Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Pentecostalismo. Muchísimos documentos en esta Web.

Temor al pastor

El todopoderoso pastor pentecostal

Esta fotograf'ia de un pastor pentecostal en acciión ilustra el artículo ilustrado El todopoderoso pastor pentecostal.

-El "Texto" de este breve mensaje orientador aparece, en letra Arial de doce puntos, después de la Presentación gráfica.

El todopoderoso pastor pentecostal

1. Asombroso poder tiene el típico pastor pentecostal sobre su congregación. Prácticamente absoluto dominio autocrático sobre creencias, organización, finanzas. Potestad soberana sobre la mente y el espíritu de cada seguidor.

2. ¿Por qué se concentra tanto poder en su persona? No solo en el pastor recto, educado, inteligente, urbano o elocuente, sino hasta en el tosco, burdo, iletrado, gritón, abusador y aun en el inmoral. ¿Por qué la servil y ciega sumisión de sus feligreses a él?

3. Estos fenómenos se deben a una PRESUNCIÓN MAYÚSCULA, a saber: ¡que Dios hable por medio del pastor! Eso cree él, expresándolo constantemente de muchas maneras. “Dios me ha revelado. Él me ha dicho... Me ha dado este mensaje. Me dijo esta profecía. Me dio un sueño. Me ha ordenado. El Espíritu Santo me dice que cinco esposos presentes en este salón maltratan a sus esposas. Me ha revelado los nombres de veinte miembros de esta iglesia que no están dando sus diezmos completos.” Entonces, sus seguidores crédulos se postran, en espíritu, a sus pies, admirados, o temerosos, o tal vez asustados, pensando: “Voz de Dios, y no de hombre”. Sin tomar en cuenta que el tal “pastor” quizás fuera culpable de tener “la presunción de hablar palabra” en el nombre de Dios (Deuteronomio 18:20-22). “Dice Jehová: He aquí yo estoy contra los profetas que endulzan sus lenguas y dicen: Él ha dicho. Que profetizan sueños mentirosos, y los cuentan, y hacen errar a mi pueblo con sus mentiras y lisonjas, y YO NO LOS ENVIÉ NI LES MANDÉ” (Jeremías 23:31-32).

4. ¿“Qué Dios hable por medio del pastor”? Esta enorme PRESUNCIÓN tranca el intelecto del que la abraza. Embebe todo lo que predique su “pastor”, por irracional, subjetivo, contrario a la Biblia, abusivo o loco que sea. No se atreve a poner en tela de juicio su “palabra”. Hacerlo sería “blasfemar”. Y creyéndolo así, se vuelve embobado, engatusado, esclavo del pastor. “Mi pastor, el reverendo; mi pastora, la reverenda.” Dicho, a menudo, con adulación. “Pero, mi pastor dice...” Equivalente a decir: “Estoy completa e incondicionalmente sujeto a mi pastor. Su palabra es mi ley. Ya no pienso por mi mismo. No analizo; no razono. Él lo hace por mí. Sí, el apóstol Pablo dice..., pero mi pastor dice”.

5. Así, el “pastor” se hace virtualmente "todopoderoso". Su asumida potestad él acostumbra reforzarla con voz autoritativa, porte de caudillo, espíritu imperioso, aunque con disimulada “humildad”, e insinuaciones, o bien sean fulminaciones, de “blasfemador” para aquel que la cuestione.

6. También la refuerza apelando a supuestos “poderes y señales” recibidos de Dios. Pero, existen “señales y prodigios mentirosos” (1 Tes. 2:3-11), tales como lenguas jerigonzas, llamadas “angelicales”. Por lo tanto, cada uno que ama su salvación debería probar a los pastores, pues hay muchos falsos, según 1 Juan 4:1; 2 Tim. 4:3-4 y 2 Corintios 11:13-15.

7. Velar los “pastores”, plural, por las almas a su cuidado es bíblico (Heb. 13:17). Enseñorearse de ellas no lo es (1 Pedro 5:1-4). Ni “cazar las almas” para vivir de ellas (Ezequiel 13:17-23).

8. ¡Alto, pues, al señorío dictatorial ejercitado por el típico pastor pentecostal! “A libertad” llama Cristo.
 

Pentecostalismo. Muchísimos documentos en esta Web.

 

Temor al pastor

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.