Réquiem para un informante

 


Agence France-Presse -Getty Images

El doctor Li Wenliang intentó advertir a China sobre el coronavirus, pero fue silenciado por las autoridades gubernamentales. Se convirtió en héroe del país cuando sus advertencias fueron confirmadas como justificadas. Entonces, como mártir cuando murió a consecuencia del virus en febrero.

Hoy día, la gente se congrega, virtualmente, en el sitio de su último post en Weibo, la plataforma china de medios sociales, para lamentar y buscar solaz en la sección de comentarios.

Nuestro columnista Li Luan escribe: “En una nación mayormente atea, mas, sin embargo, espiritual, con poca tradición de orar, el Muro de Lamentaciones digital hace posible que la gente china comparta su tristeza, frustración y aspiraciones con alguien en quien confiaron y a quien amaron”.

Notas del traductor Homero

Pienso que el lector perspicaz y sabio, o la lectora, sepa extraer de este caso trágico lecciones y conclusiones para su propia vida, comunidad, pueblo, nación, religión, cosmovisión.

A continuación, respetuosa y humildemente, algunas de este servidor.

Advertencias oportunas ignoradas, calladas o suprimidas.

Despreciadas las voces de quienes tienen el conocimiento y demás credenciales que les capacitan para impartir información fidedigna.

Muerte prematura y dolorosa de humanos que saben la verdad.

Gentes y naciones, mayormente ateas y seculares, que encubren grandes peligros para la ciudadanía en general.

Sufrimiento, muerte y destrucción en escalas vastas a consecuencia de tales peligros.

Almas angustiadas que desconocen las verdaderas fuentes vivas y poderosas de sanidad y esperanza que no engañan.

Esta es la historia, más o menos común, de nuestra raza humana alrededor del globo terráqueo, en todas las épocas de nuestra existencia.

Repitiéndose y repitiéndose los errores mortales del pasado. Hasta el fin.

¿Cómo reaccionar?

¡Ser la excepción!

Informarme correcta y plenamente.

¡Vivir las verdades indisputables aprendidas!

 

 Requiem for a Whistle Blower


 

Agence France-Presse -Getty Images

Dr. Li Wenliang tried to warn China about the coronavirus but was silenced by the government authorities. He became a hero in the country when his warnings proved true, then a martyr when he died from the virus in February.

Today, people gather, virtually, at his last post on Weibo, the Chinese social media platform, to grieve and seek solace in the comments section.

 

Our columnist Li Yuan writes: “In a largely atheist yet spiritual nation with little tradition of praying, the digital Wailing Wall allows the Chinese people to share their sadness, frustration and aspiriations with someone they trusted and loved.”

 

 


 

¿Trajo Dios la plaga del coronavirus
sobre la humanidad?

 

The horrors of coronavirus on display at hospital on Brooklyn ...

 

Decisiones por la Deidad

 


 

John Pascual pregunta:

“¿Qué profetiza Dios en la Biblia sobre la terrible plaga del COVID-19?”

 

 

¿Aparece el coronavirus
entre las plagas de Apocalipsis?

 

A look inside an NYC hospital amid the coronavirus crisis

 


 

¡Dios tiene el control!

¿De todo? ¿Todo el tiempo?

¿En toda la tierra?

Entonces, ¿también está él en control de este
maligno COVID-19 (coronavirus) del año 2020?

 

Pacientes infectados con el coronavirus

 

Las pandemias(plagas) más mortíferas de la historia moderna

Las tres plagas

Las siete plagas postreras

 

 

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.