Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

Lista de Guías para clases bíblicas en esta Web

Lista de estudios para esta serie sobre los Demonios

Guía para clases bíblicas para la Lección 2

 

Único hijo endemoniado

Esta escena ilustra el tema Único hijo endemoniado de la serie Los demonios y los endemoniados, en editoriallapaz.

“Y mientras se acercaba el muchacho, el demonio le derribó y le sacudió con violencia; pero Jesús reprendió al espíritu inmundo, y sanó al muchacho, y se lo devolvió a su padre. Y todos se admiraban de la grandeza de Dios.”

Lección 2

Lucas 9:37-43  

(37)  “Al día siguiente, cuando descendieron del monte, una gran multitud les salió al encuentro. (38)  Y he aquí, un hombre de la multitud clamó diciendo: Maestro, te ruego que veas a mi hijo, pues es el único que tengo; (39)  y sucede que un espíritu lo toma, y de repente da voces, y le sacude con violencia, y le hace echar espuma, y estropeándole, a duras penas se aparta de él. (40) Y rogué a tus discípulos que le echasen fuera, y no pudieron. (41) Respondiendo Jesús, dijo: ¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros, y os he de soportar? Trae acá a tu hijo. (42) Y mientras se acercaba el muchacho, el demonio le derribó y le sacudió con violencia; pero Jesús reprendió al espíritu inmundo, y sanó al muchacho, y se lo devolvió a su padre. (43) Y todos se admiraban de la grandeza de Dios.”

A.  En este caso, el endemoniado no es un adulto sino un “muchacho” (42), único hijo de su padre (38). ¿Cuántos años de edad tenía el muchacho? No se nos informa.

B.  El padre atribuye los males que padecía su único hijo a un “espíritu”, diciendo a Cristo que “un espíritu lo toma” (39). Este “espíritu” es identificado en el versículo 42 como un “demonio” y un “espíritu inmundo”. Para este padre israelita, el demonio era un ser real, y Cristo lo confirma, reprendiendo al demonio y echándolo fuera.

C.  ¿Qué efectos sufre el muchacho al invadir el demonio su cuerpo.

1.  “De repente da voces” (39).

2.  El demonio “le sacude con violencia” (39, 42).

3.  “Le hace echar espuma” (39).

4.  “Estropeándole, a duras penas se aparta de él” (39). Estropear: Maltratar a alguien, dejándolo lisiado” ( Biblioteca de Consulta Microsoft® Encarta® 2005. © 1993-2004 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos).

D.  El demonio, ¿ocupaba continuamente el cuerpo del muchacho? Negativo. “A duras penas se aparta de él” significa que se apartaba de él, sí, por un tiempo, para luego volver a manifestarse en él de nuevo.

E.  El demonio, ¿impelía al muchacho a actos inmorales en contra del deseo o la voluntad de este? Ni una sola circunstancia del caso indica que lo hiciera. Se apoderaba del cuerpo físico del muchacho, pero no de su alma.

F.  Los males físicos que sufría el muchacho a causa de la intervención del demonio, ¿impedían que estudiara, entendiera y obedeciera la ley de Dios para él? ¿Por qué habrían de impedírselo? No hay indicación alguna de que el demonio alterara el funcionamiento normal del cerebro del joven.

G.  Estos males físicos, ¿no eran causa de angustia emocional, vergüenza, complejos psicológicos y trastornos sociales para el muchacho? Probablemente. Desde la caída de nuestra raza hasta el sol de hoy, infinidad de niños y jóvenes, no teniendo demonio alguno, han sido afligidos de diversas y múltiples anormalidades, enfermedades o accidentes. No pocos han muerto antes de llegar a la adultez. Otros han alcanzado la adultez, y aun la vejez, pero sin ser sanados jamás. No deja de ser muy triste el caso del muchacho endemoniado. Con todo, ha habido, como aún los hay, casos todavía más severos.

-Los efectos que sufría el muchacho endemoniado nos hacen pensar en la epilepsia. Alguna similitud es evidente. En la epilepsia, “con frecuencia, el inicio de una crisis tipo gran mal viene señalado por un grito involuntario producido por la contracción de los músculos respiratorios. Cuando se produce la pérdida de consciencia, todo el cuerpo se ve afectado por una contracción muscular espástica. La cara se pone lívida, la respiración se detiene, y se arquea la espalda. Después se producen a lo largo de todo el cuerpo contracciones y relajaciones de los músculos de forma alternada con una agitación tan violenta que es posible que el paciente se produzca lesiones graves.”   (Biblioteca de Consulta Microsoft ® Encarta ® 2005. © 1993-2004 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.)

H.  ¿Por qué permitía Dios que aquel demonio estropeara al cuerpo del muchacho, sacudiéndolo con violencia y haciéndole echar espuma? Vale la pregunta, pues si Dios no se lo permite, no sucedería.07. Jamás pretendemos hablar de parte de Dios. Solo procuramos entender sus propósitos y razones, no lográndolo a la medida que quisiéramos, pero seguiremos estudiando y pidiendo luz.

1.  Quizá para que su Hijo, encarnado en la tierra en la persona de Jesucristo, manifestara delante de los hombres incrédulos su autoridad y gran poder sobre las fuerzas de maldad, tanto las invisibles como las visibles. Cristo “sanó al muchacho, y se lo devolvió a su padre” (42). Este acto tuvo el efecto deseado por el Padre, ya que “todos se admiraban de la grandeza de Dios” (43).

2.  Entre los que deben admirarse “de la grandeza de Dios” se encuentran los niños y jóvenes. Pues, ¡he aquí la curación milagrosa de uno de los suyos! Qué lo consideren sobriamente, con todas sus implicaciones. En cuanto a sus cuerpos mortales, la juventud no está exenta al impacto dañino de las fuerzas de maldad. Esto bien lo enseña el caso de este joven endemoniado. Pues, qué lo tengan presente, virando su mirada hacia Dios y poniendo su esperanza en la promesa de “cuerpo espiritual”, poderoso, honroso, incorruptible e inmortal (1 Corintios 15:42-44), totalmente libre de cualquier asechanza diabólica.

 

 

Guía para clases bíblicas para la Lección 2

Lista de Guías para clases bíblicas en esta Web

Lista de estudios para esta serie sobre los Demonios

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.