Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Abundantes recursos en esta Web sobre el pentecostalismo

Muchos estudios en esta Web sobre dones espirituales y el Espíritu Santo

La cuestión de la duración de los dones sobrenaturales

Esta bella imagen tipo fractal identifica el intercambio sobre la duración de los dones sobrenaturales entre Walter y Homero en editoriallapaz.

 

Intercambio

Walter pregunta: ¿"Cual es la base bíblica para afirmar que las manifestaciones que se daban en la iglesia primitiva en una forma natural fueron "solo" para la época apostólica?"

 

Respetado Sr. Walter:

      La gracia del Señor abunde en usted y los suyos.

      El tono de su carta me infunde ánimo, pues respira mucha cordura y objetividad, calidades que brillan por su escasez en la mayoría de las comunicaciones sobre los temas relacionados con señales, dones y profecías. Gracias. Intercalo en su carta mis respuestas o comentarios.   

“Estimado hermano:  

He estado leyendo algunas observaciones que se hacen con respecto a los pentecostales y debo decir que en mucho estoy de acuerdo con Usted Actualmente me congrego en una iglesia de las Asambleas de Dios y coincido en que a veces el exceso de emotividad lleva a muchos hermanos a expresarse de una forma contraria a las Escrituras. Sin embargo no he podido encontrar argumentos sólidos como para descartar la posibilidad del obrar de Dios en nuestros días. Comprendo su exasperación con respecto a los excesos; tengo que reconocer que a mi también me incomoda. Pero, ¿cual es la base bíblica para afirmar que las manifestaciones que se daban en la iglesia primitiva en una forma natural fueron "solo" para la época apostólica? En 1 Corintios 14:1-40 parece que Pablo no fuera de esta opinión siendo que él mismo incentiva la manifestación de los dones.”  

-No cabe duda: el apóstol Pablo anima a los corintios a procurar “los dones sobrenaturales” (14:1). También en 1 Corintios 12:31 exhorta: “Procurad, pues, los dones mejores”. Al respecto, permítanos recomendarle la lectura de Lenguas y profecías: exposición detallada de 1 Corintios, el capítulo 14, disponible en www.editoriallapaz.org, en el Salón de estudios espirituales dedicado a la investigación del pentecostalismo, en la sección “Recursos importantes para el estudio del pentecostalismo”. Se responde ampliamente a la interrogante que plantea usted.  

-Al escudriñar 1 Corintios 14, observamos que no se da revelación alguna sobre la duración de los dones sobrenaturales. Más bien, el Espíritu Santo, a través del apóstol Pablo, corrige errores en el uso de los dones, asentando directrices que aseguraran que fuesen empleados de forma edificante. “Hágase todo para edificación. Hágase todo decentemente y con orden” (14:26, 40).

-Otros textos del Nuevo Testamento tratan sí la duración de los dones.

1.  Efesios 4:7-16. Fueron dados “hasta que” los cristianos del primer siglo llegaran “a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (4:13). Al recibir la iglesia del primer siglo “toda la verdad” en cumplimiento de la promesa hecha por Cristo a los apóstoles (Juan 16:13-15), se hizo factible “la unidad de la fe y del conocimiento” y que se alcanzara la madurez, pues “perfecto” también puede traducirse “maduro”. ¿Recibió la iglesia primitiva toda la verdad antes de morir el último de los apóstoles? Sin duda alguna. Por tal razón, nadie se atreve a publicar una “Biblia nueva” con otras “cartas” o “libros” añadidos.

2.  Judas 3 es muy relevante. “La fe que ha sido dada una vez a los santos.” En este contexto “fe” equivale a “evangelio”. ¿Cuántas veces fue dado el evangelio? “Una vez.” ¿Cuándo? Durante el primer siglo. ¿Por quiénes? Por los apóstoles. ¿Falló el Espíritu Santo en su encomienda de revelar a los apóstoles “toda la verdad”. ¡Claro que no! Cumplió a perfección su misión, revelando “toda la verdad”, siendo la última revelación la de Apocalipsis. Los profetas del presente pretenden que el Espíritu Santo repita a través de ellos la obra que él ya hizo a perfección mediante los apóstoles. Pero, ¿qué nueva verdad divina pueden añadir a la perfecta revelación disponible en el Nuevo Testamento? Y si no pueden añadir ninguna nueva, entonces ¿con qué lógica presentarse ante la iglesia y el público como “profetas”?

3.  Hechos 8:14-18. “Cuando vio Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero” (8:18). ¿Qué entendió Simón acerca de cómo se daban los dones? Que los apóstoles eran quienes tenían ese poder. El evangelista Felipe no lo tenía. Tenía dones (8:4-8), pero no el poder de impartirlos. Solo los apóstoles fueron dotados de tan grandioso poder. Al morir el último apóstol ¿quién de la iglesia quedaba con el poder de impartir dones sobrenaturales? ¡Nadie! Los dones cesaron. 

“En 1 Corintios 13:10 dice Pablo 'mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará'. ¿A qué se refiere Pablo con lo perfecto? Sin duda todavía no ocurrió. Pues lo perfecto que había venido al mundo es Cristo y la exposición que hace el apóstol es posterior a su primera venida.”  

4.  Apuntamos 1 Corintios 13:8-13 como el número cuatro en la serie de textos que trazan el tema de la duración de los dones, pues el pasaje es una profecía específica al respecto ya que dice: “las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará” (13:8). ¿Cuándo? Al venir “lo perfecto”. ¿Qué cosa es “lo perfecto”? Es “la perfecta ley, la de la libertad” (Santiago 1:25), o sea, el Nuevo Testamento, “la ley de Cristo” (1 Corintios 9:27). Este Nuevo Pacto es “la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta(Romanos 12:2), que hace posible que “el hombre de Dios sea perfecto(2 Timoteo 3:16). Cristo es perfecto, y también su Nuevo Pacto, siendo este la revelación completa para la Era Cristiana. Observamos que 1 Corintios 13:10 dice lo perfecto” , y no “el perfecto”. “Lo” implica que se trata de algo impersonal. “Lo perfecto” hace contraste con “lo que es en parte” . ¿Qué cosa es “lo que es en parte”? El conocimiento de la voluntad divina y las profecías. “Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos(13:9). Desde luego, pues esa condición imperaba hasta que el Espíritu Santo terminó su misión de guiar a “toda la verdad”, obra que no había perfeccionado cuando Pablo escribió 1 Corintios 13. Ahora bien, una vez dada toda la verdad ¡ya no se conocía ni se profetizaba “en parte”! ¡Llegó “lo perfecto”!

-Quisiéramos recomendarle el estudio de Lo perfecto (de 1 Corintios 13:10)”, análisis hecho por el profesor Hugo McCord, erudito en idiomas antiguos, disponible en la misma sección de recursos identificada anteriormente.

-Dado que proyectamos explicaciones más amplias sobre estos textos y temas, no abundaremos más en esta ocasión. 

“Nuevamente, que muchos que dicen ser ministros pervierten en mensaje del evangelio, sí es cierto. Mas no solo en congregaciones "pentecostales”. He visto y sabido de personas que pervierten el mensaje en diferentes tradiciones protestantes, católicas, ortodoxas. ¿Hipócritas? Muchos, y en las distintas denominaciones, puesto que esto no es excluyente de una para ninguna en particular.”

  De acuerdo.

  “En su respuesta al hermano Rafael (creo que está en el archivo B) usted dice que cree y confía que el Espíritu cumplió en revelar toda la verdad a los apóstoles. Estoy de acuerdo, pero sin embargo en Hechos 21:10 el profeta Agabo profetiza a Pablo una verdad respecto de sí mismo, no una verdad bíblica aun no revelada. También vuelvo a citar la insistencia de Pablo con respecto a pedir los dones de profecía por parte de los creyentes.”

 -Al cesar los dones sobrenaturales, también cesó el del “discernimiento de espíritus” (1 Corintios 12:10), como además el de profetizar eventos tales como el “de una gran hambre en toda la tierra habitada” (Hechos 11:27-28) o peligros tales como en el caso de Pablo.

-La cesación de los dones sobrenaturales no significa que Dios haya dejado de obrar a favor de su pueblo. Aún se manifiesta providencialmente de muchas maneras maravillosas, respondiendo a nuestras oraciones y fortaleciéndonos en el ser interior para que triunfemos hasta el fin.

-Al estudiar estos temas, con todas sus ramificaciones, tengamos presente que el “poder de Dios para salvación” es el “evangelio” (Romanos 1:16; 1 Corintios 1:21), y no las señales o los dones. Estos fueron dados para revelar y confirmar la palabra (Marcos 16:19-20; Hebreos 2:1-4). Cumplido su propósito, cesaron, quedándose la iglesia con todo el poder divino que la hace falta para evangelizar, adorar y servir. 

“Finalmente hermano desearía conocer a cual "tradición" pertenece usted y su iglesia ya que he leído sus artículos y no me ha quedado claro cual sea su procedencia (quizás sea error mío y no he mirado bien).”  

-Respondo personalmente, no pretendiendo hablar de parte de otros, aunque me consta que centenares de miles de cristianos, aun dos o tres millones, quizás más, comparten mi visión, deseo y meta. Me identifico con los cristianos y la iglesia del primer siglo, teniendo el propósito de seguir y anunciar la misma “sana doctrina” (1 Timoteo 4:16), militar en la misma iglesia edificada por Cristo en Pentecostés (Hechos 2), adorar “en espíritu y en verdad” (Juan 4:24) y vivir la misma vida de santidad. Por consiguiente, no pertenezco a ninguna tradición religiosa o secta cristiana, no identificándome como católico, protestante, evangélico o pentecostal , sino como “cristiano” añadido por Cristo a su propia iglesia (Hechos 2:47). En medio de la tanta confusión y división religiosa que nos rodea este concepto de “cristiano no sectario e iglesia no sectaria” no es fácil proyectarlo. Ojalá lo capte usted, mirando más allá de las iglesias actuales y las tradiciones religiosas hasta ver sin prismas que distorsionen a la iglesia original con su evangelio único. En el Salón del evangelio de salvación se encuentran varios estudios relevantes, como también en el mensaje que ofrecemos en la Sala de orientación

“He tratado de cuidar las palabras para no parecer ofensivo ni a Usted ni a ningún lector. Con todo si he ofendido a alguien me disculpo por el dolor que pudiera causarle.”

 -Usted ha cuidado sus palabras de forma muy admirable, y estos sentimientos tan hermosos alegran mi corazón y alma. Tener intercambios dentro de este marco de mutuo respeto es, para este servidor, placentero y muy edificante.

”Que el Señor los bendiga. Con amor en el Señor, Walter.”

 Reciprocamos sus buenos deseos, ansiando que lleguemos a hablar “una misma cosa” (1 Corintios 1:10), siguiendo “una misma regla” (Filipenses 3:16).

 Para servirle en el amor de Cristo, Homero Shappley de Álamo

Abundantes recursos en esta Web sobre el pentecostalismo

Muchos estudios en esta Web sobre dones espirituales y el Espíritu Santo

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.