tierra,cielos nuevos,iglesias de Cristo." /> Conversaciones en el más allá. Bosquejo amplio para un sermón o estudio bíblico.
Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

Clases bíblicas y sermones en PowerPoint. Abundantes recursos en esta Web.

Cursos de capacitación ministerial. Varios en esta Web, más recursos adicionales.

Sermones en esta Web. Más de cien. De texto completo, audio, video, PowerPoint.

 

Conversaciones en el más allá

 


Estación Espacial Internacional 

I.  Introducción.

A.  Salutación.

B.  Tema: Conversaciones en el más allá.

C.  Son las 4:00 p. m. (o la hora que sea), de este primer día de la semana (del día que sea).

1.  ¿Cuántas conversaciones ya ha entablado usted en este día?

2. ¿Cuántas palabras ha pronunciado?

II.  En esta vida, en esta tierra material, conversamos muchísimo sobre gran gama de temas. ¿Conversaremos sobre los mismos en la “tierra nueva”?

A.  Muchas de nuestras conversaciones giran sobre enfermedades, salud, dietas, fallecimientos, nacimientos, cumpleaños, la edad de uno y cómo el tiempo pasa tan rápido.

1.  Preguntas tales como: “¿Cómo se siente?”, “¿Qué le parecen las carreteras de este país?”, “¿Qué está haciendo para rebajar de peso, controlar la presión sanguínea y bajar el colesterol?”, suelen provocar conversaciones largas al respecto.

2.  Dos hermanas a quienes este servidor proveía transportación para congregarse venían hablando de cómo tres personas mayores de edad habían fallecido repentinamente la semana anterior. Al ratito, concordamos no seguir hablando de la “muerte” por ser tema sombrío y poco grato.

3.  ¿Conversaremos sobre estos temas en la “tierra nueva con cielos nuevos”?

B.  Aquí, se sostienen conversaciones interminables repetitivas sobre política, los fracasos de gobiernos, impuestos, falta de agua potable, las condiciones del tiempo, tragedias climatológicas, crímenes y guerras.

1.  En el más allá, ¿serán estos asuntos los temas principales de nuestras conversaciones?

2.  ¡Nada de todo lo mencionado habrá allá!

C.  Aquí, mucho tiempo y millones de palabras se dedican diariamente a problemas relacionados con la familia. Noviazgo, matrimonio, líos matrimoniales, divorcio, crímenes pasionales, crianza de hijos, cómo utilizar los ingresos o recursos del hogar, deudas, traumas emocionales, etcétera.

1.  ¡No habrá tales problemas allá! Así pues, no serán temas para nuestras conversaciones en el más allá.

2.  Lucas 20:34-38. Allá, no se casa, ni se da en casamiento. No se engendran hijos.

D.  Aquí, a muchos les gusta chismear, criticar, denunciar o difamar. Aún más, hablar obscenidades, vulgaridades, maldecir o blasfemar. Jactarse de sus vicios, maldades, crímenes e inmoralidad. Su vocabulario es soez y corrupto, compuesto mayormente de la ruda jerga callejera. Sus conversaciones están llenas de expresiones de doble sentido, insinuaciones sexuales y referencias denigrantes personales.

1.  Gente de esta calaña no será admitida a la “tierra nueva”, a menos que cambien su forma de expresarse en esta vida, arrepintiéndose y obedeciendo al evangelio de Cristo.

2.  Quienes lleguen a morar en la “tierra nueva” no tendrán ocasión o deseo de hablar así.

E.  Haciendo estas observaciones, descubrimos una de las razones por las que a la mayoría de los seres humanos le interesa poco ir al cielo, a saber: ¡allá tendrían que callar casi todos los temas que tanto les gustan acá!

1.  Para continuar después de morir con su modo acostumbrado de hablar, tendrían que ir al infierno, y no al cielo.

2.  ¿Sobre qué temas hablan las almas en el infierno?

-Allá, ¿acaso seguirán comentando y aun jactándose de sus vicios, proezas de maldad, actos lascivos o crímenes?

-“Oye, pápi, ¿te acuerdas cómo nos emborrachamos en aquella fiesta en San Juan, peleando con esos tipos de Canóvanas? Seguramente, estarán por aquí en algún lugar de este infierno. También, estarán aquí aquellas preciosas chicas de Loiza que gustosamente nos acompañaban a hoteles. Vamos a buscarlas.”

3.  ¿Pasan las almas condenadas una eternidad sin hablar? Dudoso. Ejemplo de una conversación en el más allá. Lucas 16:19-31. El diálogo entre el rico y Abraham.

a)  Allá, en aquel “lugar de castigo”, el tema del rico no se centra en las riquezas que disfrutaba mientras vivía en la tierra. No apela a sus riquezas o poder en la tierra en apoyo de las peticiones que plantea a Abraham.

b)  Los puntos principales de su conversación con Abraham son: (1) alivio para sus sufrimientos, y (2) avisos para sus parientes aún vivos en la tierra para que “no vengan ellos también a este lugar de tormento”.

c)  Entre los sufrimientos de los que no son contados como dignos de ocupar la “tierra nueva” se cuenta el siguiente: condenados a recordar y hablar siempre, no con satisfacción o placer, sino con eterna amargura, sobre sus pecados, sin poder volver a disfrutar jamás ninguno de ellos. “Estos sufrirán el castigo de la destrucción eterna, lejos de la presencia del Señor y de la majestad de su poder” (2 Tesalonicenses 1:9).

III.  ¿Sobre qué temas quiere usted hablar por una eternidad?

A.  ¿Sobre temas terrenales, todos los mismos que ocupan su mente y tiempo en la actualidad?

B.  ¿O prefiere tener muchos nuevos y mejores temas sobre los que conversar mientras pasen los siglos, milenios y todo el tiempo interminable de la eternidad?

1.  Conversar con Dios, Cristo y los ángeles poderosos a su servicio.

2.  Sobre todo lo relacionado con la inmensa Jerusalén celestial, sus calles de oro, muros de piedras preciosas, mansiones donde moran los santos de Dios, alumbramiento especial, los tesoros traídos a ella por los reyes de la tierra, etcétera, temas abordados en Apocalipsis 21.

3.  Sobre el nuevo Edén, donde fluye “un río de agua de vida, claro como el cristal”, el que sale “del trono de Dios y del Cordero”, corriendo “por el centro de la calle principal de la ciudad”, y donde crece el grandioso “árbol de la vida, que produce doce cosechas al año”, temas del capítulo 22 de Apocalipsis.

4.  Sobre creaciones u obras futuras de Dios.

C.  Quizás no se hable tanto allá como en la tierra.

1.  Se nos advierte ser “lentos para hablar” durante esta vida terrenal, pero pocos seres humanos ponen por obra esta norma. Santiago 1:19.

2.  Al romperse el séptimo sello, “hubo silencio en el cielo como por media hora (Apocalipsis 8:1).

a)  Se deduce que habrá pocas mujeres en el cielo, pues ¿cuántas de ellas son capaces de guardar silencio por media hora?

b)  Siguiendo la misma línea de análisis, quizás haya pocos políticos, abogados o predicadores en el cielo, pues todos estos tienen fama de no poder guardar silencio por mucho tiempo.

c)  Desde luego, estas observaciones se hacen en son de broma.

IV.  Dios, Cristo y los ángeles, ¿de qué conversan allá?

A.  De las oraciones de sus siervos en la tierra.

1.  El caso de Daniel. Daniel 10:11-12.

2.  El caso de Cornelio. Hechos 10:1-3.

B.  De la consagración y rectitud de sus siervos en la tierra. Ejemplo: el diálogo entre Dios y Satanás sobre Job. Job 1:6-8.

C.  Allá en el cielo, ¿alguna vez mientan mi nombre? ¿Es conocido mi nombre allá? ¿El suyo? ¡Solo si aparece en el “libro de la vida”!

1.  Mi nombre aparece en el “libro de la vida” si he obedecido al evangelio puro de Jesucristo, habiéndome arrepentido y habiendo sido bautizado por inmersión “para perdón de los pecados”, conforme a Hechos 2:38 y Marcos 16:16.

2.  Mi nombre aparece, con tal de no haber sido borrado después del bautismo a causa de infidelidad espiritual de la que no me arrepintiera.

3.  Y el suyo, ¿aparece? ¿Se mienta allá de cuando en cuando?

V.  Invitación a obedecer.

A.  La conversación más importante de su vida terrenal es la entre usted y un siervo fiel de Jesucristo sobre su salvación.

B.  Las palabras más importantes que usted puede pronunciar son:

1.  “Yo creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.”

2.  “¿Qué impide que yo sea bautizado?”

C.  Respetuosamente, le animamos a pronunciar aun en esta ocasión estas palabras, bautizándose enseguida, para luego permanecer fiel hasta el fin. Así, asegurará usted que sus “conversaciones en el más allá” sean siempre amenas, placenteras y alegres.

Clases bíblicas y sermones en PowerPoint. Abundantes recursos en esta Web.

Cursos de capacitación ministerial. Varios en esta Web, más recursos adicionales.

Sermones en esta Web. Más de cien. De texto completo, audio, video, PowerPoint.

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.