Suscríbase para recibir notificaciones de nuevos artículos.

 

Evolución darwiniana, ateísmo, humanismo y hedonismo. Mucho material relevante en esta Web.

Espíritu, mente y cuerpo fortalecidos. Más de ochenta escritos relevantes en esta Web.

Amor definido por evolucionistas darwinianos. Análisis a fondo de sus afirmaciones y argumentos.

¿Me puedes decir lo que es el amor? Varias respuestas consideradas brevemente, seguidas por las respuestas encontradas en la Biblia. ARTÍCULO.

 

¿CUÁLES son los AMORES SANOS
y BUENOS?

 

Este abstracto de una pareja, de espaldas al observador,inclinándose levemente el uno al otro, cada uno con un brazo tocando la espalda del otro, ilustra el tema ¿Cuáles son los amores buenos?

 

“BUENOS y SANOS”, a diferencia de los “MALOS AMORES”, pues estos también los hay, pero, en esta ocasión, concentrémo-nos en los “BUENOS y SANOS”. Respetuosamente, te pregunto: ¿tendrías credenciales para identificar y definir los amores buenos? ¿Cuántos habrás conocido, vivido y conservado año tras año, por mucho tiempo? Quizás más que este servidor, pero…

Cortésmente, te presento mis credenciales personales para tratar el tema, adquiridas a través de infinidad de vivencias personales, observaciones, estudios y sesiones de consejería. He vivido en cuerpo, mente y espíritu varios de los amores buenos. También, he leído abundante material acerca del amor en sus muchísimas manifestaciones distintas, en seres humanos de virtualmente toda categoría, en un sinfín de situaciones diferentes.

Te presento mi credencial principal: no he excluido de mis lecturas un libro cuyo nombre parece que moleste a gran número de nuestros contemporáneos. Ojalá que no a ti. Me refiero a la Biblia. Libro que, dicho sea de paso, cubre toda suerte de amores, tanto malos como buenos. A veces, con sorprendente franqueza y asombroso lujo de detalle. El nombre del autor de este libro, pues, muchísima gente lo pronuncia a menudo, pero con nada de respeto, teniendo conceptos distorsionados de él por no conocerlo. Se trata del Dios Creador que “es el DIOS de PAZ y de AMOR” (2 Corintios 13:11). Por cierto, “…el amor es DE Dios(1 Juan 4:7). Aún más, “Dios es amor” (1 Juan 4:8 y 16). O sea, él es la fuente de todo amor sano, siendo su manifestación perfecta. Como tal, él es absolutamente el único con derecho innato a definir el amor puro y sin mancha en sus distintas aplicaciones tanto en el entorno físico-material como en el moral-espiritual.

 

Este abstracto de una pareja en silueta parada cerca de un árbol con una luna cresciente a aves arriba de ellos ilustra el tema ¿Cuáles son los amores buenos?, en editoriallapaz.

 

AMORES SANOS y PUROS

 

Los AMORES SANOS y PUROS el propio Dios de amor los identifica y define.

Tú puedes, y debes, amar a tu propio cuerpo físico (Efesios 5:29). El casado al cuerpo de su esposa; la esposa al cuerpo de su marido, teniendo presente cada uno que el cuerpo físico es la morada terrenal del alma-espíritu (Efesios 5:25-32; 1 Corintios 6:12-20). Este amor físico entre un varón y una mujer unidos legítimamente en matrimonio según las ordenanzas de Dios significa que el amor sexual entre los tales es sano. Honroso es su “matrimonio, y el lecho sin mancilla(Hebreos 13:4). “…el hombre… se unirá a su mujer, y serán una sola carne(Mateo 19:4-9).

Tú puedes “amar la vida y ver días buenos” (1 Pedro 3:10), viviendo y disfrutando las bendiciones materiales del Creador.

Tú puedes, y debes, amar a tus padres, cónyuge e hijos, respetándolos y honrándolos en todas sus relaciones, interacciones y convivencias (Mateo 15:4-6; Efesios 6:2-4; 1 Pedro 3:1-7).

Tú puedes, y debes, amar a tu prójimo como a ti mismo (Gálatas 5:14).

Tú puedes, y debes, amar al Dios de amor, con todo tu corazón, mente y alma (Marcos 12:30), comprendiendo que él primero amó a ti (1 Juan 4:19), deseando tenerte cerca de él y haciéndolo posible mediante el sacrificio de su Hijo. Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos (Juan 15:13).

Tú puedes, y debes, amar la luz (Juan 3:21), sinónimo de amar la Verdad de Dios (2 Tesalonicenses 2:12).

Además, puedes y debes conocer y amar a la iglesia edificada por Cristo, pues él la amó tanto que se entregó por ella (Efesios 5:25-27). A la de él, aclaro, y no a las de los hombres.

También, amar la Segunda Venida de Cristo (2 Timoteo 4:8), porque significa la glorificación eterna de los buenos, justos y obedientes en el Paraíso del Dios de Amor.

 

¿CÓMO AMAR?

 

En esta una pareja que porta una gran paraguas camina por una calle ancha a riberas de un lago hacia un ciudad, abstracto de muchos colores que ilustra el tema ¿Cuáles son los amores buenos?, en editoriallapaz.

 

Amar verdadera y sinceramente a cualquier ser, ya humano ya espiritual, significa amarlo “con todas tus fuerzas” (Marcos 12:30). Dentro de las normas establecidas para la relación, cual sea. No con un fanatismo loco o que raye en locura, pero tampoco con un amor insípido, débil, sin pasión normal. Ir más allá de mera amistad, empatía, fascinación, infatuación o cariño. Llegar a sentir intensa afección por él. Querer, anhelar, desear, ansiar fervientemente estar cerca de él, en su presencia. Compenetrarse de parte en parte, sin violar su dignidad, integridad o privacidad de ser autónomo. Gozar la relación, mental y sentimentalmente. Aun físicamente en el caso de los humanos casados legítimamente según las directrices de Dios. Ser UNO. Fusionarse de corazón y mente, aun de espíritu. Sentirse feliz, completo, seguro y a gusto en su compañía. Triste, inseguro e incompleto cuando no. Tener la vida del amado aún más importante que la suya, estando dispuesto a dar su vida por la de él. Sentirse frustrado, solitario y medio desesperado al encontrarse separado por la razón, ofensa o error que fuera, lamentando y llorando. No tener paz, desvelarse, aun abstenerse de alimentos hasta no lograrse la reconciliación. Eso, y mucho más, es amar “con todas sus fuerzas”. Ya sea a un ser humano ya al Padre de nuestros espíritus (Hebreos 12:9) o a Jesucristo quien, amándonos con amor supremo, sacrificó su vida de la manera más cruel para salvar toda brecha y unirnos de nuevo a la “familia de Dios”.

 

ACCIONES POSITIVAS
definen el amor sano y puro

 

Jesucristo dijo: Si me amáis, guardad mis mandamientos El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama… El que me ama, mi palabra guardará; el que no me ama, no guarda mis palabras…” (Juan 14:15, 21, 23 y 24).Ahora bien, mandamientos de Cristo tiene cada humano: de creer en Dios, arrepentirse sinceramente y bautizarse “para perdón de los pecados”, es decir, sumergirse en agua para que sean lavados sus pecados (Marcos 16:15-16; Hechos 2:37-47; 22:16). ¿Estás dispuesto? ¡Qué alivio! ¡Qué salvación tan grande! ¡Qué esperanza de vida mejor, tanto acá como allá! Si aún no te bautizas bíblicamente, es decir, por inmersión en agua (Hechos 8:26-40; Romanos 6:3-7), “en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” (Mateo 28:18-20), y “para perdón de los pecados”, propósito asignado por la Deidad al bautismo, pero sigues diciendo“Yo amo a Dios. ¡Oh! ¡Cuánto te amo, Jesús!”, amigo, amiga, por favor, no te engañes más a ti mismo. Tú no das prueba definitiva de amarlos hasta no guardar debidamente sus mandamientos sobre el bautismo. Así que, al agua lo más pronto posible, bautizándote, para dar constancia del amor que profesas, tal cual lo hicieron el carcelero de Filipos y su familia (Hechos 16:25-40).

ATRIBUTOS
definen el amor sano y puro

El Dios de amor lo asigna los siguientes:

El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta (1 Corintios 13:4-7).

En este solo pasaje, dos atributos positivos del amor verdadero; ocho cosas que no tiene o no hace; cinco cosas que hace. ¿Cuáles son los atributos de tu amor en este momento?

 

Brazos y manos luminosos se extienden desde una luz blanca intensa casi tocando al planeta en este abstracto que ilustra el tema ¿Cuáles son los amores buenos?, en editoriallapaz.

El amor nunca deja de ser.”

Termino, citando las siguientes poderosas palabras:

El amor nunca deja de ser. [¿Cuál amor? ¿El tuyo o el que Dios enseña?] “Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el AMOR”
(1 Corintios 13:8 y 13).

Fe, esperanza y amor. ¿Tienes los tres, o ninguno? ¿Hasta cuándo permanecerán tus creencias, esperanzas y amores actuales?

Si tu mente está funcionando normalmente y la luz está empezando a llenar tu alma, ya estarás comenzando a comprender que solo la fe, la esperanza y el amor espirituales sostienen hasta más allá de la muerte del cuerpo físico y que el AMOR ESPIRITUAL es el mayor de los tres. Eso es así porque cuando se hacen realidades la fe y la esperanza, las mismas dejan de ser. En cambio, el verdadero amor espiritual permanece sempiterno. ¡Está a tu alcance! ¿Por qué no echarlo mano enseguida?

 

 


 

¿Me puedes decir lo que es el amor? Varias respuestas consideradas brevemente, seguidas por las respuestas encontradas en la Biblia. ARTÍCULO.

Réplicas apasionadas de adolescentes, jóvenes y adultos jóvenes, al igual que de muchos hombres y mujeres maduros, a la pregunta: ¿Me puedes decir lo que es el amor?

Evolución darwiniana, ateísmo, humanismo y hedonismo. Mucho material relevante en esta Web.

Espíritu, mente y cuerpo fortalecidos. Más de ochenta escritos relevantes en esta Web.

Amor definido por evolucionistas darwinianos. Análisis a fondo de sus afirmaciones y argumentos.

¿Me puedes decir lo que es el amor? Réplica de evolucionistas darwinianos. Réplicas del clero católico romano. Réplicas de pentecostales y demás practicantes del evangelio de prosperidad. En adición a Réplicas de jóvenes. Amores en el siglo XXI.

 

  

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.