See the source imageCapítulo Diez
de este 
Comentario sobre

APOCALIPSIS
Su relevancia para
el siglo XXI

Tema 3

“El día del Señor vendrá
como ladrón en la noche.”

Parte 5

Los eventos culminantes
del día del Señor” que vendrá
como ladrón en la noche
,
descritos
en 2 Pedro 3:6-14

Tema desarrollado en esta Parte 5
y también en la siguiente Parte 6

 

 

 

Eventos tratados en la Parte 5

“…los CIELOS pasarán con grande estruendo…” 2 Pedro 3:10. 
“…los
CIELOS, encendiéndose, serán deshechos…” 2 Pedro 3:12

“…los ELEMENTOS ardiendo serán deshechos…” 2 Pedro 3:10. 
“…los
ELEMENTOS, siendo quemados, se fundirán.” 2 Pedro 3:12 

Preámbulo del apóstol Pedro, por el Espíritu de Dios, en 2 Pedro 3:3-5, a los tremendísimos eventos pendientes para la humanidad, su morada el planeta Tierra y los cielos arriba, con los que finaliza “el día del Señor que vendrá como ladrón en la noche”.

(3) “…sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, (4) y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación. (5) Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste, por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua; pero…”

Ojalá no sea usted, estimado lector, estimada lectora, de estos “burladores” de “los postreros días” que ignoran “voluntariamente” el evento histórico del Gran Diluvio que anegó la tierra en el tiempo de Noé y su familia. Evento testificado por infinidad de evidencia geológica, biológica y literaria. ¿Acaso ignore usted la evidencia? ¿Acaso no le importe en nada estos temas? Las “concupiscencias” (pasiones y afanes puramente carnales) suelen causar semejante estado mental-emocional de indiferencia, rechazo y burla. Sin embargo, la ignorancia voluntaria de quienes ni siquiera se interesen para informarse debidamente no anula hechos históricos.

Tampoco anula lo planificado por el Dios Creador para “los cielos y la tierra que existen ahora en pleno siglo XXI. Pues, por “la misma palabrapor medio de la cual él creó “en el tiempo antiguo” la tierra y los cielos originales y trajo sobre la tierra corrupta del tiempo de Noé el Gran Diluvio, repito, por “la misma palabra, hoy día están reservados… los cielos y la tierra que existen ahoraguardados para el fuego en el día del juicio, tema de esta Parte 5 y la siguiente Parte 6.

Ahora bien, no habiendo fallada la palabra del Dios Creador respecto al Gran Diluvio, ¿por qué dudar de su palabra en torno al destino de los cielos y la tierra actuales? Este es el argumento del apóstol Pedro. Plenamente convincente para la persona debidamente informada, que haya vencido sus “concupiscencias” y mentalidad de burlador voluntariamente ignorante. Quiera el Señor que usted sea tal persona.

En el siguiente texto de 2 Pedro 3:6-14, se ennegrecen las cláusulas
que identifican eventos y algunas circunstancias relevantes 

(7) “…los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos. (8) Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. (9) El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento

A firework exploding in the sky  Description automatically generated with medium confidence(10) “Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. (11) Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, (12) esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán! 

(13) Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora justicia(14) Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz.”  

[Se sigue el formato de las Partes 1, 2, 3, y 4.]

III. ¿Qué eventos acontecen en “el día del Señor”, según 2 Pedro 3:10-14?

A. A continuación, recopilamos los que se identifican en este pasaje muy discutido.

1. “…los cielos pasarán con grande estruendo…” 2 Pedro 3:10. “…los cielos, encendiéndose, serán deshechos…” 2 Pedro 3:12

Explosión de elementos en el firmamento, gráfica para el tema Los elementos ardiendo serán deshechos.2. “…los elementos ardiendo serán deshechos…” 2 Pedro 3:10. “…los elementos, siendo quemados, se fundirán.” 2 Pedro 3:12

3. “… la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.” 2 Pedro 3:10

4. Resumen hecho en el mismo texto: “…todas estas cosas…”, o sea, cielos, elementos, tierra y obras, “han de ser deshechas”2 Pedro 3:11

B. Observaciones preliminares. 

1. “…los elementos son los pequeños componentes básicos de toda cosa material tales como: nitrógeno, hidrógeno, oxígeno, carbono, hierro, plomo y plutonio. Por ejemplo, el agua se compone de dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno. Hasta el presente (2022), hay 118 elementos químicos descubiertos.

El átomo: sus partes. Esquema de la composición del átomo. Protones, electrones, neutrones, quarks, corteza, núcleo.“Un elemento químico es un tipo de materia, constituida por átomos de la misma clase. En su forma más simple posee un número determinado de protones en su núcleo, haciéndolo pertenecer a una categoría única clasificada con el número atómico, aun cuando este pueda ostentar distintas masas atómicas.” www.wikipedia.org. Artículo Chemical Elements –Elementos químicos

El átomo: sus partes. Esquema de la composición del átomo. Protones, electrones, neutrones, quarks, corteza, núcleo.

2. Al otro extremo, “los cielos” son lo más vasto del universo material, extendiéndose por distancias tan grandes que se miden en años de luz [la luz se desplaza a 186,000 millas por segundo; a 299,792,458 metros por segundo] y abarcando innumerables galaxias compuestas de incontables estrellas, incluso la galaxia llamada “Vía Láctea”, a la cual pertenece la estrella llamada “Sol”, entre cuyos planetas se encuentra el que se llama “Tierra”.

3. Todo este sistema material tan enorme desde la perspectiva del ser humano, está destinado por su Creador a ser quemado y deshecho. Qué conste: no solo “quemado” sino también “deshecho”

“Deshecho” significa “desmantelado, desbaratado, descompuesto”. “Deshacer. (De des- y hacer). tr. Quitar la forma a algo, descomponiéndolo. 5. Dividir, partir, despedazar. Deshacer una res. 9. Desaparecerse o desvanecerse de la vista.”Microsoft® Encarta®.

Así que, desde los pequeñísimos “elementos” hasta los inmensos “cielos”, incluyéndose también “la tierra y las obras que en ella hay”“todas estas cosas” están destinadas a ser quemadas y deshechas.

4. Escrutando el texto, notamos que vocablos tales como “purificar”, “renovar”, “reconstituir”, restaurar”, “limpiar” o “reedificar” no aparecen en referencia a la tierra.

A picture containing blur, laser  Description automatically generated5. Procedemos a examinar minuciosamente los componentes señalados en el pasaje y cómo los mismos serán impactados en “el día del Señor” que “vendrá como ladrón en la noche”, es decir, en el día de su Segunda Venida “como ladrón en la noche”

IV. “Los CIELOS. “…los cielos pasarán con grande estruendo…” 2 Pedro 3:10. “…los cielos, encendiéndose, serán deshechos…” 2 Pedro 3:12

A. ¿Qué son “los CIELOS? ¿Se trata de “cielos simbólicos”, o de los cielos del universo material

1. Primero, exploremos la idea según la que “los cielos” simbolicen a los gobernantes malos de la tierra (presidentes, reyes, reinas, cancilleres, príncipes, gobernadores, senadores, jueces). Suponiendo que el vocablo “cielos” fuese usado así simbólicamente, sustituimos, conforme a reglas de la sana interpretación, “gobernantes malos” por “cielos” en las cláusulas que contienen este vocablo. Haciéndolo, leerían de la siguiente manera:

“En el cual los gobernantes malos pasarán con grande estruendo…”. 2 Pedro 3:10. “En el cual los gobernantes malos, encendiéndose, serán deshechos…”  2 Pedro 3:12. “Pero nosotros esperamos, según sus promesas, gobernantes nuevos y tierra nueva…” 2 Pedro 3:13. 

De inmediato, salta a la vista cuán innatural sería aplicar simbólicamente “los cielos” a “gobernantes malos”, o a las gentes desobedientes a Dios, pues decir que “los gobernantes malos y las gentes desobedientes pasarían con grande estruendo, dejando de ser”, o decir que “los gobernantes malos y las gentes desobedientes, encendiéndose, serían deshechos”, constituiría, efectivamente, un lenguaje retórico bastante extraño y patentemente discordante en sus partes.

2. Suponiendo simbólicos “los cielos”, ¿también deberían entenderse simbólicamente las expresiones “pasarán con grande estruendo” y “encendiéndose, serán deshechos”? Por ejemplo, como alusivas retóricamente a los pecadores impenitentes de la tierra. En tal caso, de nuevo hallaríamos semejantes expresiones poco apropiadas o acertadas. ¿Qué los pecadores intransigentes en la tierra monten tremendísimo ruido al ser eliminados por Dios? ¿Qué sean, figurativamente, encendidos y deshechos? Más bien, intentarán esconderse de Dios en “el gran día… de la ira del Cordero”. Apocalipsis 6:15-17. “Aterrorizados”, darán “gloria al Dios del cielo”. Apocalipsis 11:13

A picture containing outdoor object, star, nature  Description automatically generatedB. En marcado contraste, “pasarán con grande estruendo” y “encendiéndose, serán deshechos” son expresiones más que adecuadas y apropiadas para describir el fin literal de los cielos materiales. “Los cielos” materiales se componen de “elementos” químicos materiales. ¡Estruendoso rompimiento audible de los cielos materiales! ¡El universo material, tan contaminado por el pecado, consumido en fuego de verdad, deshecho, fundido! 

En la próxima partida, queda establecido que los “elementos” mentados por Pedro son materiales. Ahora bien, dado que los cielos materiales se componen de “elementos” materiales, al deshacerse o fundirse los elementos del universo material, ¡también se deshacen o se funden los cielos materiales! Y esto ocurre al venir Jesucristo “por segunda vez, sin relación con el pecado”. Hebreos 9:28.

Por lo tanto, después de la Segunda Venida de Cristo, definitivamente, ¡este universo material no se hallará más! Tanto el planeta Tierra, como los cielos materiales, habrán desaparecido totalmente. Esto mismo lo dice Hebreos 1:10-12 explícitamente.

A planet in space  Description automatically generated with medium confidence“Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán, mas tú permaneces; y todos ellos se envejecerán, y serán mudados; pero tú eres el mismo, y tus años no acabarán.” 

Además, concuerda perfectamente lo que dice el apóstol Juan en Apocalipsis 20:11. “Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos.” 

Huyen de la presencia de Dios la tierra y los cielos,
ya no encontrándose lugar para ellos.

C. De cierto, son culminantes los eventos descritos por el apóstol Pedro para “el día del Señor” que “vendrá como ladrón en la noche”. Tomamos nota de que Pedro no escribe sobre los primeros eventos de “aquel día”. No aborda temas tales como: su venida “con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios”, la resurrección de los “muertos en Cristo”, la transformación de los santos vivos en la tierra al regresar el Señor, y la aparición del Señor en las nubes, acompañado por sus “ejércitos celestiales”, ni la tribulación, retribución y destrucción que traerá Cristo sobre las naciones engañadas y sublevadas contra él en “aquel día”. Más bien, Pedro se limita a describir el fin catastrófico de “los cielos”, de “los elementos”, de “la tierra y las obras que en ella hay”. Estos son los eventos culminantes de “aquel día” que “vendrá como ladrón en la noche” 

V. "Los ELEMENTOS…"  “…y los elementos ardiendo serán deshechos…” 2 Pedro 3:10. “… y los elementos, siendo quemados, se fundirán.” 2 Pedro 3:12

A picture containing outdoor object  Description automatically generatedA. ¿Qué son “los ELEMENTOS en términos literales? Técnicamente, según la ciencia moderna, son “cuerpos químicamente simples”. Estos se desglosan en una “Tabla de los elementos” o “Catálogo de los elementos ordenados por su número atómico”. Existen por lo menos ciento dieciocho elementos (“cuerpos químicos simples”), desde el hidrógeno, oxígeno, carbono y hierro hasta el einstenio y el mendelevio. Diccionario de uso del español, Tomo I, 1065. El óxido de carbono (CO2) se compone de dos elementos, a saber: un átomo de carbono y dos de oxígeno. A su vez, el átomo se compone de partes todavía más pequeñas tales como: electrones, protones, neutrones, quarks, etcétera. 

1. Ahora bien, el que Pedro y sus lectores del siglo I no tuvieran conocimiento alguno del átomo y los “cuerpos químicamente simples” llamados hoy día “elementos”, no justificaría que descartemos el verdadero significado fundamental del término “elementos”. Sin duda, ellos interpretarían “elementos” de acuerdo con el significado que tenía el vocablo en aquel tiempo.

Según el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia, “en la filosofía natural antigua, “elemento” se aplicaba a “cada uno de los cuatro principios inmediatos fundamentales considerados como constitución de los cuerpos, es decir, la tierra, el agua, el aire y el fuego”. Microsoft® Encarta®. Reservados todos los derechos. Diccionarios de Encarta. Vocablo “Elemento”. 

Así que, para Pedro y sus contemporáneos, el vocablo “elementos” significaba los componentes más fundamentales de la naturaleza material conocida en aquel tiempo del siglo I. Hoy por hoy, nuestro conocimiento de lo más fundamental de la naturaleza material es muchísimo más profundo y preciso, y, por ende, nuestro asombro ante las afirmaciones de Pedro sobre el destino programado por Dios para los “elementos” se supone que sea aún mayor que el que sintieran Pedro y sus lectores en el siglo I. Por ejemplo, ya se sabe que los átomos mismos pueden ser “deshechos”. Prueba espantosa de ello la tenemos en las terribles bombas nucleares

Explota una bomba termonuclear sobre Hiroshima, Japón, en el año 1945, destruyendo totalmente aquella ciudad grande y matando a decenas de miles de seres humanos. Esta devastación masiva la causa la explosión de átomos.

Explota una bomba termonuclear sobre Hiroshima, Japón, en el año 1945, destruyendo totalmente aquella ciudad grande y matando a decenas de miles de seres humanos. Esta devastación masiva la causa la explosión de átomos.

2. “…y los elementos ardiendo serán deshechos…  se fundirán.” El sentido natural y lógico de lo que el Espíritu de Dios profetiza acerca de “los elementos” es que llegará el día cuando estos componentes básicos de la materia serán encendidos, ardiendo hasta el extremo de fundirse o deshacerse. Al acontecer semejante evento, ¡el universo material deja de ser! 

No se trata de la “purificación por fuego de la superficie del planeta Tierra” sino de la disolución total de la materia misma del universo material. Ahora bien, este evento está vinculado, inextricablemente, por el Espíritu Santo, a la Segunda Venida de Cristo como ladrón en la noche. Por lo tanto, proyectar la continuación del planeta Tierra para después de la Segunda Venida no armoniza en absoluto con la revelación de Dios sobre el destino del mundo material. En definitiva, el planeta Tierra no seguirá existiendo después de la Segunda Venida de Cristo. “Los ELEMENTOS ardiendo serán deshechos… siendo quemados, se fundirán” constituye la prueba irrefutable para este servidor, y si usted, estimado lector, estimada lectora, tiene una explicación más razonable para esta profecía, me agradaría leerla. Puede comunicarse con nosotros mediante el correo electrónico: [email protected].

 B. ¿Pudiera tener el vocablo “elementos” algún significado simbólico en el contexto de lo escrito por el apóstol Pedro? ¿Acaso se trate metafóricamente de “seres humanos malos”? Supongamos que sea así. Entonces, sustituyendo “seres humanos malos” por “elementos”, las expresiones con esta palabra leerían como sigue: 

“Los seres humanos malos [elementos] ardiendo serán deshechos”. 2 Pedro 3:10.

“Los seres humanos malos [elementos]siendo quemados, se fundirán” (2 Pedro 3:12). 

En tal caso, los seres humanos malos, o sea, los pecadores impenitentes vivos en la tierra al llegar “el día del Señor… como ladrón en la noche”, ¡serían quemados, deshechos y fundidos! Mas, sin embargo, esta terminología no es cónsona con otros textos que abordan el fin físico de los impenitentes, ni suena natural. ¿“…se fundirán” materialmente los impenitentes? ¿Serán literalmente “deshechos” los átomos de sus cuerpos? Más bien, se nos explica en Apocalipsis 19:21 que serán “muertos con la espada” que sale “de la boca” del “Verbo de Dios”

Pues bien, el raptero que interprete “elementos” como símbolo de los pecadores vivos en el “día del Señor” que “vendrá como ladrón en la noche”, confronta un dilema de su propia confección, ya que también él y sus compatriotas enseñan que los pecadores “serán dejados atrás” en la tierra, con vida física, y que tendrán nuevas oportunidades para arrepentirse y salvarse. Efectivamente, se enredan en sus propias interpretaciones erróneas de 2 Pedro 3:10-14. Veamos cómo. 

1. El raptero aplica el pasaje a lo que él llama “el rapto secreto y silencioso del pueblo de Dios”.

2. Asevera que al ocurrir tal “rapto”, los pecadores serán “dejados atrás”, vivos sobre el planeta Tierra, la cual permanecerá, según sus especulaciones, después del susodicho “rapto secreto-silencioso” por él proyectado.

3. Mas, sin embargo, la destrucción programada por Dios para “los elementos” señalados en el pasaje –quemados, deshechos y fundidos- rinde insostenible su doctrina, bien que estos “elementos” sean tenidos por literales o simbólicos. Por un lado, tomados estos “elementos” literalmente, los mismos dejan de existir. Y por otro, tomados simbólicamente como representativos de pecadores impenitentes, estos también quedarían liquidados, y no, pues, “dejados atrás” vivos en la tierra. ¿Cómo salir los rapteros de este impase de su propia creación? 

C. Conclusión. El sentido natural y lógico de “…los elementos ardiendo serán deshechos… … los elementos, siendo quemados, se fundirán!” es que se trata de la disolución total de los componentes materiales básicos del universo material. De este evento, definitivamente fulminante y culminante, escribe el apóstol Pedro. 

 

Relevancia e importancia de estos temas para el siglo XXI. Son las mismas destacadas por el apóstol Pedro en el siglo I mediante orientaciones y exhortaciones intercaladas en las profecías de 2 Pedro 3:1-14.

(8) “Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. (9) El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.”

(11) Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, (12) esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios…”

(14) “Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz.”  

 

Estimado lector, estimada lectora, de encontrar usted bien trazado y edificante este estudio sobre las enseñanzas del apóstol Pedro en torno a los eventos culminantes del “día del Señor que vendrá como ladrón en la noche”, agradeceríamos muy sinceramente un "LIKE" de su parte. Gracias.

 


 

Parte 6. Del tema “el día del Señor vendrá como ladrón en la noche”. “La tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.” Literalmente, y no simbólicamente. Explicaciones al respecto. Mora la justicia en “los cielos nuevos con tierra nueva”.

 

Contenido completo del Capítulo Diez

Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones. El contenido completo del Comentario. Textos y diapositivas.

Solo el TEXTO del Comentario.

Archivos en PDF para el Comentario

Se recomienda BuscarTemas para encontrar, casi al instante,
temas en editoriallapaz. La búsqueda se limita a editoriallapaz.

 

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.