Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

De ganga callejera a cristiano

Jovan Payes

Publicado en “Kaio”, revista en inglés para la juventud.
Tomo 2, Edición 4. Julio/Agosto, 2009
Editor: Joe Wells
Focus Press, Inc.
Páginas 16 – 17

Entrevista

Pregunta: ¿Cómo llegaste a pertenecer a una ganga?

“Realmente, todo comenzó con una muchacha. Ella tenía a un grupo de amigos con quienes se las pasaba, y yo quería pasárselas con ella y sus amigos. Pero, el grupo fue una claque de escolares –simplemente algunas cabezas huecas de la escuela. Y luego, me daban palizas durante un período de tiempo, al final del que me consideraban miembro.”

Pregunta: ¿Qué experimentaste mediante aquel estilo de vida?

“Mayormente, me trajo mucha infelicidad. Con todo, cuando pertenecía a la ganga, me sentía orgulloso de ello y de mis amigos, pero reflexionando sobre el pasado, o estaba ciego tocante al daño que infligía a mi mismo o no me importaba. Experimentando con drogas de toda categoría, tratando el sexo como si fuera un juego, tragando cuarenta onzas de alcohol como mi ‘café’ de desayuno, fumando constantemente, viviendo con una paranoia incesante por los ‘cops’ (policía) y huyendo de ellos, mintiendo sin parar a mi familia, poniéndome violento para salir con lo mío, robando a la gente, dando palizas a personas –así fue mi vida.”

Pregunta: ¿Por qué lo hiciste?

“Jamás tuve la intención de pertenecer a una ganga, pero pienso que unos pocos factores me llevaran a tomar el paso. Lo hice para sobrevivir, pues mis amigos y yo habíamos generado demasiados enemigos. Lo hice para sentirme respetado. Lo hice para sentir que perteneciera a un sitio definido, y se me llenó la cabeza con la idea lista de que esto diera por resultado la solución de todos mis problemas. Como dijera anteriormente, estaba en la ganga de una escuela pequeña, pero eventualmente fuimos integrados a una ganga más grande y notoria.”

Pregunta: ¿Cómo fuiste convertido?

“Ello transcurrió durante el lapso de unos seis meses. Básicamente, un día me volví en sí, pensando: ‘Simplemente, quiero ir al cielo’. Confrontaba la muerte potencial dondequiera que fuera yo. Poco a poco, entonces, comencé a retirarme de la calle y empecé a limpiar mi sistema de muchas drogas. Aun comencé a leer mi Biblia. Y, sin que lo supiera, un primo mayor de edad que yo, fue convertido por un oficial superior del Ejército. En noviembre de 1996, mi primo y yo comenzamos a hablar acerca de la iglesia en la Biblia, y poco después de Navidad (1996), fui bautizado para el perdón de mis pecados.”

Pregunta: ¿Qué tal tu vida después de hacerte cristiano?

“Se me hace difícil explicarlo plenamente, pero la parte más importante de mi respuesta es que mi confianza en la gracia renovadora de Dios es tan vital, haciendo que me ponga de rodillas en muchas ocasiones. Me ha traído tanto confort, tanta fortaleza, tanta vitalidad, tanta capacidad de recuperación. Habiendo sido cristiano durante doce años, comprendo el poder asombroso del Evangelio y del Dios que salvó mi alma, transformándome, pese a mis deslices, y haciéndome una persona mejor –un hijo de Dios. En una palabra, bendito.”

Pregunta: ¿Tienes algún consejo para quienes se encuentren en un ámbito peligroso?

“Después de mi conversión, se me han presentado oportunidades para hablar con muchachos miembros de gangas. No hay dos muchachos iguales; no hay dos muchachos que lo hagan por las mismas razones. Pero, tal vez alguien se beneficie de lo siguiente:

1)  Tú no fuiste traído a esta tierra para destruirte a ti mismo; fuiste traído aquí para desarrollarte espiritual, emocional y materialmente.

2)  Un color, un rótulo de calle o un ‘hood’ no son razones para echar a perder tu futuro, pues, verdaderamente, la vida es mucho más que ‘bebamos y regocijémonos, porque mañana morimos’.

3)  La ‘vida mafiosa’ de drogas, sexo y cerveza no es nada comparada con la vida cristiana, en la que experimentamos la paz que sobrepasa todo entendimiento.

4)  Deslígate de una vida de traición y entrégate a Dios, quien nunca te abandonará.

5)  Tu ‘yo’ existía antes de que emergiera tu ‘gangsta yo’: Dios te puede ayudar a despojarte de todas aquellas cosas que enmascaran tu verdadero ‘yo’.”

 

Traducción del inglés por Homero Shappley de Álamo

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.