Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Muchos temas en esta Web sobre matrimonio y sexualidad

¿Matrimonio entre personas del mismo sexo?

Ricky Martin con su pareja en una relación homosexual. "Matrimonio" se deriva del latín "matris munium". El término tiene que ver con la función de la matríz con el falo. ¿Derecho a matris munium? En dos hombres, ¿cuál tiene la matriz? En dos mujeres, ¿cuál tiene el falo?
Ricky Martin con su pareja en una relación homosexual. "Matrimonio" se deriva del latín "matris munium". El término tiene que ver con la función de la matríz con el falo. ¿Derecho a matris munium? En dos hombres, ¿cuál tiene la matriz? En dos mujeres, ¿cuál tiene el falo?

Por Roberto Venegas

varper777@yahoo.com

“Cuando mi mamá, Olga, me hablaba -en mi pre-adolescencia- de lo que es ser hombre, allá en nuestro cálido Puntarenas, me dejaba totalmente claro el panorama. Los tomates son tomates y las flores son las flores, y aunque los tomates en algún momento muestran una florecilla es sólo un efecto pasajero para que se dé el tomate. Ella no era filosófica ni filóloga. Mi papá, Otoniel, era carpintero, un poquito más “cascarrabia” que yo, y un poco difícil para hacerlo hablar de estos temas. Y en algún momento me dijo: “Un hombre solamente se puede tener relaciones sexuales con una mujer. Eso de las mariconadas no hay que perder el tiempo poniéndole atención, y punto”. No hubo un catecismo de por medio, y mucho menos una Biblia, ya que en ese entonces la Iglesia Católica había decretado una prohibición a tenerla, acusando de hereje al que la tuviera y lo excomulgaba. Y hablamos de los l960 / 1970.

¿A dónde queremos llegar? A que hay discusiones que son irrazonables desde cualquier punto ético. Por ejemplo: Si yo no soy doctor cómo voy a tratar de meterme a explicar que una espondilolilosis, o una espondilolisitis, es la causa de la renquera de todas las personas.

De esa misma manera tenemos a muchísimos laicos, que creen que -porque tienen una excelente verborrea- pueden agredir el pensamiento de otros jugando de “conocedores de la Biblia”, con cosas que oyeron por allí, que quizás les sonara bonito, pero que nunca se molestaron por oírla debidamente y mucho menos escudriñar. Algunos hasta quieren demostrar que Dios se equivocó, y que por ello es obligación de nosotros el ser tolerantes. Pero, ¿tolerantes de qué? De que como todos tenemos derechos humanos, entonces hay que permitir que dentro de la enmarcación de lo que es matrimonio, se les permita “matrimoniarse”. Ridículo el asuntillo, ¿o no?

¿Pero por qué ridículo? Porque a pesar de que gobiernos y religiosos ignorantes los apoyan, nunca se han preocupado por sustanciarse de lo que etimológicamente es matrimonio, que llegó a nuestro idioma castellano del latín matris munium. Y sería bueno no caer en el ridículo, y mejor ir al internet y sorprenderse, porque tiene relación con la función de una matriz con un falo, en donde no cabe la menor duda de la posibilidad de un embarazo. ¡Ah, carambas! ¡Eso no me lo habían dicho! Sí, no te lo han dicho porque el juego no consiste en decirte la verdad, porque si te dicen la verdad entonces podrían hacer ver que el asunto no anda bien. Y una mentira pervertida, repetida una y mil veces, nos la llegan a hacer creer como verdades.

En uno de estos días, de esta semana que está pasando, vi un reportaje televisivo que rayaba todo lo que es ridículo. Porque por un lado había una reportera –de muchos años en su función de periodista- que no dejaba hablar al entrevistado, para imponer sus falsos conceptos bíblicos, y haciéndose sapientísima de los pensamientos de judíos, musulmanes, ateos, cristianos, católicos. Y milagrosamente se salvaron los extraterrestres. Y a manera de botarla de “homerun”, dijo que había que sacar a Dios de este tema. Y todo eso lo redondeó para decir, en forma indirecta, que ella apoyaba a compañeros de trabajo y amigos, que buscaban el matrimonio entre parejas del mismo sexo, ya que dentro de los derechos humanos esté el de la preferencia sexual, y que como ciudadanos tienen derecho a ello.

¿Derecho a matris munium? En dos hombres, ¿cuál tiene la matriz? En dos mujeres, ¿cuál tiene el falo?

Por otro lado, como invitado al foro, había un diputado, que a pesar de ser pastor cristiano, profesor universitario y abogado, no mostraba la preparación debida para la defensa del tema. Y todo lo escondía en el “yo” (“yo soy pastor, profesor y abogado”, “yo sé”, “yo tengo informes”, etcétera, pero no mostraba pruebas. Aunque, repito; la señora periodista, bastante lega en el tema, casi no lo dejaba hablar, buscando burlarse de él).

La entrevista, que pudo haber sido un suelo fértil o fuerte para dilucidar los cuatro puntos cardinales del tema, lo convirtieron en un basurero. !Así de terrible!

Las preferencias sexuales, de parejas del mismo sexo, no son una parte fundamental del matris munium. Y aunque cada quien tiene derecho a la preferencia sexual que le guste, el país no tiene el derecho de legislar deformando el marco de lo que es “matriz munium”.

Voy a hablar hipotéticamente: Soy un ciudadano que tiene todos los derechos iguales a los demás, pero resulta que mi preferencia sexual es hacerlo con una vaca, a la que amo y conozco desde que era una ternerita. Ah, ¡y tiene matriz! Entonces, basado en mis derechos pregunto ¿puedo matrimoniarme con mi vaquita? ¡Si la vieran que dulce es mi vaquita, y nunca me niega la leche! A la hora que quiero mi lechita, ¡allí la tengo!

Porque si no me dejan casarme con mi vaquita, se estarían violentando –según ese arroz con mango que busca obtener derechos matrimoniales entre los del mismo sexo- mis derechos de ciudadano, le disguste al que le disguste.

Aclaro: como humanos podemos retar a Dios desobedeciendo sus ordenanzas, y ganar consecuencias por ello. Si él dice: No mates, pero yo mato, ese es mi capricho o terquedad. Y aparte de eso demuestro que la criminalidad mía viene en mis genes para demostrar que soy una equivocación de Dios, y yo ser aplaudido y ser bien visto por la sociedad.

Hoy día la Biblia misma ha sido alterada, borrada, agregada e interpretada “por la libre”, y con ello entre siete a ocho pasajes o citas han sido tergiversadas. Y ni hablemos de la inmoralidad que encontramos en mucha actividad de los políticos. Así que difícilmente tenemos pesas y balanzas justas dentro de la sociedad actual.

Hoy, podemos decir, tranquilamente, que las moscas son más saludables que un paciente del Seguro Social. Cada partido político tiene infinitas goteras en los techos. Nunca como hoy se ha visto la pederastia corriendo hasta con el encubrimiento del Vaticano mismo. Jamás se había visto la opulencia que han alcanzado ciertos pastores, con el cuento de la prosperidad. Y todo ello se logra para que estas clases de peticiones de matrimonios encuentren “bondadosos apoyos”, en donde algunos firman pliegos y otros no firman pero cierran el ociquillo “por ética”. ¿Por ética o por conveniencia? ¿Por ética o por votos?

No se trata de condenar, porque nadie está condenando a nadie. Ese campo de la condenación o de la bendición no es humano. Se trata de tratar las cosas tal y como son.

¿Que se ocupan legislaciones que regulen una sociedad por causa de la preferencia sexual? Magnífico. Ah, ¡pero no se olviden de mi vaquita y yo!

Hace muchos años no había la figura comercial llamada “Sociedad”, y se regularon los términos con ojo en todo lo que es legislación, y allí está trabajando como “Sociedades de Responsabilidad Limitada”, “Sociedades Anónimas”, etc.

Quizás los borrachos, porque en su derecho de ciudadanos han escogido ser borrachos, quieran una legislación que les defienda esa razón. Quizás los criminales quieran una legislación que les defienda el derecho al robo, al fin y al cabo hasta algunos de los Presidentes de la República se les ha acusado de robo. Claro que para desfigurar el asunto le llaman “dádivas” o “honorarios no declarados”. Y por ello no va a faltar dentro de los políticos y religiosos, que viendo “el río revuelto”, busquen apoyarles, o que la Corte –que de acuerdo a la Constitución no puede legislar y legisla arbitrariamente algunas cosas- hasta les haga “decretos humanos”.

En este tema del matris munium no caben las parejas que no sean compuestas por un hombre y una mujer, porque sólo allí tenemos un falo y una matriz, que al unirse tienen la capacidad de crear vida.

El asunto del matris munium jamás puede ser asociado con dilemas religiosos o morales improcedentes. Y cuando hablemos de ética, lo menos que podemos hacer es hablar con conocimiento de causa, y mucho menos tomando la Biblia de parapeto con textos fuera de contexto para apoyar un pretexto.

Hay muchas cosas que son para physin –“contra la naturaleza”- que ante la debilidad de la piel y la falta de fortaleza moral, se hacen vicio. Y nos hacen rebeldes ante Dios (como el caso del adulterio), pero por eso vamos a decir que “los adúlteros tenemos, como seres humanos, ese derecho ganado, y que en la legislación de referencia al matris munium nos lo deben de aceptar”.

Cuando los arsenokoitas (corruptores de menores) lo quieran, y vayan a reclamar sus derechos de ciudadanos, vamos a ver a muchos religiosos apoyando el asunto. Pero nada de eso es una indicación de que las cosas estén del lado derecho.

¿Puede haber matris munium entre dos personas del mismo sexo? ¿Están hablando de matris munium o buscando el desfigurar el cuadro etimológico y legal de ello? ¿En qué se les está discriminando a dos personas del mismo sexo en no “matrimoniarlos”? Esto no es un asunto de semejanzas, ni de modas de peluqueados o de ropas, sino que es el uso de pesas y balanzas justas, que desde siempre ha hablado la realización del matris munium.

Quiero ser claro repitiendo que las preferencias sexuales nadie se las está discriminando a dos personas del mismo sexo con no casarlos como matrimonio. Por eso “a mi déjenme tranquilo con mi vaquita, porque me da leche a la hora que yo ocupe”.

Espero que esto no indigne ni le cause tristeza a aquéllos que con su silencio son cómplices, dejando que las aguas sigan, y que se esconden en dichos infantiles como el de “para qué gastar pólvora en zopilotes, y no van a entender”. Pero también hay un concepto bíblico que dice: “Y como entenderé si no hay quién me explique”, y esa es la función de los teólogos.

Al abrir los portillos se alegrará “la serpiente”, y desfiles abogando por sus derechos habrá todos los días. Los lunes serán los gays, las lesbianas. El martes los para physin (“contra la naturaleza”), como los que “queremos casarnos con la vaquita”. El miércoles serán los arsenokoitas o corruptores de menores, en donde hasta las campanas de muchas iglesias sonarán recordando “la lucha a sus derechos de casarse con el carajillo o la carajilla que corrompieron”. El jueves los adúlteros dejarán a los encachados en casa, y tomados de la mano lucharán por sus derechos de tríos y cuartetos. El viernes en la mañana lo harán los que están en contra de los que están en contra, en el parque de La Sabana. Y los que están en contra de los que están a favor lo harán en el parque de La Paz. Y en la tarde habrá un acto bailable, en el Parque Central, con un par de orquestas de antaño. El sábado los judíos al Shabath y los Adventistas a sus cultos. El domingo los católicos a misa y cristianos de diferentes denominaciones a sus cultos. Y todos alabando a Dios como si no lo hubiéramos ofendido y hasta reclamándole bendiciones que no nos ha dado.

Esa esteticismo de la irreverencia hace parecer todo normal, porque lo matizamos al calor y color de la lengua, caricaturizando y encubriendo con chistes algo que debe tratarse con seriedad, sin importar si nos duele o no.

Si por incultos no sabemos lo que es matris munium, al saberlo nos debemos de retractar. Si por jugar de vivos nos burlamos “de lo que dice la Biblia”, cuando ni siquiera la hemos leído de tapa a tapa, y mucho menos el escudriñar lo que verdaderamente dice, pues mejor cerremos la boca y no hagamos el ridículo. Mucho menos periodistas ante las cámaras de un noticiero con mucha audiencia.

Para todo ello debemos de ser optimistas. Esta palabra viene del griego OPS “TAREA”, en su etimología primaria quiere decir “carga por las áreas por hacer”. Pero depende de cada uno si lo hacemos optimuus <muy bueno> o malus< malo>. Para ser optimista hay que hacer uso del optimismo <predisposición a entender, analizando la realidad desde un aspecto más positivo>. El optimista sabe que tiene una obra por construir y tiene la esperanza de que lo consiguiere. ¿Conseguiremos que el matrimonio sea el reflejo fiel de matris munium, o lo iremos a destruir?”

Muchos temas en esta Web sobre matrimonio y sexualidad

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.