Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

Lista de ceremonias de boda en esta Web. Temas especiales. Bodas de oro.

Matrimonio, hogar, crianza de hijos. Muchos recursos en esta Web.

 

Ceremonia nupcial

Tema

Profesiones complementarias

Permiso concedido para usar esta ceremonia para una boda, adaptarla o impartir sus puntos principales en clases para novios, matrimonios, etcétera.

Esta fotografía de una Biblia con flores ilustra la ceremonia de boda intitulada Profesiones complementarias, en www.editoriallapaz.org.

 

Queridos hermanos y hermanas, damas y caballeros, nos hemos dado cita en este día, ______________, y en este local de________________________________, con el sublime propósito de unir en santo matrimonio a ____________________________y al Sr. ___________________________________________.

¿Quién entrega la novia?

______________y________________, ¡qué hermosa pareja hacen en sus bellos atuendos matrimoniales! Radiantes sus rostros por el gran amor mutuo que los trae a este momento mágico en las trayectorias de sus vidas. Trayectorias que se funden, desde hoy, en una sola compartida plenamente al unirse los dos como esposo y esposa. ¿Así lo entienden y aceptan? Qué el hermoso encanto multiforme que los envuelve y transporta en esta hora lo disfruten y preserven durante largos años de felicidad conyugal es el ferviente deseo de todos nosotros sus familiares, amigos y hermanos en la fe que tenemos la dicha de estar presentes en esta ocasión de su boda.

Estimada Srta._____________, siendo usted y ________________novios, este varón alto y esbelto se fue, primero a ________________________a estudiar mecánica de aviación, y luego, al graduarse, se fue mucho más lejos, a_______________________________, iniciándose su carrera allá en aquel estado de vaqueros y pozos petroleros. Pero, las circunstancias indican que el tiempo y la distancia solo hacen crecer su amor por usted, pues ha persistido tenazmente en su empeño de contraer nupcias con usted. Y helo aquí hoy, llegado de nuevo de__________________, ¡todavía resuelto! Sinceramente, estoy impresionado. Igualmente con usted, ya que, persiguiendo sus estudios y su vida en______________________, ha sido no menos fiel al compromiso entre los dos. Todo lo cual augura un buen porvenir para su matrimonio, y les felicitamos.

Amada_________________, con su permiso quisiera dirigirme a mi muy querido________________________. Así que, ¿usted se hizo mecánico de aviación? Mi esposa sabe que este servidor siempre ha sentido una fascinación por aviones, aun ilusionado, cuando joven, con ser piloto. Por cierto, admiro a pilotos y copilotos. Pero, últimamente, estoy apreciando hasta más a los mecánicos de aviación, ¡consciente de que ellos son realmente quienes hacen posible que vuelen esos lustrosos aparatos alados tan grandes y complicados! Le felicito de todo corazón sus años de estudio y práctica, los que le acreditan para la realización de una profesión exigente de muchísima responsabilidad.

-¿Sabe? Reflexionando sobre su carrera, se me ocurrió que el matrimonio es, en algunos aspectos, como un avión valiosísimo de aquellos que vuelan en los altos cielos. Pues, para que vuele día tras día por muchos años, ¡es necesario cuidarlo con gran esmero! ¿Tengo razón? Darle mantenimiento casi constantemente, con diligencia, paciencia, atención a todos los detalles, sintiendo aun mucho amor por el trabajo, orgullo de poder desempeñarlo eficiente y profesionalmente. ¿Cierto? De ahí, que le pregunto respetuosamente:_____________, ¿está usted dispuesto a proceder así, con la misma entrega, en lo concerniente a su matrimonio con___________________?

-Cuando nosotros los humildes pasajeros –al menos, deberíamos ser humildes- abordamos un avión, lo hacemos confiados en los pilotos, igual que en los mecánicos de aviación. Y sobre todo, en Dios, en el caso de los que nos gusta volar con él. En cuanto a su matrimonio, ojala hayan determinado los dos, aun antes de este precioso momento, permitir que Dios, el que ideó el matrimonio para nuestra felicidad y la procreación de la raza humana, sea su Piloto, que Jesucristo se desempeñe como Copiloto, y que el Espíritu Santo ejercite la función de Navegador. Siendo así, su seguridad estará garantizada, aun al pasar por turbulencias ya leves, moderadas o severas.

-_______________, le tengo una petición personal muy especial. Cuando estén establecidos los dos juntos en su nuevo hogar, le ruego enviar a ___________________al trabajo que le toca todos los días con muchos besos y abrazos, no afligiéndole ninguna preocupación de índole matrimonial, a fin de que se concentre felizmente en sus tareas, no descuidando ningún detalle ni cometiendo error alguno, ¡pues quiero que ese avión en que viaje este servidor, o cualquier otro pasajero, esté en perfectas condiciones! ¿Le parece bien?

-Un nuevo avión de pasajeros está volando por los cielos. Lo llaman Dreamliner –el Avión de Ensueños. ¡Tan elegante en su diseño, cómodo, y con sofisticados mecanismos de manejo! ___________y__________________, quiera el Señor que su matrimonio sea todo un ensueño hecho realidad. Qué los lleve con deleite, comodidad y bienestar a través de las distintas etapas de su viaje terrenal-moral-espiritual hasta un aterrizaje feliz al finalizarse su jornada como esposo y esposa.

Pues bien, amado_____________, con su permiso quisiera dirigirme un momentito a su linda novia._______________, usted está cursando estudios universitarios con el fin de ser psicóloga clínica. ¿Así es? Psicóloga, o sea, una persona muy diestra en el entendimiento y análisis del psiquis del ser humano, de sus pensamientos, percepciones, motivaciones, razonamientos, posibles trastornos mentales o emocionales, etcétera. ¿Acierto más o menos? Francamente, encuentro muy digno de elogio el deseo de dominar una ciencia tan compleja, con el noble propósito de brindar orientación y sanidad a humanos afligidos, y le deseamos éxito completo en su preparación académica, como también en su carrera, una vez graduada.

-Ahora bien, cuando un hombre y una mujer se unen en matrimonio, su mutua compenetración psíquica-emotiva-espiritual, tan íntima, personal y estrecha, tiende a resultar, mucho más frecuencia que su relación íntima física, en desórdenes de índole mental-emocional. Esto lo digo no como psicólogo, pues no lo soy, sino porque es del común saber, siendo más o menos observable a simple vista. Entonces pienso –perdone que me atreva a opinar- que usted, entendida, más que la persona media, en estos asuntos, para no decir misterios, de nuestro psiquis esté capacitada para aportar a su matrimonio una medida extraordinaria de comprensión, consideración, compasión, simpatía y verdadero amor, contribuyendo grandemente a que sea saludable, balanceado, estable y fortalecido en grado sumo, aportación que sería realmente de inmenso valor y muy loable de verdad.

-Una pequeña preocupación se asoma a mi mente, pero seguramente usted la habrá anticipada ya. Quizás la tentación en alguna situación de tratar a _____________como “paciente” más que como a esposo muy amado.

Bueno, a mi humilde entender, donde abunda verdadero amor conyugal, sobreponiéndose, triunfando, suavizando, llenando, completando, satisfaciendo, resultando en verdadera unión, brindando paz y confianza mutua, no habría razón para estar siempre psicoanalizándose los esposos el uno al otro. ¿Estarían ustedes de acuerdo?

Los votos matrimoniales

            El Espíritu Santo instruye: “Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la  mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo” (Efesios 5:22-24). Estimada Srta._________________________, ¿acepta usted esta enseñanza divina, estando dispuesta a ponerla por obra en su matrimonio? ______

            El apóstol Pablo añade: “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por Ella” (Efesios 5:25). Y dice en Colosenses 3:19: “Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas”. Sr._________________________, ¿acepta usted estas directrices asentadas por Dios, estando dispuesto a seguirlas en su matrimonio? _______

            Estimada Srta. ________________________y Sr._______________________________, favor de tomarse de ambas manos y de mirarse a los ojos, concentrando los poderes de su mente y espíritu en las expresiones de sus promesas personales que han elegida componer.

[…los términos de gran peso y compromiso expresados en la siguiente promesa que se harán mutuamente:

            ¿Tienen los dos el firme propósito de vivir maritalmente conforme al mandamiento de Dios, y solemnemente prometen amarse el uno al otro y apoyarse mutuamente, tanto en lo moral como en lo material, cuando estén enfermos o con salud, ya sea que estén pobres o ricos por los bienes materiales, y prometen dedicar sus afectos conyugales el uno al otro, exclusivamente, todo el tiempo que Dios les conceda la vida para vivir como esposo y esposa respectivamente? [dama] ____________, ¿así se lo promete a___________________?  [novio] ____________, ¿hace usted esta misma promesa a [novia] _______________?]

Intercambio de anillos

     Con los anillos, se sellan las promesas y el pacto del matrimonio. El oro es bello, duradero y de mucho valor. El amor matrimonial puro es mucho más bello que el oro, también es perdurable, siendo, además, de muchísimo más valor. El círculo del anillo no tiene fin. Tampoco el verdadero amor entre esposo y esposa.

     Sr._________________________, favor de entregar a __________________________el anillo matrimonial que ha seleccionado usted para ella, mirándole y repitiendo:

“Querida _____________, al entregarte este anillo, yo te doy testimonio de mi amor sincero, y contraigo matrimonio contigo. Te hago partícipe de todos mis bienes materiales y me comprometo a serte leal y fiel, y a amarte hasta la muerte.”

    Estimada Srta.___________________________, favor de entregar al Sr. _________________________________el anillo matrimonial que tiene usted para él, mirándole y repitiendo:

“Amado _________________al entregarte este anillo, yo te doy testimonio de mi amor sincero, y contraigo matrimonio contigo. Te hago partícipe de todos mis bienes materiales y me comprometo a serte leal y fiel, y a amarte hasta la muerte.”

     Sr. _______________________y  Srta.__________________________, al haber los dos declarado que se aman con gran amor y que tienen fe el uno en el otro, habiendo hecho mutuas promesas de ser esposo y esposa respectivamente, en mi capacidad de ministro del evangelio del Señor, los declaro esposo y esposa en la presencia de Dios y de las personas presentes, quienes son representantes de la sociedad en que vivimos y testigos de este solemne y trascendental acto, y cordialmente anhelo que Dios los haga felices.

            “A los que Dios ha unido, ningún hombre los separe.”

 

Lista de ceremonias de boda en esta Web. Temas especiales. Bodas de oro.

Matrimonio, hogar, crianza de hijos. Muchos recursos en esta Web.

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.