Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Enseñanzas básicas del evangelio de Cristo. Prioridad a lo fundamental para salvación.

El bautismo. Muchos estudios, intercambios e imágenes (diapositivas) en esta Web.

Testimonios e intercambios sobre muchos temas. Mucha instrucción espiritual

 

El testimonio de conversión dado por Robert Evel Knievel en la Catedral de Cristal, en condado Orange, California  

Muchas observaciones y aplicaciones prácticas

El testimonio de Evel Knievel y las acciones de los pastores del Ministerio de la Catedral de Cristal comparados con casos de conversión del Nuevo Testamento

    

A la izquierda, Robert Schuller. En el centro, Robert Evel Knievel saltando en su motora. A la derecha, una fotografía reciente del famosísmo Sr. Knievel, fallecido en 2007.

El siguiente artículo, menos las observaciones intercaladas por el traductor Homero Shappley de Álamo, fue publicado en la revista Christianity Today -El cristianismo de hoy día, en la edición de junio del 2007, Página 19, siendo el autor Brad A. Greenberg.

El sentimentalismo religioso de los Ministerios de la Catedral de Cristal impregna el testimonio de Evel Knievel, como también el “reavivamiento” que produjo la “conversión” de este. Todo esto es sintomático del “Gran mal de sentimentalismo religioso” 
que aflige a vastas comunidades del cristianismo de los tiempos actuales. 

 

Texto del artículo

Vida de iglesia

Evel vencido

El testimonio del temerario Knievel provoca bautismos en masa en la Catedral de Cristal.

El Domingo de Ramas, Robert ‘Evel’ Knievel dijo a la congregación de la Catedral de Cristal que durante sus sesenta y ocho años él había renegado aceptar a Jesucristo como Señor. Pero, para su estupefacción, de repente tuvo un cambio de corazón durante la Semana de la Motocicletada Daytona en marzo.

     ‘No me explico de modo alguno lo que me pasara’, dijo el antiguo temerario a la mega iglesia ubicada en el condado Orange de California. ‘No sé si fuera el poder de la oración, o Dios mismo, pero aquello simplemente se extendió hacia mi mientras conducía, caminaba por la acera o dormía, y aquello pues –el poder de Dios en Jesús simplemente se agarró de mi… De pronto, creía en Jesucristo. De verdad, creía en él’.

Observaciones del administrador de editoriallapaz.org

1.  Toda persona convertida a Dios conforme a las instrucciones de Jesucristo y el Espíritu Santo sabe explicar exactamente su conversión: precisamente lo que le pasó, cuándo y cómo. Por ejemplo, las aproximadamente tres mil almas convertidas en Jerusalén en el día de Pentecostés del año 30 d.C. tenían pleno entendimiento de lo que hicieron para transformarse de incrédulos a creyentes obedientes y salvos.

a)  Oyeron el mensaje del apóstol Pedro. “Al oír esto…” (Hechos 2:37). Por cierto, “La fe viene por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (Romanos 10:17).

b)  “Se compungieron de corazón…” (Hechos 2:37). Es decir, se contristaron por sus pecados.

Compungir. (Del lat. compungĕre )  tr. defect. Mover a compunción. 2. ant. punzar. 3. ant. Dicho de la conciencia: Remorderle a alguien. 4. prnl. defect. Dicho de una persona: Contristarse o dolerse de alguna culpa o pecado propio, o de la aflicción ajena.” 1 

c)  “Dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos” (Hechos 2:37). O sea, inquirieron sobre los pasos que debieran tomar para ser salvosSeñores, ¿qué debo hacer para ser salvo?”, pregunta el carcelero de Filipos a Pablo y Silas (Hechos 16:30).

d)  Escucharon los mandamientos a los que debían obedecer para ser salvos. “Pedro les dijo: Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo” (Hechos 2:38).

(1)  Pedro, ¿cuáles son los mandamientos?

-“Arrepentíos, y bautícese…”

(2)  Pedro, ¿por qué debemos bautizarnos?

-“Para perdón de los pecados…”

e)  Seguían escuchando la predicación de Pedro, pues este “con otras muchas palabras testificaba y les exhortaba, diciendo: Sed salvos de esta perversa generación” (Hechos 2:40).

f)  Luego, sin demorar un día más, “los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas” (Hechos 2:41).

2.  Estas mismas acciones están claramente evidentes en los demás casos de conversión registrados en el libro de Hechos de Apóstoles.

3.  No se encuentra en todo el Nuevo Testamento ni el asomo de alguna experiencia de “conversión” parecida a la relatada por Evel Knievel. El sentimentalismo religioso, el cual es cría peligrosa del puro existencialismo, ejerce el rol predominante en la “conversión” experimentada por este varón. El “evangelio de… salvación” (Efesios 1:13) no es el “poder de Dios para salvación” (Romanos 1:16) en casos como el de Evel, sino “fuerzas misteriosas inexplicables”.

a)  ‘No me explico de modo alguno lo que me pasara’, dice Evel. Pero, reiteramos: los convertidos en Pentecostés podían explicar cada paso en su conversión, y asimismo los samaritanos que creyeron, el eunuco de Etiopía enseñado y bautizado por Filipe, Cornelio y su familia, Saulo de Tarso enseñado y bautizado por Ananías, el carcelero de Filipos y su familia enseñados y bautizados “aquella misma hora de la noche” (Hechos 16:31-35), etcétera.

b)  ‘No sé si fuera el poder de la oración, o Dios mismo, pero aquello simplemente se extendió hacia mi mientras conducía, caminaba por la acera o dormía, y aquello pues –el poder de Dios en Jesús simplemente se agarró de mi…”, testifica Evel. ¡Qué mucho desconocía él! Misteriosos efluvios inexplicables le alcanzaban, pero él no sabía cómo, cuándo o dónde. “Mientras conducía, caminaba… o dormía.” ¿Cómo pudiera haber sido “el poder de la oración” la causa de su conversión si él ni aún creía en Jesucristo como el Señor? De todos modos, la oración por sí sola nunca ha sido el instrumento para salvar a ningún descreído, a ningún pecador. Más bien, “El poder de Dios para salvación” es el “evangelio” (Romanos 1:16). Es la verdad de Dios obedecida, y no “la oración del pecador para salvación”. El apóstol Pedro escribo a los destinarios de su primera epístola: “…habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la VERDAD, mediante el Espíritu …” (1 Pedro 1:22).

c)  “…el poder de Dios en Jesús simplemente se agarró de mi… De pronto, creía en Jesucristo. De verdad, creía en él’, proclama Evel. ¡Puro sentimentalismo religioso! ¡Nada remotamente parecido se encuentra en el Nuevo Testamento! Al contrario, el verdadero Espíritu Santo testifica a los tesalonicenses convertidos a Cristo que Dios “os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo”, apunta el apóstol Pablo (2 Tesalonicenses 2:14). Así pues, Dios no “simplemente” agarra a nadie para él. ¿Tan fácil y acomodaticio la salvación? ¡Ni soñarlo! Aventuramos a opinar que “el poder” que “simplemente se agarró” de Eval era aquel mismo “poder” de sentimentalismo y emociones excitadas que se ha apoderado de gran parte del cristianismo en Estados Unidos de América y la América Latina, pues el ámbito religioso de estos inmensos territorios está saturado de estas “fuerzas, efluvios, emanaciones, misterios, corrientes, premoniciones, palpitaciones, corazonadas, estremecimientos corporales, éxtasis” y todo lo parecido.

Al dar Evel su testimonio, el “Pastor Robert A. Schuller, hijo del fundador de la iglesia, observó que la gente sollozaba y decidió prescindir de la colección.

 ‘Pasé al frente, y dije: Me parece que alguien necesite bautizarse aquí. Quizá alguien ahí en la galería o cerca de la puerta o al lado de aquella pared. Así fue que pasaron al frente’, dijo Schuller a Christianity Today.”

Observaciones

1.  ¡Cómo se conmueve la gente sentimental escuchando “testimonios sentimentales” como el de Evel! Y, sin duda, es emocionante oír a un hombre famoso, ya entrado en años, confesar a Cristo tras haberlo negado durante toda su vida. Sin embargo, de la manera que Evel no sabía explicar lo que le había pasado, ¡tampoco sabían sus oyentes discernir entre una genuina conversión bíblica y una “conversión” a medias efectuada conforme a un “evangelio diferente” pervertido (Gálatas 1:6-10).

2.  ¡Cuán astutos y oportunistas son los pastores de la calaña de Robert A. Schuller! Se valen de los sentimientos de los ingenuos para ganar adeptos. Y con más adeptos, pues más entradas monetarias. ¡Cuán sugestivos son! Sus artimañas psicológicas cualquier persona perspicaz las detecta en un santiamén. “Me parece que alguien necesite bautizarse… alguien ahí en la galería… al lado de aquella pared.” La misma artimaña la practican con destreza para obtener cuantiosas ofrendas. “El Espíritu me indica que diez personas entre los congregados tienen cada una un billete de cien dólares en su bolsillo. ¡Ese billete es para el Señor!” En realidad, si el sugestionado suelta su billete, ¡será para el pastor y sus ministerios!

‘Comenzamos a entonar ‘Gracia maravillosa’, y yo empecé a bautizar a las personas, bautizándolas tan rápido que pudiera. Disponía de agua en un pequeño plato para dulces. ‘¿Cómo se llama usted? Pues bien, le bautizo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo’ –llorando yo todo el tiempo y pasando al próximo.’

“Schuller continuó así durante treinta minutos, inconsciente de que otros cuatro pastores también estaban bautizando. Para el segundo servicio, fue igual el resultado. Schuller calculó en unos 500 hasta 800 el número de personas que se comprometieron o dedicaron de nuevo sus vidas a Dios.”

Observaciones

1.  Pese a las lágrimas del pastor Schuller y los sollazos de las personas que pasaron al frente, ¡ninguno se bautizó aquel día en la Catedral de Cristal! ¿“…agua en un pequeño plato para dulces” para bautizar a cientos de personas? ¡Cuán absurdo! Digo, a la luz de los ejemplos de bautismo en el Nuevo Testamento, el significado mismo de “bautizar” y las enseñanzas relacionadas con el bautismo ordenado por Dios, Cristo y el Espíritu Santo. El único bautismo legítimo es por inmersión. Cristo fue sumergido en las aguas del río Jordán. El bautismo es una sepultura en agua (Romanos 6:3-7). Para efectuar Felipe el bautismo del tesorero del reino de los etíopes, “descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó. Cuando subieron del agua…” (Hechos 8:36-39).

2.  Nos regocijamos por el cambio de parecer del Sr. Robert ‘Evel’ Knievel respecto al Señor Jesucristo. Al Evel dedicarse a leer el Nuevo Testamento que el Señor Jesucristo selló con su sangre, quizás llegue a entender y poder explicar la conversión genuina que resulta cuando se obedece “de corazón a aquella forma de doctrina” dictada por Cristo y enseñada por el Espíritu Santo2.

No pretendemos juzgar el destino eterno del Sr. Evel, como tampoco el de cualquier otro ser humano. Nuestra tarea es enseñar la “sana doctrina” de Cristo (1 Timoteo 4:16). Las condiciones para recibir el perdón de pecados figuran prominentemente en la Gran Comisión, en palabras de Cristo mismo. “El que creyere y fuere bautizado, será salvo…” (Marcos 16:15-16). Fueron predicadas fielmente por los apóstoles desde Pentecostés en adelante. “Arrepentíos… y bautícese… para perdón de los pecados...” Predicamos las mismas en el día de hoy.

Mientras sea cierto que no dictamos juicio sobre destinos eternos, tampoco alimentamos con vanas esperanzas de perdón y salvación a ninguna persona que no obedezca la voluntad de Cristo tal cual revelada en la Gran Comisión. A ninguno que niegue el propósito divino para el bautismo, el que es “para perdón”, no siendo el bautismo mero “símbolo”. A ninguno que se bautice por aspersión, pues derramar unas gotitas de agua sobre la cabeza del candidato NO es bautizar. Definitivamente, lágrimas y emociones no constituyen evidencias incontestables de salvación. El testimonio del Espíritu Santo a través de su Palabra infalible es la evidencia más segura.3 Estimado lector, ¿cuenta usted con este verdadero testimonio?

¡Cuarenta millones de dólares americanos fue el presupuesto para la “Hora de poder”, proyecto de sentimentalismo religioso auspiciado por Cristal Cathedral Ministries 
(Ministerios de la Catedral de Cristal)!

¿Y cuántos millones más en salarios y dividendos para el fundador Robert Schuller, los demás ejecutivos y empleados de la organización? 

NOTICIAS

El 17 de noviembre de 2011, un juez federal aprobó la venta de la Catedral de Cristal a la diócesis católica romana del condado de Orange, California por la suma de $57,500,000.00. Referida diócesis proyecta cambios sustanciales al interior de la Catedral de Cristal para acomodar mejor su tipo de culto, sin alterar mucho el exterior del edificio. Planifica reabrir el edificio como la Catedral de Cristo en 2017.

 

1 Microsoft® Encarta® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

2 Romanos 6:17

3 Romanos 8:14-16

 

Testimonios e intercambios sobre muchos temas. Mucha instrucción espiritual

Enseñanzas básicas del evangelio de Cristo. Prioridad a lo fundamental para salvación.

El bautismo. Muchos estudios, intercambios e imágenes (diapositivas) en esta Web.

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.