean transgéneros. Muchos profesionales de salud se hallan profundamente preocupados porque identificar a jóvenes como transgéneros los encamina por el camino de transición médica (cambio de sexo), la cual requiere el uso de hormonas tóxicas y cirugías. Están siendo silenciados profesionales de salud que, apoyándose en el principio médico ético de “Antes que nada, no haga ningún daño”, se oponen a la identificación [de la condición] de un niño como disforia de género. Esto es así tanto entre jóvenes de tendencias hacia la izquierda y profesionales transexuales críticos como entre personas tradicionalmente más conservadoras.

7. La sexualidad humana es un rasgo objetivo biológicamente binario: “XY” y “XX” son marcadores del sexo, varón y hembra respectivamente, y no marcadores genéticos de un desorden. En cuanto al diseño humano, lo normal es ser concebido o varón o hembra. La sexualidad humana es binaria por designio, siendo el propósito obvio la reproducción y crecimiento de nuestra especie. Este principio es patente. Los desórdenes rarísimos de desarrollo sexual (DDS), incluso, pero no limitado a, el síndrome de insensibilidad a los andrógenos y la hiperplasia adrenal congénita, son todos desviaciones, médicamente identificables, de la norma sexual binaria, y se reconocen, correctamente, como desórdenes de diseño humano. Los individuos con DDS no constituyen un tercer sexo.

8. Los seres humanos nacen con un sexo biológico particular. El género (el sentido o conciencia de ser uno mismo o varón o hembra) es un concepto psicológico; no es una entidad biológica objetiva.  Ninguno nace con la conciencia de sí mismo de ser varón o hembra; esta conciencia se desarrolla a través del tiempo y, tal cual otros aspectos de la autoconciencia, puede ser descarrilada por las percepciones subjetivas del niño, sus relaciones para con otros o sus experiencias contraproducentes desde la infancia en adelante. No componen un tercer sexo las personas que se identifican como “sintiéndose del sexo opuesto” o “en algún punto intermediario”. Siguen siendo, biológicamente, varones o hembras.

9. Creer uno ser algo que no es constituye, según la evaluación más positiva, una señal del pensar confuso; en la más negativa, se trata de un autoengaño.

10. Las hormonas transexuales (estrógeno para los niños y testosterona para las niñas) están vinculadas con riesgos peligrosos de salud. Administrar por vía oral estrógeno a los muchachos puede exponerlos al riesgo de experimentar: trombosis o tromboembolismo, enfermedad cardiovascular, aumento de peso, aumento de los lípidos, aumento de la presión arterial, diabetes, enfermedad de la vesícula biliar, tumor en la glándula pituitaria y cáncer de mama. Similarmente, las niñas que reciben testosterona pueda que experimenten el riesgo elevado de sufrir: disminución del lípido de alta densidad (el colesterol protector) y aumento de los triglicéridos (que implica riesgo cardiovascular), aumento de los niveles de aminoácidos, toxicidad del hígado, exceso de células rojas, aumento de la apnea del sueño, resistencia a la insulina y efectos desconocidos en los tejidos mamarios, ováricos o uterinos.

11. La pubertad no es un desorden y, consiguientemente, no debería ser clasificada como si fuera una enfermedad. Las hormonas que bloquean la pubertad inducen sí una condición de enfermedad, a saber, la ausencia de la pubertad. Las hormonas para bloquear la pubertad (las agonistas GnRH) detienen el crecimiento de los huesos, disminuyen la densidad ósea, obstruyen la organización y maturación del cerebro adolescente (procesos que dependen de esteroides sexuales), e inhiben la fertilidad mediante impedir el desarrollo de tejidos gonadales y gametos maduros durante todo el tiempo que dure el tratamiento.

12. Los niños y las niñas pre púberos que reciben hormonas (agonistas GnRH) para bloquear la pubertad, seguidas por hormonas transexuales, quedan esterilizados permanentemente. Los niños y las niñas pre púberos cuya pubertad no es suprimida pero que reciben directamente hormonas transexuales también quedan esterilizados permamentemente

13. A lo menos un estudio prospectivo demuestra que todos los niños pre púberos que reciben drogas que bloquean la pubertad eligen, eventualmente, iniciar la reasignación de sexo mediante el uso de hormonas transexuales. Esto indica que la imitación del sexo opuesto y la supresión púbera, lejos de ser completamente reversibles y sin peligro como reclaman sus proponentes, conducen a un desenlace singular inevitable, a saber, identificarse como transgénero, transgénera, decisión que requiere el uso de por vida de hormonas tóxicas transexuales, resultando las mismas en infertilidad y otros riesgos graves de salud.

14. Las niñas adolescentes con DG que han tomado testosterona diariamente durante un año cualifican, tan temprano como a los dieciséis años de edad, para una mastectomía doble. Este procedimiento es irreversible.

15. En Suecia, uno de los países que más respaldan los LGBTQ, un estudio realizado a través de treinta años arrojó que la tasa de suicidio entre adultos que se someten a la reasignación de sexo es veinte veces más alta [que la de personas no intervenidas de tal manera]. Esto demuestra que la reasignación sexual, bien que reduzca, aunque sea en parte, la disforia sexual durante la adultez, no resulta en niveles de salud a la par con los de la población en general. También indica que las disparidades en términos de la salud mental no se deben principalmente al prejuicio social sino a cualquier patología que precipitara, en primer lugar, sentimientos transexuales y/o el propio estilo de vida transexual.

16. Ha de calificarse como “abuso de menores” lo de condicionar a niños para que crean la ridiculez según la que cualquier ser humano pudiera “nacer en un cuerpo equivocado”, y que sea normal y saludable toda una vida de imitación química y quirúrgica del sexo opuesto. Afirmar la disforia de género por vía de la educación pública y declaraciones legales confundirá tanto a niños como a padres, influenciando a más niños a acudir a “clínicos de género” donde les den drogas que bloqueen la pubertad. Esto, a su vez, asegura, virtualmente, que “escogerán” una vida de esterilidad, hormonas tóxicas transexuales, y además, que consideren, durante la etapa de adulto joven, la mutilación de miembros saludables de su cuerpo.

17. Surge un problema serio de ética al permitirse que procedimientos irreversibles que alteren lo que quede de la vida sean practicados en menores de edad demasiado inmaduros para dar ellos mismos consentimiento válido. Ni niños ni adolescentes poseen la madurez cognitiva o la capacidad que proporciona la experiencia para comprender la magnitud de tales decisiones. La ética por sí sola demanda que se ponga fin al uso de la supresión púbera, hormonas transexuales y cirugías para la reasignación de sexo en niños y adolescentes.

Traducción del inglés por Homero Shappley de Álamo

 

Todas las referencias que apoyan estos puntos se hallan en la Declaración completa sobre este tema.  

 


 

DOCUMENTO COMPLETO de: Disforia de género en niños.

ENGLISH VERSION of Disforia de género en niños: Gender Dysphoria in Children.

VERSIÓN en INGLÉS de este tema Disforia de género en niños: Gender Dysphoria in Chrildren.

Matrimonio y hogar. Muchos estudios, conferencias, sermons y material en PowerPoint en esta Web.

Conducta moral. Numerosos estudios, artículos e intercambios en esta Web.

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.