Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Lista de escritos en esta Web sobre el Milenio

Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones. Comentario ilustrado equivalente a 1,100 páginas tamaño carta..

¿Reino milenario en la tierra física después de la Segunda Venida de Cristo?
Desmenuzamos 2 Pedro 3:11-14.

Estudios e intercambios sobre la Segunda Venida de Jesucristo

 

¿Vivirá usted en la tierra DESPUÉS de la Segunda Venida de Cristo?

Esta gráfica del planeta Tierra contra varios colores en el espacio, enfocándose el hemisferio occidental, ilustra el tema ¿Estará usted vivo en la tierra al regresar Jesucristo la segunda vez?, en editoriallapaz.

¿Qué les pasará a los amadores de placeres carnales y a los religiosos errados que estén vivos en el día de la Segunda Venida del Señor?

El planeta Tierra, habitado, abusado y profanado por la raza humana, está destinado a la destrucción total. Su desaparición está vinculada directamente con el regreso de Cristo. “El día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas” (2 Pedro 3:10). ¿Cuándo será deshecha la tierra? En “el día del Señor”. ¿Cuál día es ese? El día que “vendrá como ladrón en la noche”, o sea, el de la Segunda Venida de Cristo. Ya que la tierra será deshecha en el día cuando regresa el Señor, ¡es del todo imposible que pecadores o justos la habiten después de aquel día, pues la tierra habrá dejado de existir! 

¿Qué significa “como ladrón en la noche”? Que tanto para los que se deleitan en lo sensual como para los religiosos mal instruidos, el día del retorno del Señor llegará de sorpresa, sin aviso, inesperadamente. La persona mundana no sabe discernir “los tiempos y… las ocasiones”. En cambio, la persona espiritual anda en luz y no está “en tinieblas, para que aquel día” le “sorprenda como ladrón”. Por ejemplo, sabe que cuando se acerque el fin, las naciones, lejos de estar en guerra, estarán diciendo “paz y seguridad” (1 Tesalonicenses 5:1-8). 

“Como ladrón en la noche” no significa que Cristo vuelva silenciosamente, sin que se den cuenta los impíos, para “raptar” a su pueblo. Sorprende “como ladrón” solamente el tiempo de su venida. “El día” sorprende. Sorprende a los no convertidos a Cristo y a los falsos profetas que fijan fechas. Llegado el día, Cristo desciende del cielo en medio de manifestaciones estruendosas y visibles, “con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios” (1 Tesalonicenses 4:16), acompañándolo “los ejércitos celestiales” (Apocalipsis 19:11-14 ), viéndolo “todo ojo” (Apocalipsis 1:7). En aquel día, “los muertos en Cristo” resucitan “primero”. Luego, los cristianos salvos, que estén vivos en la tierra serán transformados (1 Corintios 15:51-52). Entonces, serán “arrebatados juntamente con ellos [os resucitados] en las nubes para recibir al Señor en el aire” (1 Tesalonicenses 4:16-17). ¡“Arrebatados”   y no “raptados”! El pueblo de Cristo, redimido a precio de sangre, pertenece al Señor por ley: ¡Él no tiene por qué “raptarlo”!  

¿Qué suerte correrán las personas desobedientes que estén vivas en la tierra en el día de la segunda aparición del Señor?

 Aterrorizados, los “enemigos” de Dios observan con sus propios ojos el súbito arrebatamiento de los justos vivos en la tierra al venir Cristo. "Los vieron” subir “al cielo en una nube” (Apocalipsis 11:11-13). El arrebatamiento no es efectuado clandestinamente. Los pecadores vivos en la ocasión, llenos de pavor, lo presencian. Algunos empiezan a dar gloria a Dios, pero en vano lo harán ya que el tiempo para humillarse y arrepentirse se habrá acabado al iniciarse la serie de eventos que comienza con la resurrección de los “muertos en Cristo”. Estos pecadores, estos “enemigos… pequeños y grandes” de Dios, vivos en la tierra, en el momento de regresar el Señor, son “muertos con la espada que sale de la boca” del jinete (Cristo) del caballo blanco (Apocalipsis 19:11-21). Muertos físicamente, para luego ser resucitados y condenados eternamente (Juan 5:29). No sobreviven “Armagedón”, o sea, la última gran batalla espiritual entre el Bien y el Mal. ¡Mueren! No permanecen vivos en la tierra. Dios no les concede más años en la tierra. La tierra misma no permanece. Cristo dijo: “El uno será tomado, y el otro será dejado” (Mateo 24:40). ¿Para qué “dejado”? No para seguir viviendo más años en la tierra después del retorno del Señor. La tierra desaparecerá al regresar Cristo y el tiempo no será más. Pues, ¿para qué “dejado”? ¡Para sufrir los últimos momentos agónicos de la tierra y ser muerto! 

Irrupciones masivas en el trasfondo y un enorme maremoto que inunda los niveles bajos de rascacielos integran esta impresionante gráfica que ilustra el tema ¿Estará usted vivo en la tierra después de la Segunda Venida de Jesucristo?, en editoriallapaz.

La secuencia de los eventos finales

1. Los muertos en Cristo (los justos) son resucitados.

2. Los justos vivos en la tierra son transformados.

3. Los impenitentes vivos en la tierra son muertos.

4. La tierra es destruida. 

5. Los pecadores son resucitados. Luego, resucitarán “para condenación”.

6. El Juicio Final se efectúa.

¿Aparece usted en la siguiente lista?

1 Corintios 6:9-112 Timoteo 3:1-9; Apocalipsis 21:8

-Fornicarios          -Idólatras                       -Adúlteros 
-Afeminados         -Ladrones                      -Avaros 
-Borrachos            -Maldicientes               -Estafadores 
-Burladores          -Ingratos                        -Impíos 
-Soberbios           -Crueles                         -Mentirosos 
-Hechiceros          -Incrédulos                    -Cobardes

Si usted está en la lista, su dilema es real y escalofriante. Dios no es hombre para que no cumpla su palabra. Todas sus promesas y profecías han sido cumplidas o están cumpliéndose. ¿Por qué especular que no castigue duramente a los que no lo conocen “ni obedecen el evangelio” puro (2 Tesalonicenses 1:5-10)? “Sufrirán pena de eterna condenación.”

De encontrarse usted en la lista, sepa que no seguirá vivo en la tierra después del retorno de Cristo. No tendrá más oportunidades para humillarse y arrepentirse. Será blanco de la ira de Dios por haber violado las normas establecidas por él para su creación y por haber hecho daño a la tierra y sus habitantes (Apocalipsis 11:15-19). Los falsos profetas del susodicho “rapto” no podrán librarle, exponiéndose también ellos a la ira venidera por alimentar al pueblo con vanas esperanzas, “prodigios mentirosos” y la inflada religión emotiva-sentimentalista (2 Tesalonicenses 2:8-12).

¿No le parece que su única salida lógica sea reconocer hoy mismo la soberanía del único Dios Verdadero sobre el universo y purificar su alma mediante “la obediencia a la verdad” (1 Pedro 1:22)? ¿Vivir en armonía con su creación, respetar su voluntad y cumplirla? “Jesús... nos libra de la ira venidera” cuando nos convertimos “de los ídolos (incluso los del dinero, del sexo y de los placeres dañinos) a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero, y esperar de los cielos a su Hijo” (1 Tesalonicenses 1:9-10). A continuación, indicamos los primeros pasos, según la Biblia.

1. Creer. “El que creyere y fuere bautizado será salvo” (Marcos 16:16).

2. Arrepentirse de todo vicio, de toda actitud y de todo proceder malo, de toda superstición, de todo error religioso. “Dios... ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia” (Hechos 17:30-31). 

3. Confesar que Jesucristo es el Hijo de Dios. “Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo” (Romanos 10:9).  

4. Sumergirse, es decir, bautizarse por inmersión, en las aguas “para perdón de pecados” “Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo, para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo” (Hechos 2:38).

Al tomar usted estos pasos establecidos por el propio Dios, será perdonado, santificado, justificado y añadido a la única iglesia fundada por el Señor, donde, perseverando en el bien hacer y preservando la pureza de su espíritu, alcanzará la dicha de la salvación eterna. Nosotros los cristianos que formamos en este siglo la verdadera iglesia de Cristo estamos en las mejores disposiciones de brindarle nuestra ayuda. Tenga presente, por favor, el amor de Dios por nosotros y su deseo ferviente para nuestra salvación, pues él quiere “que todos los hombres sean salvos”.

 

Lista de escritos en esta Web sobre el Milenio

Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones. Comentario ilustrado equivalente a 1,100 páginas tamaño carta..

¿Reino milenario en la tierra física después de la Segunda Venida de Cristo?
Desmenuzamos 2 Pedro 3:11-14.

Estudios e intercambios sobre la Segunda Venida de Jesucristo

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.