title>Hermano Miguel es trasladado repentinamente a esferas espirituales. >

Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Positivo. Inspirador. Más de setenta temas en esta Web para consolar, orientar y fortalecer al alma.

Sermones en esta Web. De texto completo. Powerpoint, audio y video. Más de cien.

 

Hermano Miguel es trasladado repentinamente a esferas espirituales.

 De pronto, cambios de “destino, horario y tipo de viaje”.

 

Meditaciones y enseñanzas principales de un mensaje predicado en su velada.

Ampliadas algunas enseñanzas traídas en aquella ocasión

Presentadas en este foro, orando que el lector las encuentre edificantes.

I.  El día 16 de febrero de 2010, el hermano Miguel abandonó a su cuerpo físico, habiéndolo ocupado durante setenta años. Durante la última etapa de su vida terrenal, su cuerpo adolecía de varias debilidades y enfermedades. Una combinación de ellas, complicada por los efectos de los medicamentos recetados para él, le llevó a sufrir una caída mortal.

A.  Miguel, cristiano fiel por más de treinta y cinco años. Miembro de cuatro congregaciones locales, en los distintos lugares donde eligió vivir y trabajar. Diácono por varios años. ¿No están escritas todas sus obras en “los libros” que lleva Dios en los cielos? Apocalipsis 20:12. “Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras.”

1.  Las obras mías también aparecen apuntadas en aquellos “libros” celestiales.

2.  Y las de usted también, querido oyente.

3.  Conforme a nuestras obras seremos, cada uno de nosotros, juzgados. ¿Cómo lee el récord mío? ¿Y el suyo? “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras ESTABA EN EL CUERPO, SEA BUENO O SEA MALO” (2 Corintios 5:10). Miguel “estaba” en su cuerpo material. Ya no está en él. ¿Qué es lo que habita el cuerpo mortal? El alma, entidad espiritual que sobrevive la muerte del cuerpo material. “Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar…” (Mateo 10:28). El “espíritu”, enseña Cristo, “no tiene carne ni huesos” (Lucas 24:39).

B.  [Datos personales acerca de la familia de Miguel no se incluyen en esta versión del mensaje para Internet.]

II.  “Debo abandonar el cuerpo”, escribió el apóstol Pedro en 2 Pedro 1:13-15, hablando de su pronta “partida” para la “patria… celestial” (Hebreos 11:13-16). El día 16 de febrero de 2010, Miguel Rodríguez debió abandonar su propio cuerpo mortal cuando este dejó de ser morada apropiada y útil para su espíritu.

A.  De repente, su alma fue librada de su “morada terrestre”, la que yace en el ataúd delante de nosotros en esta noche. Salió de “este tabernáculo”, es decir, tienda material, portátil, vivienda temporera, (2 Corintios 5:1), y en espíritu tomó vuelo hacia el Paraíso, conforme a la fe y esperanza nuestra.

B.  Miguel y su esposa habían planificado regresar a su hogar en Florida el próximo día, pero, para Miguel, circunstancias imprevistas y sorprendentes resultaron en cambios repentinos de “destino, horario y tipo de viaje”.

1.  “Cambio de Destino.” Iban a volar a Orlando, pero, en el caso de Miguel, el “Destino” fue cambiado al Paraíso.

a)  Conforme a comentarios escuchados, diríase que para muchísimas personas “Orlando y Disney World” son un verdadero “paraíso”, especialmente para niños y jóvenes. Más sin embargo, la alegría, aun la euforia, engendradas por sus impresionantes atracciones llamativas y emocionantes, ¡cuán superficiales, pueriles y efímeras son cuando comparadas con el gozo y la felicidad eternas disfrutadas por las almas dichosas en el inigualable y único verdadero “Paraíso de Dios”.

b)  “El Paraíso de Dios”: un destino infinitamente bello, placentero, glorioso, reluciente, de goces profundos y perdurables eternamente. “Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios (Apocalipsis 2:7). “Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman” (1 Corintios 2:9). Quisiera describir para ustedes, con lujo de detalle, el “Paraíso de Dios”, pero, tratándose de una dimensión distinta a la material nuestra, no hay palabras humanas adecuadas para describirla, ni siquiera comparaciones que la hicieran justicia.

c)  Veo a Miguel allá en el “Paraíso de Dios”, comenzando a conocer, a experimentar, a maravillarse de, a gozar de “cosas que ojo no vio, ni oído oyó” jamás, “las que Dios ha preparado para los que le aman”. Así, pues entiendo que Miguel amaba a Dios, y que se esforzaba para obedecer a Cristo, pese a las debilidades y fallas humanas que atormentan y humillan a todos nosotros. Esta es mi fe, conforme a lo revelado en las Sagradas Escrituras, sin pretender emitir, en ningún momento, juicios que atañen solo y exclusivamente a Dios y Cristo.

d)  ¿Mi esperanza personal? ¡Unirme a Miguel! Cuando llegue el momento de mi propia “partida” de este cuerpo y de este mundo, también tener la gloriosa dicha de ser admitido al fabuloso “Paraíso de Dios”, con su “árbol de vida” eterna. Y su esperanza, amado oyente, ¿cuál es la suya? ¿Alberga usted una esperanza bien definida, bíblica y positiva de lo que quisiera empezar a experimentar tan pronto se despida de su cuerpo mortal?

2.  “Cambio repentino de Horario.” Su vuelo para Orlando fue programado para el miércoles, día 17. Pero, Miguel y su esposa no llegaron al aeropuerto para tomar aquel vuelo. Sucede que el ser humano, pese a sus ilusiones, no tiene control absoluto sobre el tiempo o los horarios. El hombre planifica, pero, al fin y al cabo, Dios dispone. “El hombre propone, pero Dios dispone.” “¡Vamos ahora! los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad… cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece. En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello” (Santiago 4:13-15). ¿Tenemos nosotros estos sabios conceptos prácticos del tiempo y de la vida?

a)  Para todo ser humano –mujer  y hombre; niño, joven y adulto- hay un “Viaje espectacular pendiente”. Un “Viaje” como ningún otro disponible en este mundo material. Un “Viaje espacial”. Un “Viaje” de este planeta Tierra a la “Dimensión espiritual”, a las “Regiones de Dios”. Tengo pendiente este “Viaje”. Y usted, quererlo o no, creerlo o no, también tiene pendiente tal “Viaje”.

b)  Ahora bien, el “horario exacto” para este “Viaje espacial pendiente” no es sabido, no es dado a conocer, a ninguno de nosotros. En muchos, muchos casos, como en el de Miguel, el momento de partida no es sabido hasta casi el último instante. Entonces, de repente, se escucha el último aviso. Llegó, en definitiva, el momento de partir, y difícilmente se pospone el “Viaje espiritual” programado para el alma, pues este “Viaje” en particular es absolutamente OBLIGATORIO.

-Llegado el momento definitivo para emprender yo, como alma librada de este cuerpo físico, el “Viaje espacial” que me corresponde, de nada me valdrá exclamar: “¡No quiero ir ahora! ¡No estoy preparado!

-Tal será el caso suyo también. Así que, más nos vale estar siempre preparados para hacer este “Viaje espacial del alma”, ya que el “horario exacto” lo determina, al fin y al cabo, Dios mismo.

3.  “Cambiado el Tipo de Viaje”:

a)  Nuestros hermanos planificaban viajar, como de costumbre, en un gran “avión jet”, volando a 500 millas por hora, a quizás a unos 30,000 pies por encima de la superficie de mares y tierras.

b)  Miguel no volverá nunca jamás a viajar en tal transporte. Se fue ya en otro “transporte”, cuya forma o naturaleza este servidor desconoce. Se fue fuera de este mundo material. Su alma, su espíritu, no está presente en este salón. Lo único de él que tenemos en este lugar es el cuerpo, ya sin vida animal, colocado en el féretro, y nuestros recuerdos de él como ser humano. Voló, no por cierto, en algún vehículo de fabricación humana, sino que fue llevado por los ángeles al “Destino espiritual” determinado por su vida y sus obras en la tierra.

(1)  “Los días de nuestra edad son setenta años; y si en los más robustos son ochenta años, con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, porque pronto pasan, y VOLAMOS”  (Salmo 90:10).

-¿No le gusta “volar”? La mera idea de “volar en un avión” inspira terror en algunos seres humanos. De ahí, que nunca lo han hecho, permaneciendo siempre con los pies en “tierra firme”. Más sin embargo, aun los tales tienen que “volar” tarde o temprano. “Volar”, como seres espirituales, hacia su “Destino eterno espiritual”. ¡No tendrán opción!

-Pero, el que es cristiano de verdad, el que ama a Dios, obedeciendo sus mandamientos, el que vive en Cristo, llegando al final de sus días terrenales y muriendo en Cristo, no tiene por qué preocuparse. Eso es así, pues, será llevado, en su “Viaje espacial” personal, por los ángeles de Dios. ¡Irá “de primera clase”!, atendido por los ángeles al servicio de los justos. Su “Viaje”, recalco, será, sin duda, espectacular, glorioso, una experiencia placentera e inolvidable, sin temor, en paz y conformidad.

-Al morir Lázaro, el mendigo, “fue llevado por los ángeles al seno de Abraham” (Lucas 16:22), término metafórico hebreo sinónimo de “Paraíso”. ¿Cómo fue llevado Lázaro? “Por los ángeles…” He aquí la razón para afirmar nosotros que asimismo es llevado al “Paraíso” todo aquel que muere en el Señor. Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen” (Apocalipsis 14:13).

(2)  Por lo que revela Cristo, el viaje al Paraíso no tarda mucho.

-Al ladrón arrepentido, crucificado juntamente con Cristo, el Señor le dice: “Hoy, estarás conmigo en el Paraíso” (Lucas 23:43). “Hoy.” ¡Hoy mismo “estarás conmigo en el Paraíso”! Se desprende que el “Viaje al Paraíso” es de poca duración. ¡Viaje rápido! ¡A más de 500 millas por hora!

-Viaje sin “escala” en el “Segundo Cielo”, el “Limbo”, el “Purgatorio” o cualquier otro lugar, bien sea real o imaginario.

c)  Hablando del “Limbo” y el “Purgatorio”, me incumbe advertir a los amigos, los que aún no sirven a Dios conforme al evangelio puro de Cristo, que lugares con estos nombres no aparecen en el “Tablero de destinos espirituales”. Simplemente, ¡no aparecen!

-Al revisar el “Tablero de destinos espirituales” disponible en la Biblia, usted no va a ver “Limbo”; tampoco “Purgatorio”. En otro “Tablero” confeccionado por hombres, sí se encuentran estos dos nombres, pero no en el “Tablero oficial de Dios”.

-De manera que si usted está contemplando hacer “escala en el Purgatorio”, para allí “purgar sus pecados”, y de ahí continuar su “Viaje” hacia el cielo, ¡le espera tremenda sorpresa pavorosa! ¡No existe tal lugar, y por ende, no habrá tal escala!

-En el “Tablero oficial divino de destinos espirituales” solo aparecen dos. ¡DOS! ¡Nada más! A saber, el “Paraíso”, adonde pueden viajar solo los hijos obedientes de Dios, y el “Tártaro”, adonde tienen que viajar, obligatoriamente, todos los demás.

-¿No le gusta cómo suena ese nombre “Tártaro”? Pues, le gustará mucho menos el lugar por él identificado. Y para darle una idea sobre las condiciones en aquel lugar, el nombre “Tártaro”, griego, es traducido “Infierno” en algunas Biblias. Pero, aun sin saber esto, usted puede darse cuenta de que el “Tártaro” es todo lo contrario del “Paraíso”, leyendo atentamente el relato hecho por Cristo, según Lucas 16:19-31, sobre el desenlace de la vida del “hombre rico”, aquel que no se compadecía del mendigo Lázaro. Mientras Lázaro, no por mendigo sino por justo, “fue llevado por los ángeles al seno de Abraham”, es decir, al “Paraíso”, aquel “hombre rico”, egoísta y confiado en sus cuantiosos bienes materiales, al morir, “fue sepultado. Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos. Queridos amigos, ¡su “Vuelo espacial del alma” terminó en el Hades! Específicamente, en el área del Hades conocido como “Tártaro”. No hubo ninguna escala intermedia. No fue primero al “Purgatorio” porque ¡no existe tal  lugar en las Regiones de Dios! El “Purgatorio”, al igual que el “Limbo”, son lugares puramente míticos.

-Así que, si quiere usted ir al “Paraíso”, y no al “Tártaro”, al “Cielo”, y no al “Infierno”, su única opción es obtener el “boleto” correspondiente antes de escuchar la “última llamada” para el “Vuelo espacial”, el que, inevitablemente, tendrá que tomar usted, tal vez en el momento menos esperado. ¿Cómo hacerse del boleto? Creer que Dios existe, y que él es “galardonador de los que le buscan” (Hebreos 11:6), arrepentirse de los pecados, pasados y presentes, de su vida (Hechos 17:30-31), confesar públicamente con sus propios labios que Jesús es el Señor (Romanos 10:8-17) y ser bautizado, es decir, sumergido en agua “para perdón de los pecados” (Hechos 2:37-47; 22:16; Marcos 16:15-16).

-Habiendo conseguido el “boleto para la gloriosa ciudad celestial eterna” al andar estos pasos, todos y cada uno indispensables, conservarlo, intacto, sin mancha o arruga, durante el resto de sus días sobre este planeta.

-Este “boleto” valiosísimo será validado para el “Vuelo espacial al Paraíso” al morir usted “en Cristo”.

 

Positivo. Inspirador. Más de setenta temas en esta Web para consolar, orientar y fortalecer al alma.

Sermones en esta Web. De texto completo. Powerpoint, audio y video. Más de cien.

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.