National Geographic, cristianos, Dios, y
la “Mentalidad de día final catastrófico”

Tema

El alineamiento de Mercurio, Venus, Marte,
Júpiter y Saturno en línea con el sol
y la luna el día 5 de mayo de 2000.

Uno de cuatro ejemplos de la “Mentalidad Doomsday” publicados por
National Georgraphic online en la ocasión de la predicción de
Harold Camping acerca de la Segunda Venida de Jesucristo
que él anunció para el 21 de mayo de 2011.

¿Son augurios de eventos catastróficos
los alineamientos de los planetas y otros
cuerpos celestiales?

La Visión Mundial-Cósmica del cristiano maduro
versus la de los darwinianos

 

A red and white lighthouse  Description automatically generated with medium confidence

 

La luna y Venus se juntan en una conjunción sobre el Faro de la Ensenada Ponce en
Florida el 27 de febrero de 2009. L
a fotografía por Your Shot usuario Benjamin Cooper

A continuación, el texto que acompaña la fotografía en “Photo News”, de National
Geographic online.
www.nationalgeographic.com  Publicado el 20 de mayo de 2011.

 

Nuestro “COMENTARIO” después del texto.

“Tales conjunciones planetarias han inspirado muchas predicciones del fin del mundo, particularmente, la conjunción ocurrida más o menos para el 5 de mayo de 2000, cuando Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno se alinearon con el sol y la luna.

El autor Richard Noone predijo que el mundo se quedaría cubierto de hielo a consecuencia del alineamiento. Y el “psíquico arqueólogo” Jeffrey Goodman aseveró en su libro We are the Earthquake Generation –Somos la generación del terremoto, publicado en 1977, que “temblores y volcanes ocurrirán alrededor del mundo y una grieta se abrirá al rajarse el planeta Tierra en varios lugares para aliviar la tensión producida por el cambio”, como se reportó en la publicación New Scientist.

Pero, el catastrofismo también puede despertar la innovación, como la que se dio en 1774 en Frislandia, Holanda. Cierto vicario, ilusionado con fomentar su congregación, hizo circular “un pequeño libro de catastrofismo”, según el que el sistema solar quedaría demolido durante una conjunción próxima a ocurrir, de acuerdo con la New Scientist.

Creciendo el pánico entre los ciudadanos de aquel pueblo, un astrólogo aficionado construyó un planetario en la sala de su casa con el propósito de explicar el verdadero movimiento de los planetas y así apaciguar los temores. Hoy por hoy, ese planetario mecánico es el más antiguo aún funcional en el mundo.” National Geographic online. Photo News. May 20, 2011

 

Comentario

Estimado lector, estimada lectora, la Biblia NO es, en definitivo, un libro de “melancolía, pesimismo, y fatalidad”, como los editores, escritores y sus solidarios de National Geographic quisieran que pienses y creas. Esa es precisamente la agenda tras la serie de ejemplos dada por ellos sobre el “catastrofismo”: que concibas a los cristianos, la Biblia y todo el cristianismo como “obsesionados con terremotos, volcanes, tsunamis, holocaustos nucleares”, etcétera. Para los cristianos maduros, nada más lejos de su visión global-cósmica y su entendimiento de estas cuestiones. Los cristianos maduros no son “fatalistas”, no son “agoreros”.

¡Ah! Pues, claro, ciertamente creemos que vendrá un día, un día en particular, cuando el universo material llegará a un fin cataclísmico. 1 Tesalonicenses 4:13-18; 5:1-7; 2 Pedro 3:1-14

Y tenemos por entendido que los astrólogos darwinianos y muchos otros científicos ateos también proyectan más o menos el mismo desenlace. Que el sol vaya perdiendo potencia hasta ¡explotar! Que el universo material visible siga expandiendo hasta llegar a su tamaño máximo, para entonces ¡implosionar! Ellos, en el contexto de su ateísmo fatalista. Nosotros, en el contexto infinitamente más prometedor y luminoso de un nuevo mundo perfecto que reemplace este mundo bello y fascinante, mas, sin embargo, imperfecto, aun muy peligroso. Entonces, ¿quién sería, de verdad, el mayor agorero o fatalista?

Ni tampoco es la Biblia un libro de astrología. No enseña, ni por implicación, cosa alguna sobre las supuestas consecuencias de cualquier conjunción de cuerpos celestiales.

A picture containing text, night sky  Description automatically generatedConsiguientemente, los cristianos maduros que la siguen muy cuidosamente no se alarman de modo alguno cuando planetas, estrellas tales como Venus, y la luna se alinean en determinadas posiciones al trasladarse ellos en sus órbitas respectivas. Al aproximarse semejante convergencia, los cristianos maduros no empiezan a emitir anuncios proféticos sobre el inminente fin del mundo mediante catástrofes cataclísmicas”.

Derecha. Mercurio, Venus y Saturno encima de las pirámides de Giza, Egipto. Esto ocurre cada 2,373 años.

Lo que digan, escriban o hagan cristianos inmaduros, fanáticos o presuntuosos son asuntos por los cuales los cristianos maduros no deberían, lógicamente, ser juzgados o condenados. Ni tampoco el cristianismo en su aspecto global, mediante caracterizaciones generalizadas injustas, prejuiciadas, y mofadoras que obedezcan a agendas de rechazo y oposición por razones arbitrarias.

Por cierto, los cristianos maduros no comparten la misma esfera espiritual de comunión con Richard Noone, Jeffrey Goodman, Harold Camping, Pat Robertson y otros de su mentalidad. Si afirman que son “cristianos”, entonces deshonran a Jesucristo con sus predicciones necias, haciendo pronunciamientos acerca de lo que no saben y entremetiéndose en lo que no entienden. ¿Qué decían o escribían Jesús y sus apóstoles sobre el alineamiento de los cuerpos celestiales? ¡NADA!

¿Y qué enseñaron sobre la fecha exacta para la Segunda Venida de Jesucristo? Precisamente, que ninguno lo sabe, ni siquiera los ángeles o el Hijo de Dios sino solamente el Padre Dios. Hechos 1:6-7; 1 Timoteo 6:13-16; Mateo 24:36 

Por consiguiente, resulta del todo inconcebible que cualquier persona tuviera el atrevimiento de fijar alguna fecha exacta. Mas, sin embargo, no pocos lo han hecho, para su vergüenza y el detrimento del cristianismo en general.

Text, calendar  Description automatically generatedDamas y caballeros de la National Geographic, New Scientist y otras publicaciones de la misma categoría, pregunto: ¿es justo e intelectualmente honesto juntar en la mismita categoría a todos los seres humanos alrededor del globo terráqueo que invoquen el nombre de Cristo, juzgando a los más inteligentes, maduros y rectos por los más ignorantes, irracionales, infantiles y moralmente faltos?

Seguramente, el sentido común les instruiría, pese a que no tuvieran ningún conocimiento bíblico, que, en el vasto Reino espiritual en esta Tierra, conocido como “el Reino de Cristo y de Dios” compuesto, como lo es en realidad, de seres humanos imperfectos, habría cristianos de distintas categorías. De hecho, algunos son como “oro, plata y piedras preciosas”, mientras otros son como “madera, heno y hojarasca”. Y, algunos son “sabios”, mientras, lamentablemente, otros son “ignorantes”, como apunta el apóstol Pedro. 2 Pedro 3:15-16; Colosenses 1:9

A picture containing text, fabric, altar  Description automatically generated¿Con qué justicia o lógica juzgarían ustedes a los primeros por segundos? O clasificar a todos sus cientos de millones como copias idénticas hechas en el mismo molde, tildando a todos por igual como “ignorantes, supersticiosos fatalistas”. ¡Injusto! ¡Irracional! Y, por lo tanto, ¡ignoble, incorrecto y un tanto desquiciado de su parte! A propósito, los cristianos conocedores y maduros saben que tanto el Reino espiritual como las categorías de cristianos aludidos aparecen en textos bíblicos tales como Efesios 5:5 y 1 Corintios 3:11-13. ¿Se atreven ustedes a juzgar y condenar lo que no saben y a quienes no conocen?

El cristiano maduro no proviene del linaje de astrólogos antiguos que estudiaron asiduamente los planetas y las estrellas con el propósito de formular decisiones o dar consejos sobre asuntos políticos, militares, financieros, religiosos, espirituales, sociales, aun sobre el amor, basándolos en las posiciones relativas de los cuerpos celestiales.

A group of people raising their hands  Description automatically generated with medium confidenceNo levanta sus manos ante el espectáculo grandioso de los cielos, creyendo que el sol, la luna, los planetas y las estrellas sean dioses o diosas.

Comparado con los evolucionistas darwinianos, hay una cosa que él hace mejor, estoy bastante seguro, y con más inteligencia y comprensión de los parámetros que delinean distintas esferas del saber y el existir, como, además, el diseño con propósitos determinados, a saber:

Admira profundamente todo lo que sus ojos contemplan en toda la Tierra propia, en la Vía Láctea, en los billones de galaxias del más allá, aun el Espacio Profundo, teniéndolo todo como la obra magnífica del Ser Creador Supremamente Inteligente y Poderoso capaz de no solo concebirlo sino también hacerlo realidad.

Se identifica plenamente con la afirmación poética elocuente del rey israelita David. “Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos.Salmo 19:1

Y con el pasmo del patriarca mesopotámico Job cuando el Creador Dios reta su ambivalencia, quejas y lamentaciones con hechos alucinantes acerca del origen del universo, de la Tierra y las manifestaciones prodigiosas del Poder Divino en los atributos y las criaturas de ella. Job, los capítulos de 38 a 42.

A galaxy in space  Description automatically generated with low confidenceIzquierda. Dejando al planeta Tierra atrás y volando a través de una parte de la galaxia Vía Láctea, viajando, por medio de los telescopios Hubble y Spitzer, a la Nébula Orión, entonces cruzando aquella formación masiva de estrellas y gases dos mil veces más grande que el sol. La Nébula Orión queda distante de la Tierra aproximadamente 1,344 años de luz y es visible al ojo desnudo en el cielo de la noche. www.wikipedia.org/Orion_Nebula

 

 

A picture containing outdoor object, star  Description automatically generatedEl cristiano maduro no es estresado en todo su mente y espíritu, esforzándose para determinar que si el Ser Creador hiciera el universo material empleando las dinámicas del “big bang” o algún otro mecanismo. Para él, el meollo del asunto es que el universo existe, el planeta Tierra existe, los seres humanos existen, la vida y el tiempo son preciosos y deberían ser ocupados sabiamente por medio de ser uno justo, noble y productivo en todo cuanto sea saludable y bueno en todos los aspectos del desenvolvimiento diario.

Postular que el universo material haya existido desde las edades de las edades, cualquiera haya sido su forma, no habiendo sido creado ni ordenado por ningún ser inteligente, le parece ser, por naturaleza, una tesis del todo insostenible, pues ningún ser humano pudiera probarlo jamás por medio de alguna evidencia empírica, es decir, por medio de observaciones personales o hechos absolutamente verificables, ya que ningún ser humano estaba vivo durante aquellos eones pasados para efectuar observaciones empíricas. A este hecho autoevidente se debe el que las “leyes de la evolución” es necesario tenerlas por “hipótesis” y no, de modo alguno, como leyes de verdad, verificables y absolutas.

Postular que la existencia del universo material desde las edades de las edades, cualquiera haya sido su forma, no habiendo sido creado ni ordenado por ningún ser inteligente, le parece ser, por naturaleza, una tesis del todo insostenible, pues ningún ser humano pudiera probarlo jamás por medio de alguna evidencia empírica, es decir, por medio de observaciones personales o hechos absolutamente verificables, ya que ningún ser humano estaba vivo durante aquellos eones pasados para efectuar observaciones empíricas. A este hecho autoevidente se debe el que las “leyes de la evolución” es necesario tenerlas por “hipótesis” y no, de modo alguno, como leyes de verdad, verificables y absolutas.

Entonces, ustedes, estimados mantenedores de la renombrada National Geographic, pienso que sabios serían de no rechazar de plano tan apresurada y tranquilamente, o desdeñosamente, la visión mundial-cósmica del cristiano maduro, pues parecería ser tan meritorio de análisis serio como la de los auto declarados evolucionistas y ateos.

La Fuente original de la visión mundial-cósmica del cristiano maduro es la Biblia, particularmente el Nuevo Testamento debidamente entendido. El tal cristiano percibe que esa visión mundial-cósmica-espiritual de la Biblia la respalda el mundo físico-material real en derredor suyo. Pues, el escenario bíblico del Conflicto entre el Bien y el Mal, con consecuencias definidas específicamente, tiene su paralelo exacto en la Guerra constante entre el Bien y el Mal luchada fieramente en el mundo material-físico. Entonces, dado que la visión cósmica-espiritual de la Biblia es que el Bien será premiado eternamente y el Mal será eliminado sempiterno, la mente informada correctamente, objetiva y racional deduce que, seguramente, en el futuro ¡eso mismo es lo que pasará! Porvenir que le llena de gozo, esperanza y positivismo al cristiano. Todo lo contrario de melancolía, tristeza, pesimismo y fatalismo.

Estimado lector, estimada lectora, ¿cuál es la fuente original de su propia visión mundial, y cuán confiable es? Escrutando la de evolucionistas darwinianos y ateos en general, a mí me parece más o menos una que se vería mediante prismas distorsionantes de infinitas hipótesis y conclusiones infundadas, las que obedecerían, al menos en no pocas personas, al deseo ferviente de probar eterno lo material y físico, a la vez probando que el “paradigma dios-espíritu-espiritual” fuere un fraude supersticioso. Personalmente, la rechazo por tales consideraciones y muchas razones adicionales de gran peso para mí.

Respetuosamente, comparto con el público mi análisis de estos temas con el ánimo de informar y poner en contraste los pros y los contras de distintas posiciones, proclamaciones y propagandas sobre temas que impactan conceptos y creencias determinantes para nuestra vida tanto en esta dimensión material-física como en la que, según mi convicción personal, la sigue.

Cordialmente, Homero Dewayne Shappley

 


 

Evolución darwiniana, Creacionismo, Ateísmo, Humanismo. Muchos estudios, intercambios y diapostivas en esta Web.

 

 

Twittear Seguir a @editoriallapaz   

¿Le gusta esta página? Por favor, ayúdenos a difundir la información por medio de compartirla automáticamente con sus amistades de Facebook, Google+, LinkedIn, y Twitter pulsando en los botones arriba colocados.

Derechos reservados. Permiso concedido para hacer una copia, o múltiples copias pero ninguna para la venta.